El pacto de cada uno de nosotros – Parashat Nitzavim

Rabino Eliahu Birnbaum

manosToda cultura concibe distintas formas de relacionamiento y compromiso entre personas e instituciones. Nos vinculamos entre las personas y con las instituciones, por escrito u oralmente, ya sea a trav?s de la emoci?n, del intelecto, o de la ley.

En esta parash?, la Tor? pone ante nosotros una formulaci?n distinta de compromiso: el Pacto.

“Todos vosotros est?is hoy presentes ante el Eterno, vuestro Dios: vuestros jefes, vuestros ancianos y vuestros oficiales de justicia, con todos los hombres de Israel; vuestros peque?os, vuestras mujeres y los extranjeros que moran en vuestro campamento, desde el talador de ?rboles hasta el aguatero; para ingresar en el Pacto con el Eterno tu Dios y en el juramento en que se compromete el Eterno contigo hoy. Con ello te consagra hoy como pueblo Suyo, siendo El tu Dios, como lo hab?a jurado a t?, a tus padres y a Abrah?m, Itzj?k y Iaak?v. Pero no solamente con vosotros celebro este Pacto, sino tambi?n con los que no est?n presentes hoy aqu?”.

El Pacto que formula la Tor? estipula la necesidad de dos partes, claramente diferenciadas y obligatoriamente presentes, aceptando el pacto de modo expl?cito. De un lado est? Dios; del otro, el pueblo de Israel, compuesto de personas a las que, en el momento del Pacto, se refiere Dios en singular, cual si de un ?nico individuo se tratara. Read more