El regreso de los chuetas de Mallorca

En una peque?a isla en la costa de Espa?a, una tragedia que comenz? hace m?s de seis siglos parece haber llegado a su fin.

Por primera vez desde que sus ancestros jud?os fueron forzados a convertirse al catolicismo en el siglo XIV y XV, los chuetas de Palma de Mallorca han sido formalmente reconocidos como jud?os por una importante autoridad rab?nica israel?, el Rabino Nissim Karelitz de Bnei Brak.

Este es un importante desarrollo, aquel que abre las puertas a miles de Chuetas para retornar a sus ra?ces y a reunirse al pueblo jud?o.

?Qui?nes son estas personas?

Nadie sabe con certeza cu?ndo llegaron los primeros jud?os a Mallorca, pero dice remontarse a comienzos del siglo V.
A fines del siglo XIV, la situaci?n de los jud?os comenz? a deteriorarse extremadamente. En 1305, irrumpieron ataques antijud?os, y el primer l?belo de sangre ocurri? en 1309, cuando muchos jud?os fueron falsamente acusados de asesinar a ni?os jud?os.

El punto de inflexi?n, sin embargo, sucedi? en 1391 cuando pogroms anti jud?os fueron llevados a cabo en toda Espa?a.

El 2 de agosto de dicho a?o, los motines y la violencia llegaron a Mallorca, donde cientos de jud?os fueron masacrados, y otros convertidos a la fuerza. En 1435, los jud?os remanentes fueron o asesinados o arrastrados a la fuente bautismal, y as? la comunidad jud?a de Mallorca fue destruida.

Sin embargo, los nativos mallorquines nunca aceptaron a los conversos, y comenzaron a referirse a ellos como Chuetas, palabra catalana para cerdo. Muchos continuaron practicando el juda?smo en secreto, arriesgando as? sus vidas y bienestar para permanecer fieles a los caminos de sus antepasados.

Subsecuentemente, la inquisici?n se convirti? en particularmente activa en la zona, cazando a todos los sospechosos de practicar el juda?smo en secreto. En 1691 cerca de 300 a?os despu?s de las conversiones forzadas, 37 chuetas fueron asesinados por la inquisici?n en Palma por el ?pecado? de ?reincidir? en el juda?smo.

Desde el comienzo, los Chuetas se enfrentaron a la hostilidad de sus vecinos cat?licos, los cuales nunca los aceptaron como verdaderos cristianos y se negaron a casarse con ellos ? fen?meno que continu? hasta bien entrada la era moderna.

De hecho, tan solo cuando los franceses capturaron Mallorca a comienzos del siglo XIX, la inquisici?n fue abolida en la zona, pero tampoco esto traje el fin de la discriminaci?n anti-Chueta.

Escritores como la francesa George Sand en el siglo XIX y el ingl?s Robert Graves en el siglo XX escribieron sobre los chuetas con mucha simpat?a, lamentando el odio al que son sujetos.

Ir?nicamente, el odio dirigido a los chuetas a lo largo de las generaciones solo sirvi? para reforzar su identidad jud?a y la pertenencia comunitaria.

Restricciones legales contra ellos finalizaron tan solo en 1931, cuando la rep?blica espa?ola fue incorporada, y tan solo en los ?ltimos 40 0 50 a?os han comenzado a tener lugar matrimonios mixtos entre los Chuetas y los mallorquines cat?licos.

En consecuencia, durante generaciones, los Chuetas han vivido entre dos mundos, cuando los cat?licos mallorquines los ven como jud?os y los jud?os los consideran cat?licos.

Se estima que 15000-20000 Chuetas a?n viven en Mallorca, y en los ?ltimos a?os un n?mero cada vez mayor expresa su inter?s en reclamar sus ra?ces jud?as.

Ahora, gracias al dictamen hal?jico del Rab Karelitz, su sue?o se ha vuelto realidad.

En su resoluci?n, el Rab Karelitz escribi?: ?debido a que ellos (es decir los chuetas) sostienen que a lo largo de las generaciones se han casado tan solo unos con los otros, todos los que tienen relaci?n con las generaciones pasadas son jud?os, hermanos del pueblo de Israel, la naci?n de Hashem?.

No solo eso, sino que tambi?n el Rabino Karelitz escribi? que deben realizarse esfuerzos para acercar a los Chuetas a su religi?n jud?a y los mismos deben ser alentados a adoptar una vida de Tor? y observancia de las mitzvot.

La decisi?n tiene un enorme peso, dado que el Rabino Karelitz lidera una de las cortes rab?nicas jared? m?s importantes de Israel, en la ciudad de Bnei Brak. Es considerado uno de los m?s famosos ?rbitros de la ley jud?a y es el nieto del famoso Jaz?n Ish, uno de los m?s grandes y conocidos rabinos del siglo XX.

A comienzos del mes, viaj? a Mallorca para transmitir a los Chuetas la decisi?n del Rab Karelitz y para alentarlos a realizar el viaje de regreso al mundo jud?o.

El domingo a la noche, en un cuarto lleno de personas, le coment? la decisi?n a los Chuetas, los cuales sumamente emocionados comenzaron a aplaudir y a llorar. Muchos dijeron que nunca pensaron que una decisi?n as? pod?a ser tomada mientras ellos vivan.

Una joven Chueta de aproximadamente 20 a?os se me acerc?, con los ojos a?n llorosos, y me relat? las experiencias que hab?a tenido en la secundaria, hace unos a?os, cuando fue humillada por su identidad Chueta.

?Siempre supe que soy jud?a, y siempre lo sent? en mi coraz?n?, me dijo. ?Pero ahora, gracias a la decisi?n del Rabino, es oficial, y estamos recibiendo la aceptaci?n del pueblo de Israel. ?No puedo creerlo!?.

Creo que el pueblo jud?o tiene una responsabilidad hist?rica y debe ayudar a los Chuetas y facilitarles su retorno. Se lo debemos a ellos – y a nosotros mismos ? el ayudar a aquellos que desean retornar al juda?smo.

Durante los siglos, la inquisici?n ha realizado los mayores esfuerzos e invertido energ?a para alejar a los Chuetas de nosotros. Nuestra tarea es demostrar determinaci?n y darles la bienvenida a casa.

Michael Freund

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.