El enojo como motivo de venganza – Comentario a la parasha de Vaiej

Por Rabino Yehosh?a Ellisimages

Llegamos al final, en esta parash? nos despedimos de Yaakov, esta semana le decimos adi?s a Israel, la personalidad y la tierra. Rashi comenta al comienzo de la parash? que con la muerte de Yaakov, los egipcios comenzaron el proceso que llev? a nuestra esclavitud. Para protegernos de la oscuridad que se aproxima y para ser un buen padre, Yaakov bendice a cada uno de sus hijos. Las bendiciones son famosas por el hecho de que nos demuestran que cada tribu posee un atributo que le falta a la otra. La ?nica forma de que cada bendici?n se cumpla es en conjunto con las bendiciones de las otras once tribus.

La bendici?n de Yaacov a Shim?n y Lev? se destaca por su curso. Refiri?ndose a la masacre que los hermanos llevaron a cabo en Shjem, Yaacov dice ?en su furia asesinaron un hombre? maldita sea su furia porque es descarada y su ira es cruel? (Bereshit 49:6,7). Rashi, ense?a aqu? una importante lecci?n para padres y educadores; Yaakov maldice el enojo de sus hijos, no a ellos.

El Talmud relata que cuando Rabi Meir ten?a problemas con un grupo de vecinos los cuales lo molestaban profunda e intensamente, rez? que Hashem tenga piedad de los pecadores y finalice sus vidas. Bruria, su esposa, lo corrigi?. No debemos rezar para que muera el pecador sino el pecado. Cambi? su plegaria y los pecadores cambiaron su rumbo (Brajot 9b).

Pero aqu? Yaacov no est? llamando a sus hijos pecadores ni condenando sus acciones. Anteriormente, en la parash?, cuando Yaacov le da una porci?n extra de la tierra a Yosef, le dice ?y yo te dar? Shjem, una porci?n m?s que tus hermanos, que tom? del Emorita con mi espada y mi arco? (Bereshit 48:22).

Yaacov clama orgullosamente que tom? parte de la conquista militar de Shjem. Shjem era una ciudad verdaderamente malvada a pesar de que los comentaristas no se ponen de acuerdo respecto a cu?l era su pecado en particular. Nuestros sabios son un?nimes en cuanto a que Shjem merec?a su destino. El secuestro de Din? fue la ?ltima acci?n irredimible que sell? su veredicto.

Sino a sus hijos y a sus acciones, ?a qu? maldec?a Yaakov? Su maldici?n se refer?a a su intenci?n. No era suficiente que la ciudad de Shjem haya sellado su propio destino para justificar las acciones de los hijos de Yaakov. Deb?an ser puros en sus intenciones para poder ser puros en sus acciones. Alguien que busca justicia por enojo tan solo busca revancha.

D-ios no tiene inter?s en un mundo donde todos justifican sus acciones pero act?an con odio o incluso con falta de amor. La justicia es un fundamento necesario de una sociedad, pero es solo un fundamento. Cuando Lev? y Shim?n masacraron Shjem los hicieron por lo que se le hizo a su hermana y su familia, y no por la mancha contra la moral y el pecado contra D-ios.

El Jafetz Jaim, detalla seis condiciones necesarias para brindar informaci?n negativa sobre un tercero y de esta forma prevenir da?os al oyente. La ?ltima condici?n es que uno no puede disfrutar de lo que relata. Incluso que mi intenci?n cuando causo da?o a otro est? justificada, si es para mi satisfacci?n entonces es un pecado.

Esta semana, cuando Yaacov maldice la furia de sus hijos, les transmite que la acci?n correcta es solo el comienzo de ser una persona ?ntegra. Realizar la acci?n correcta no es un sin?nimo de hacer lo correcto. Para actuar justamente en este mundo y llevar a otros a hacerlo, mis acciones deben estar motivadas por un deseo genuino de realizar lo que es correcto para todos, no solo lo que es mi derecho. El enojo nunca es un buen motivador, finalmente llevar? a Israel a ser dispersado entre las naciones, como Shim?n y Lev? fueron dispersados en Israel.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.