El problema jud?o de Espa?a

Preg?ntele a un jud?o cu?l es el pa?s que considera que es el m?s antisemita de Europa, y probablemente recibir? varias respuestas.

Algunos no dudar?n en responder Polonia o Alemania, debido al holocausto, mientras que otros insistir?n que Francia se ha vuelto la casa del sentimiento anti-jud?o moderno en el continente. Mientras que otros podr?n decir que Suiza o los h?ngaros son candidatos sobresalientes.

De todas formas, si tres estudios recientes y un par de desagradables incidentes fueran un indicativo, entonces el primer puesto ser?a para Espa?a, quien es sin duda alguna, el pa?s m?s antisemita de Europa.

El ?ltimo oto?o, el Proyecto Pew de Actitudes Globales, public? un estudio de largo alcance, acerca de c?mo los jud?os y los musulmanes son percibidos en varios pa?ses. El mismo, descubri? que 46% de los espa?oles tienen una visi?n negativa de los jud?os, el mayor porcentaje que ha sido documentado en un pa?s no musulm?n. Los que le siguen, Rusia y Polonia, tienen una diferencia de un 10% o m?s con Espa?a.

Pew tambi?n descubri? que Espa?a fue el ?nico pa?s de Europa en que el porcentaje de opiniones negativas respecto a los jud?os, excede al n?mero de personas con visi?n positiva, con tan solo un 37% de espa?oles que ven a los jud?os en forma favorable. En cambio, 50% de los polacos, 64% de los alemanes y 73% de los brit?nicos tienen una opini?n positiva de los jud?os.

Amplias evidencias, las cuales comprueban que los descubrimientos de Pew son ciertos, pueden ser encontradas en un estudio que fue publicado en febrero por la Liga de Antidifamaci?n, titulado ?Actitudes hacia los jud?os en siete pa?ses europeos?. El mismo ha revelado que m?s de la mitad de quienes fueron encuestados en Espa?a adoptaron posturas antisemitas estereot?picas respecto al poder jud?o, la lealtad y el dinero.

Asimismo, ha habido una reciente encuesta realizada por el ministerio de educaci?n espa?ol, la cual descubri? que m?s de la mitad de los estudiantes entre 12 y 18 a?os dijeron que no querr?an sentarse al lado de un jud?o en la escuela.
Sin importar de qu? forma observemos estos n?meros, los mismos son indiscutiblemente duros y significan que el antisemitismo en Espa?a est? profundamente arraigado.

LO QUE HACE este fen?meno m?s problem?tico es el hecho de que hay tan pocos jud?os en Espa?a. Con tan solo 20.000 jud?os dentro de un total de poblaci?n de 40 millones, los jud?os son menos que el un d?cimo del porcentaje de los ciudadanos espa?oles, y a su vez la comunidad mantiene un muy bajo perfil. En consecuencia, el conocimiento personal de los espa?oles con jud?os, es sumamente limitado, sino inexistente. Y de todas formas ellos parecen odiarnos con extremada pasi?n.

Ciertos eventos que han tenido lugar en los ?ltimos meses apoyan dichos datos. En mayo, el embajador israel? Rafi Shotz fue v?ctima del antisemitismo espa?ol. Mientras que retornaba a su casa luego de asistir a un partido de f?tbol en Madrid, fue abordado por tres hombres que lo comenzaron a insultar a lo largo de todo el camino, llam?ndolo ?perro jud?o? y ?jud?o sucio?.

A mediados de enero, la ventana de la casa de Jabad fue rota por perpetradores desconocidos, los cuales llenaron el edificio con grafitis antisemitas. Dos semanas despu?s, un hombre que llevaba un bate de baseball fue arrestado luego de atacar a la sinagoga de Barcelona y a sus trabajadores.

Y luego, por supuesto, se encuentra la escandalosa decisi?n que fue tomada por el juez Fernando Andreu de la Corte Nacional de Espa?a en la cual decidi? investigar a generales israel?es por el asesinato del terrorista Salah Shehadeh del Ham?s. Luego, el parlamento espa?ol tomo riendas en esta aventura judicial.

Varias razones han sido dadas para intentar explicar el aumento de intolerancia espa?ola, las cuales incluyen prejuicios profundamente arraigados en la antisemita iglesia cat?lica medieval, el aumento de poder de la izquierda, la cual es sumamente hostil a Israel, as? como el desbalance de los medios espa?oles respecto a la cobertura de noticias en Medio Oriente.

PERO LA M?S IMPORTANTE, quiz?s, m?s que las causas que se encuentran detr?s de este fen?meno es la pregunta perpetua: ?qu? es lo que nosotros podemos hacer?

Una parte clave de la respuesta puede encontrarse en los Bnei Anusim (palabra hebrea para ?aquellos que fueron forzados?) ? descendientes de jud?os que fueron forzados a convertirse al catolicismo hace muchos siglos mientras que a escondidas preservaron su identidad jud?a.

Debido a su origen y a su conexi?n hist?rica con el pueblo de Israel, muchos de los Bnei Anusim sienten una gran afinidad para con Israel. Como ciudadanos espa?oles, los mismos se encuentran perfectamente posicionados para servir como ?embajadores? del Estado Jud?o, y muchos de ellos est?n m?s que deseosos de hacerlo.

Tome por ejemplo a Rafael Perez de Zaragoza. ?l ha lanzado un sitio popular en espa?ol, kolisraelorg.net en el cual promueve a Israel y su causa en el hostil ciberespacio espa?ol. Otros, tales como el Dr. Itzjak Kalafi y su mujer Nuria Guash en Barcelona, crearon blogs sobre Israel y trabajan para contrarrestar la propaganda anti sionista en la prensa local.

Sin embargo, Israel debe a?n utilizar estos talentos y su compromiso. Por razones que tan solo ?l sabe, el Ministerio del Exterior ha hecho muy poco para atraer a estos Bnei Anusim, a pesar de su buena disposici?n para ayudar. Esto, es un grave error. Es totalmente impensable que Israel no logre explotar esta fuente de apoyo natural, especialmente cuando el ambiente general entre el p?blico espa?ol es tan dif?cil.

Claramente, el problema jud?o de Espa?a no se solucionar? en tan solo una noche. De hecho, han pasado 500 a?os desde que los jud?os fueron expulsados, pero el pa?s a?n pareciera tener problemas de tolerancia incluso con una peque?a presencia jud?a.

Pero esto, no quiere decir que no pueden realizarse m?s cosas para mejorar la situaci?n, y el contactar a los Bnei Anusim parecer?a ser un buen comienzo.

Michael Freund

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.