La verdadera felicidad

Por Rabino Yitzjak AbudClowns

Los jajamim han expresado que el versículo, “cuando comas del esfuerzo de tus manos, serás feliz y te irá bien” (Tehilim 128:2), significa “feliz” en este mundo y “te irá bien” en el Mundo Venidero (Pirké Abot 4:1).

En ese pasaje, los sabios hablan sobre la importancia de ser felices con lo que se tiene.

En el versículo está escrito, “… del esfuerzo de tus manos…” con cierta intención: Que sea un esfuerzo solamente de las manos, de los brazos, de las piernas, un esfuerzo físico. Pero no un esfuerzo del corazón y la mente.

En otras palabras, se debe trabajar, pero que esto no abrume al individuo. Que no “meta de lleno” su mente y su corazón. Que éstos últimos estén libres para el Servicio Divino, que no sea su trabajo lo que ocupe toda su mente y todo su corazón.

El trabajo debe ser realizado con completa responsabilidad, pero el esfuerzo principal de esos órganos debe ser para lo espiritual.

Basado en las palabras del Rebbe de Kotzk