El D’ios de los Espíritus – Comentario a la parashá de Pinjás

42 ‘estaciones’

El final del viaje se acerca. Después de la salida de Egipto, el pueblo ‘se entretiene’ en el desierto durante cuarenta años, para saldar la deuda contraída al no querer entrar a la Tierra Prometida cuando debían hacerlo.
Son casi cuarenta años muy duros. Casi cuarenta años de enfado, en los que no aparece ninguna profecía dirigida a Moshé. Vimos que entre el capítulo 19 y el 20 pasaban los 38 años del castigo, sin ninguna referencia, sin ningún detalle.

Parece ser que tampoco se movieron mucho. De las cuarenta y dos ‘estaciones’ que tuvieron en el viaje, veintidós fueron antes del castigo o ya en el último año, cuando se dirigían a la Tierra Prometida. Quedan veinte ‘estaciones’ para treinta y ocho años. Y, según nos indican los Sabios, mencionado por Rashi en Dvarim 1:46, diecinueve años los hicieron en un mismo lugar, en Cadesh. En los otros diecinueve, un viaje cada año.

El pueblo está ya cansado, como vimos en el capítulo 21 de nuestro libro de Bmidbar, ya no tienen mucha paciencia. Quieren llegar a la Tierra Prometida. Continue reading “El D’ios de los Espíritus – Comentario a la parashá de Pinjás”

Cuando los bajos instintos gobiernan a la razón – Comentario a la parashá de Koraj

La crisis que se desata en esta parashá es, básicamente, una crisis de autoridad. En la parashá anterior la desesperanza y la falta de fe habían determinado que la generación del desierto no entraría a la tierra de Israel, sino que vagaría durante cuarenta años por el desierto.

El liderazgo sobre todo el pueblo era ejercido personalmente por Moshé desde antes de la salida de Egipto. El pueblo no había tomado ninguna decisión por sí mismo: había sido forzado a la liberación, se le había impuesto un rol y una forma de vida, y un destino prescindente de su voluntad le había sido determinado.

Probablemente, si se le hubiera consultado previamente, el pueblo de Israel no habría dispuesto la salida de Egipto, y tampoco habría elegido a Moshé como su líder. Más aún: nada habría dispuesto y nada habría elegido. Moshé no era como ellos: no había sido esclavo; había sido criado como un príncipe en el palacio del Faraón. Su educación era correcta y respetuosa, pero autoritaria. Continue reading “Cuando los bajos instintos gobiernan a la razón – Comentario a la parashá de Koraj”

Con la anuencia de los cielos, la tierra oirá – Comentario a la parashá de Haazinu

Rabino Eliahu Birnbaum

Signature --- Image by © Royalty-Free/Corbis

Ha llegado el momento en que Moshé debe despedirse de su pueblo, y elige hacerlo con una poesía. Su canto es intenso y pleno de metáforas, accesible a infinidad de lecturas de acuerdo a cada época y lugar.

“Escuchen los cielos y hablaré, y oirá la tierra los dichos de mi boca”. Moshé está habituado al lenguaje de “los cielos”; a recibir, interpretar y traducir para los hombres los mensajes de Dios. A su vez, domina el lenguaje de la tierra, de los hombres, y a través de su discurso los lidera. Esta vez, en su despedida, se dirige a ambos planos a una vez; su poesía invoca la atención de cielos y tierra, de la materia y el espíritu. En su canto final, Moshé deja traslucir el proceso que hace devenir concepto a una idea, para pasar inmediatamente al plano fenomenológico en que aquél deviene realidad. Pide que los cielos le “escuchen”, sabiendo que, de ese modo, la tierra le “oirá”. Continue reading “Con la anuencia de los cielos, la tierra oirá – Comentario a la parashá de Haazinu”

El buen sabor – Comentario a la parashá de Matot

Por Rabino Nissan Ben Avraham

La purificación de los utensilios1395973336-0

En el capítulo 31 del libro de Bmidbar hay cuatro versículos, del 21 al 24, que hablan de la purificación de los utensilios que fueron usados en la batalla contra los midyanitas.

Como podemos ver en el contexto, estos cuatro versículos forman una unidad separada, después de la recriminación de Moshé que acaba, en el versículo 20, advirtiéndolos que deben purificar los utensilios de madera y de cuero, y las ropas que usaron en la batalla. El Sumo Sacerdote Eleazar añade lo que Moshé olvidó mencionar. Según nuestros Sabios, al enfadarse perdió Moshé parte de su capacidad y olvidó mencionar parte de las instrucciones, hasta que el Sumo Sacerdote las mencionó.

Así pues, los utensilios de oro, de plata, de cobre, de hierro, de bronce y de plomo también tienen su purificación.
La cuestión aquí es ¿a qué tipo de purificación se refiere? Continue reading “El buen sabor – Comentario a la parashá de Matot”

Los Polluelos Han Crecido – Comentario a la Parashá de Beshalaj

Por Rabino Nissán Ben Avrahamfile_0_b

EL FENÓMENO EXTRAORDINARIO

Comienza nuestra parashá con una descripción entrañable sobre la columna de nube que de día acompañaba al Pueblo de Israel, y la columna de fuego que les acompañaba de noche.

Este extraño fenómeno les acompañó todo el tiempo que estuvieron vagando por el desierto. Incluso en momentos difíciles, en que el Pueblo no se comportaba correctamente, como es el caso del pecado de los espías que en lugar de dar ánimos al Pueblo para que entraran ya a la Tierra que el Eterno les había prometido, les asustaron diciendo que estaba llena de gigantes y las ciudades amuralladas.

Precisamente en aquella ocasión, usa Moshé una expresión emocionante para defender al Pueblo para que no pereciera después del fracaso en su reacción ante las noticias de los espías.

Dice Moshé al Creador (Núm. 14:14): “y dirán los habitantes de esta tierra: hemos oído que Tú, el Eterno, estás dentro de este Pueblo y eres visto cara a cara cuando tu nube está sobre ellos; y Tú vas delante de ellos de día en una columna de nube, y de noche en una columna de fuego”.

Este era el distintivo del Pueblo de Israel: un Pueblo que viaja por el desierto con unas señales portentosas que lo guían de día y de noche a su destino. ¡¿Cómo no iban a temer los enemigos?! Continue reading “Los Polluelos Han Crecido – Comentario a la Parashá de Beshalaj”