Un Bar Mitzv? Espa?ol en Jerusalem para Bnei Anusim

Brian Blum

Baruj Israel se pone tefil?n por primera vez en el Kotel
Baruj Israel se pone tefil?n por primera vez en el Kotel

Cuando la familia le preguntaba a Baruj Israel qu? quer?a ser cuando creciera, ?l no respond?a como los otros ni?os, especificando una profesi?n. Baruj no aspiraba a ser doctor o abogado. ?Cuando crezca, quiero ser jud?o?, dec?a categ?ricamente.

El sue?o de Baruj se ha cumplido. Nacido en Elda, en el sudeste de Espa?a, Baruj y su familia son Bnei Anusim ? descendientes de jud?os que fueron forzados a convertirse al cristianismo hace 500 a?os atr?s ? y que actualmente han retornado al juda?smo… y a Israel. La familia ? Baruj, su madre y su abuela ? se mud? a Israel en el 2012 y Sara, la madre de Baruj, relat? la historia del sue?o de su hijo en el Bar Mitzv? del joven, el cual tuvo lugar hace unos meses cerca de Jerusalem.

Posiblemente, la familia nunca hubiese encontrada el camino a Israel si no hubiese sido por la ayuda de Shavei Israel. Sara explica que su madre pas? a?os investigando ?la verdad sobre la existencia de Dio-s. Prob? el vegetarianismo, naturopat?a, yoga e incluso diferentes religiones?. Pero solo cuando conocieron al emisario de Shavei Israel, el Rabino Nissan Ben Avraham ?descubrimos nuestra verdadera identidad ? que esta b?squeda espiritual? era una expresi?n de ra?ces jud?as ocultas.

De repente, tradiciones familiares misteriosas comenzaron a tener sentido. Por ejemplo, ambas abuelas ten?an una doble cocina en sus casas, ?una que siempre estaba limpia y una que no era utilizada?, posiblemente conectado con las leyes de Kashrut que requieren la separaci?n de carne y leche. Otra pista que encontr?, era un reminiscencia de la forma en que los cubiertos son preparados para Pesaj, su abuelo limpiaba cada tanto todos los ollas y fuentes de la cocina en una forma poco usual ? removiendo todos los tornillos de las manijas y sumergi?ndolas en una olla con agua hirviendo. ?Me acuerdo que le dec?a, abuelo, estas ollas son tan baratas, ?por qu? no comprar nuevas?, evoca Sara. Read more