La Buena Tierra – Comentario a la parash? Matot-Masei

Por Rabino Nissan Ben Avraham

LA HERENCIA DE LAS HIJASbnot zelofjad

En el ?ltimo cap?tulo del Libro de Bmidbar, y por segunda vez (por lo menos) con la misma familia, Mosh? se ve obligado a pasarle al Creador una pregunta que le hab?an hecho a ?l.

Unos cap?tulos antes, las hijas de Tslofjad, las Majl?, Tirts?, Jogl?, Milc? y No??, hab?an conseguido el reconocimiento del Creador a su petici?n de recibir la herencia de su padre. Se trata, por supuesto, de la Porci?n de ?rets Israel que pertenece a cada uno de los seiscientos y tres mil quinientos cincuenta varones que salieron de Egipto. De ellos debemos restar a los que murieron en castigos ejemplares, como los tres mil que murieron con el Becerro de Oro, los diez ?malos? Esp?as que causaron los cuarenta a?os de estancia en el desierto y los que murieron con la congregaci?n de C?raj. Ellas se quejan que, al morir su padre sin descendencia varonil, se va a perder su nombre de entre los herederos de la Tierra Santa. Es un tema un poco complicado, ya que en realidad los que reciben la herencia son los que salen de Egipto, aunque ellos nunca llegaron a la Tierra Prometida, y cada familia reparte de nuevo seg?n el n?mero de aquellos que entran a la Tierra.

En todo caso, la respuesta del Creador fue clara: en caso de no haber descendientes varones, la herencia pasa a las hijas. Read more