EL ESCRITOR MIQUEL SEGURA ABORDA EL TEMA DE LOS CHUETAS DESDE LA PERSPECTIVA NOVELISTICA

Convit_les cendres del rabi.fh8Mucho se ha escrito en Mallorca sobre los chuetas, pero solo Miquel Segura -escritor converso que en 2009 regresó a la fe de sus antepasados judíos- ha enfocado el tema desde una perspectiva actual, sacándolo de los archivos y de los cenáculos siempre cerrados e inaccesibles. Lo hizo ya con el ensayo “Raíces chuetas, alas judías” (Lleonard Muntaner 2006) que fue traducido al español, consiguiendo una gran difusión por toda España y América Latina e incluso en ciudades como Sarajevo y Estambul. Más tarde Segura nos sorprendería con “La historia somos nosotros” (Lleonard Muntaner 2012), una crónica de su Retorno al judaísmo escrita en clave de libro de viajes.

Sin embargo Segura, pese a moverse cómo un pez en el agua en el género que podríamos denominar “literatura del yo”, no ha querido renunciar nunca a su vocación de novelista. Un día, allá por el 2010, tuvo la suerte de encontrarse con un hombre que le contó una historia increíble. Joseph Wallis, quién asegura ser descendiente del rabino Rafael Valls, asesinado por la Inquisición española en la hoguera en 1691 juntamente con otros 36 descendientes de judíos conversos. Wallis trasladó al escritor a la vida de sus padres y sus dos abuelos, todos ellos víctimas de la Shoá, aunque sus progenitores sobrevivieron al horror. Aquel hombre le aseguró que su familia siempre había percibido una fuerza especial, que él atribuía a sus antepasados mallorquines: ellos les habían dado fuerza en los campos de concentración y, más tarde, en su periplo por la Europa desolada por la guerra, hasta llegar a Israel. Ellos también les habían fundamentado en su ortodoxia. Le habló de un Sidur que su padre perdió entre Auschwitz y Dachau, en cuya contracubierta figuraba la genealogía familiar. Continue reading “EL ESCRITOR MIQUEL SEGURA ABORDA EL TEMA DE LOS CHUETAS DESDE LA PERSPECTIVA NOVELISTICA”

Mi retorno al judaísmo – Esther (Shira) Calatayud Salvado

fotoNací en Barcelona en noviembre. Mi padre era de allí y era orfebre. Su familia procedía de Valencia y de Puerto Rico. Mi madre era de un pueblo de Tarragona que ni siquiera salía en el mapa, pero que en la Edad Media tuvo su pequeña comunidad judía, como está reflejado en algunos libros y anales. Mi padre tomó la decisión de ir a Mallorca por motivos laborales pues había mucha demanda de orfebres joyeros. Nos vinimos más tarde mi madre y yo. No tenemos más familia aquí.

De pequeña, mi madre nos regaló una maguen David: ni una cruz ni una medalla: una maguen. Como el colegio del barrio era de monjas, nos obligaron a no llevarla más. Tanto mi hermana como yo nos acordamos perfectamente. Mi infancia transcurrió normal, y así pensábamos que lo que hacíamos en casa, todo el mundo lo hacía…

Me hice mayor y estudié filosofía en la Universidad. Tenía la mente muy inquieta. Pero no sólo eso… yo creía en D’os y quería algo más… D’os e Israel, que siempre lo tuve muy presente.

Así que, después de los estudios y de una operación por una enfermedad de tiroides severa que me ha acompañado durante toda mi vida, tomé la resolución de adentrarme en los estudios teológicos y de manera más radical, en lo único que conocía y en lo que había estado educada en el colegio: me metí en un convento para ser monja. Nimis padre ni nadie de la familia pisaban una Iglesia: fue un revuelo. Mi madre nome habló en semanas y mi abuelo sufrió un ataque cardíaco. No me prestaron dinero, así que trabajé unos meses para costearme el vuelo al noviciado en Granada, donde viví dos años.

Y allí resumo como puedo mi primera manifestación judía de la que aún no fui del todo consciente. Tuve muchos problemas de antemano porque no concebía la idea de la trinidad, de un D’os dividido en tres, ni la cuestión de que una paloma hubiera dejado embarazada a una virgen. No me cuadraba. Pero, sobre todo, no le veía sentido que D’os pudiera convertirse en hombre. Rezar a estatuas y arrodillarme me superaba. Finalmente me “castigaron”: literalmente me prohibieron leer lo que llamaban el “Antiguo Testamento”,la Torah, Neviim y Ketuviim. Me dijeron que parecía demasiado judía, no sólo en eso, sino que en la convivencia con otras personas que no eran de mi familia me di cuenta de que no barrían como hacíamos en casa, no lavaban la carne como lo hacía mi madre y mi abuela, y más cosas… Aún así seguí cuatro años hasta que comprendí que no era lo mío. Un mapa de Israel, por cierto, me acompañó en todas las ciudades donde residí. Continue reading “Mi retorno al judaísmo – Esther (Shira) Calatayud Salvado”

“Algo” sobre Judaísmo

Por Rabino Nissan Ben Avraham{41A61C63-8709-46C4-9CE3-5408E1DF2A45}

Las bibliotecas de los años sesenta

Hace cuatro décadas y media, cuando yo tenía unos diez añitos, no había nada sobre los judíos o sobre el judaísmo en Mallorca.

Lo comprobé en las bibliotecas y en las librerías, las cuales recorrí en busca de ‘algo’ sobre estos temas. Las bibliotecarias me miraban, renacuajo impertinente, por encima de sus gafas, y me decían: “no, nene, aquí no hay nada de esto”.

No les hice caso, y comprobé por mí mismo, recorriendo las estanterías de libros, buscando una pista, ‘algo’. Y tuve que rendirme a las evidencias. Efectivamente, no había nada.

Bueno, luego me enteré de un libro que había hecho mucho revuelo, el de Miquel Fortesa, sobre las curiosidades de ‘los Descendientes de los Judíos Conversos de Mallorca’, en el año 1966, por no hablar de la polémica novela ‘los Muertos Mandan’, de Blasco Ibáñez, ‘Mort de Dama’, de Llorenç Villalonga, ‘la Isla de la Calma’, de Santiago Rusiñol, por citar solo los más conocidos.

Pero es que, por lo visto, las bibliotecarias no acababan de relacionar los ‘xuetas’ de Mallorca con lo que yo les pedía: los judíos. O que no me lo quisieron revelar. Y como yo no los conocía, me quedé con las ganas, que pude satisfacer solo unos años más tarde. Continue reading ““Algo” sobre Judaísmo”

El mandamiento de ‘Santificación del Nombre’

KIDUSH HA SHEM VEIRAT SHAMAYIM

Por Rabino Nissan Ben Avraham

Las persecuciones antijudías de 1391

Hace seiscientos veintitrés años, con los grandes ataques antijudíos que tuvieron lugar en España el verano de 1391, se levantó de nuevo la gran polémica judía sobre la ‘Santificación del Nombre’.

Me refiero a un mandamiento de la Torá, que aparece en el libro del Levítico (22:32) que dice: “no profanaréis mi santo Nombre y seré santificado dentro de los Hijos de Israel, yo soy el SEÑOR, que os santifico”.

Maimónides explica en su Libro de los Mandamientos (Séfer haMitsvot, asé 9), que “estamos obligados a propagar la verdadera religión en público, sin temer a nada, hasta que incluso si viene alguien a coaccionarnos para que neguemos al Creador, no le hagamos caso, sino que estemos dispuestos a morir, sin siquiera poder engañarlo haciéndole creer falsamente que negamos al Creador”.

O sea, que debemos estar orgullosos de ser creyentes en el Creador y de cumplir con sus mandamientos, sin ocultarnos por ello ni renegar de nuestra judeidad.

No esconderse

Soy plenamente consciente que emana de estas palabras que está prohibido ‘disfrazarse’, ocultar los rasgos judíos, o la ropa, como el tsitsit, etc., que nos ‘delata’ como judíos. El mismo Maimónides, en su libro Mishné Torá, en las leyes que prohíben la idolatría (avodá zará 11:1), dice que el judío debe ser reconocible por su ropa, por el corte de su cabello y, por supuesto, por sus ideas y su comportamiento, y que éste es el motivo de la prohibición de afeitar las patillas. El peligro nos acecha en las calles parisinas, como en las madrileñas, cuando se ven los hilos de nuestro tsitsit o la kipá, o nuestra barba judía nos delata.

Algunos judíos suponían que, para evitar la muerte injusta en manos de la turba enloquecida, podían hacerse pasar por gentiles, engañarles con una farsa bautismal o cosas parecidas.

No es que tuvieran mucho tiempo para pensárselo, ya que la furia se desató como un incendio forestal y con la rapidez de un rayo de comunidad en comunidad a lo largo y ancho de Castilla y Aragón. Quien no tuviera las ideas claras antes de comenzar el terror, no tenía tiempo para ponerlas en claro en el momento en que la chusma asaltaba las aljamas.

Tres mandamientos inquebrantables

Cierto que en el Talmud (en el tratado de Sanedrín), y también Maimónides (en el capítulo 5º de Principios de la Torá), se explica que hay solo tres mandamientos que el judío debe dejarse matar para no infringir, mientras que respecto a los otros 610, está obligado a transgredirlos para no morir. Los tres inquebrantables son: las prohibiciones de idolatría, del derramamiento de sangre y de las relaciones prohibidas.

De todos modos, estaba claro que la chusma que perseguía a los judíos de Castilla y Aragón hace seiscientos años no pretendía tan solo que dejaran de descansar en shabat o de comer pan ácimo en Pésaj, sino que se convirtieran en cristianos, adoradores de vírgenes y de otros ídolos. Ya que el cristianismo en general, tanto el católico como el pravoslavo, el luterano y cualquier otra forma que materializa al Creador o deifica al hombre, es considerado como idólatra, o como ‘falsos dioses’, por mucho que tengan al ‘dios padre’ que identifican con el D’ios de los judíos. Y por lo tanto los judíos debían estar dispuestos a entregar su vida por amor a sus principios, por amor a su Creador.

Cruzadas y ‘alborotos’

Y murieron miríadas de judíos en el terrorífico año de 1391, igual que habían muerto a orillas del Rin en 1096, en las comarcas de Magúncia, Worms y Espira, al sur de Frankfurt, durante la Primera Cruzada. Incomparable a la horrible Shoah, en la que murieron millones de judíos por el simple motivo de serlo, ya que en ella no había alternativa alguna ante los judíos, no podían cambiar su cruel destino por una apostasía ni por una renegación de sus principios.

En los ‘alborotos’ de 1391 cayeron muchos judíos en el error de intentar camuflarse en una falsa conversión al cristianismo para evitar su muerte. Pensaban que al cabo de unos años podrían escapar y regresar a su verdadera religión.

Maimónides, en el citado capítulo 5º de Principios de la Torá (artículo 4º), dice que no se les puede reprochar nada, ya que a pesar de no haber cumplido su obligación de dejarse matar por no transgredir, no lo hicieron por su propia voluntad sino bajo amenaza de muerte, bajo coacción. Ha transgredido la obligación de ‘Santificar el Nombre’ y ha ‘Profanado el Santo Nombre’, pero no es reo de ningún castigo, ya que el coaccionado no puede ser responsable de sus actos.

Reparando el error

De todos modos, nosotros, como judíos ante quienes se ha manifestado repetidamente el Creador, con sus milagros y su eterno amor por su Pueblo, deberíamos haber reaccionado correctamente al tomar plena responsabilidad de nuestro ser, y no renegar de nuestra identidad, no ‘profanar su Nombre’, a pesar del grave peligro.

El error de nuestros antepasados en 1391, y de aquellos que prefirieron quedar en sus casas en 1492, profanando el Nombre Divino en lugar de escapar con sus hermanos expulsados, es rectificado en las últimas décadas cuando decenas y cientos de descendientes de aquellos ‘renegados’ revuelven cielos y tierra por encontrar un camino de Retorno a la fe ancestral judía en un espectacular acto de Santificación del Nombre Divino, como profetizó Yejezquel (Ezequiel 36:23-24).

El deber de las comunidades judías es abrir sus puertas de par en par para recibir a los hijos perdidos, facilitarles el camino de regreso y convertirlos en miembros normales de las comunidades.

Auto de Fe

Por Rabino Nissan Ben AvrahamDetail_of_Auto_de_fe_1680

El ambiente del Auto de Fe

Mucho se habla de los ‘Autos de Fe’, o ‘Actos de Fe’, llevados a cabo por la Inquisición. Pero poco se conoce sobre el espectáculo que se llevaba a cabo, llegando muchas veces a una fastuosidad difícil de imaginar. No por falta de descripciones, normalmente muy vívidas, por parte de los mismos inquisidores, que no regateaban en detalles y pormenores, por aburridos que parezcan, sino por falta de interés al concentrarnos en lo principal del acto, que es, por supuesto, las condenas de los reos implicados.

A mi modo de ver es muy importante echar un vistazo, por superficial que sea, al ‘espectáculo’ del Auto de Fe, para ‘introducirnos en el ambiente’ en que tenía lugar. Y para ello he tomado la descripción del que tuvo lugar el 13 de enero de 1674, en el que se condenaba a muerte al joven Jacob López. Jacob, había sido descubierto en un barco que anclaba en Palma de Mallorca unos años antes, haciendo escala entre la ciudad argelina de Orán y la toscana de Liorna, en la costa noroccidental de la península italiana. Continue reading “Auto de Fe”

ESPECIAL DE TV SHALOM SOBRE PALMA Y LOS CHUETAS

safe_imageLa Rabanit Coty Ben Dahan llegó con su equipo a Palma de Mallorca y documentó el trabajo de Shavei Israel en Palma, la historia de los anusim en el lugar y su retorno actual al judaísmo.
No se pierdan el apasionante documental de 15 minutos!
http://www.rtve.es/alacarta/videos/shalom/

Luchas Antichuetas – Ficha del libro

Por el Rabino Nissan Ben Avrahamהורד

El año 1973 se publicaba en Mallorca un libro de Francesc Riera Montserrat llamado “Lluites antixuetes en el segle XVIII” (Luchas antichuetas en el siglo 18) Editorial Moll 1973.

En nueve largos capítulos, hace cuenta el autor de los prejuicios que sufrieron los descendientes de judíos, llamados xuetas, en Mallorca durante aquel siglo.

Debemos recordar que el siglo comenzaba con recuerdos muy claros del humo de las hogueras en las cuales en 1691 quemaron vivos a tres chuetas y después de ahorcados a otros treinta y dos. La furia antichueta estaba en auge. Continue reading “Luchas Antichuetas – Ficha del libro”

LAS HUELLAS DEL JUDAÍSMO EN LA OBRA DEL DON QUIJOTE

abraham haim 7744Imperdible conferencia del reconocido a nivel mundial, experto en el tema sefaradita y la historia de los judíos en España, el Dr. Abraham Haim. Este jueves, a las 19:30 hs, en el Centre de Cultura Sa Nostra, Calle Concepció no.12, Palma de Mallorca. Entrada libre y gratuita! No pueden faltar!

El Master Chef de Mallorca Retorna al Judaísmo

Por Michael Freund

Sentado entre un mar de libros hebreos, la semana pasada, en una corte rabínica cerca de Jerusalem, Toni Piña de Palma de Mallorca, España, desafió a la historia y a la lógica y logró lo imposible.

Hace más de 500 años atrás, sus ancestros judíos fueron forzados a convertirse al catolicismo. Por lógica, su identidad judía debería hacer desaparecido hace mucho tiempo atrás, a lo largo de los siglos, por desgaste, antisemitismo o una combinación de ambos. Sin embargo, se mantuvieron, esperando al día de la redención.

El jueves pasado, finalmente llegó. Luego de una emotiva conversación con los jueces del tribunal rabínico, Piña declaró la victoria sobre la inquisición y todos aquellos que atormentaron a sus antepasados a lo largo de las generaciones. Continue reading “El Master Chef de Mallorca Retorna al Judaísmo”