Shavei Israel envía libros a Brasil

El Museo Judío de Río de Janeiro es el más conocido por su colección de 69 menorás y objetos rituales judíos diseñadas por el artista nacido en Rusia y residente en Río, Joseph Feldman. El pequeño museo – el único en Brasil, hasta que abra un nuevo museo en Sao Paulo a finales de este año – ha sido el lugar de salida de facto para turistas judíos y locales por igual. (Río tiene una población judía de 30.000, de un total de 95.000 en el país).

Pero el personal del museo estaba desorientado cuando se les preguntaba acerca de la comunidad Bnei Anusim de Brasil.

Bnei Anusim (o marranos) llegaron a Brasil de Portugal hace unos 500 años cuando huían del largo brazo de la Inquisición. En 1636 establecieron el Kahal Zur, la sinagoga más antigua de América, en la ciudad de Recife.

Hoy en día hay al menos 30 comunidades diferentes de Bnei Anusim repartidos por todo Brasil, algunos con sólo unas pocas docenas de miembros, otros con varios cientos. Hay sinagogas improvisadas y mikvés (baños rituales). El número de brasileños con raíces judías escondidas podría llegar hasta a un 40 por ciento.

Pero el Museo Judío de Río generalmente documenta hechos más recientes de la historia judía, a partir de principios del siglo XX. Los visitantes que deseaban saber más sobre el pasado de Bnei Anusim de Brasil -, así como Bnei Anusim brasileños que se preguntan sobre su propia herencia judía – quedaban sin una respuesta satisfactoria.

El personal del museo se acercó a Shavei Israel a principios de este año. Habían oído hablar sobre el libro de Shavei Israel “¿Tiene usted raíces judías?”, que ya está disponible en portugués, así como el original en español. Preguntaron si el museo podría tener una copia. Continue reading “Shavei Israel envía libros a Brasil”

Conozcan al Rabino Yeshayahu Bin Nun, nuevo emisario de Shavei Israel en Brasil

Brian Blum

Yeshayahu-Ben-nun-Brazil-emissary-300x300Shavei Israel ha nombrado al Rabino Yeshayahu Bin Nun como su más nuevo emisario. El Rabino Bin Nun servirá a la comunidad de Bnei Anusim en Brasil. Esta es la primera vez que Shavei Israel envía un emisario para trabajar específicamente con la comunidad brasileña de Bnei Anusim. En 2004, Shavei Israel envió un emisario al país, pero éste también sirvió como el rabino principal de la histórica sinagoga Kahal Zur Israel en la ciudad de Recife.

Kahal Zur es la sinagoga más antigua de América, fundada en el año 1636 por los judios que fueron expulsados de Portugal, se trasladaron a Holanda y más tarde se instalaron en Brasil. En 1654, después de que los portugueses capturaron a Brasil de manos de los holandeses, algunos de los judíos de Recife huyeron a “New Amsterdam”, que más tarde se convirtió en Nueva York.

El Rabino Bin Nun, de 36 años, nació en la capital brasileña de Brasilia en una familia de Bnei Anusim, por lo que está familiarizado con la comunidad que estará sirviendo … y estudiando. Una de sus primeras tareas será realizar un mapeo de los Bnei Anusim en el país.

Hay por lo menos 30 comunidades diferentes de Bnei Anusim en Brasil, pero el número exacto de personas y familias afiliados a cada uno, la organización de las comunidades, así como su infraestructura física (como sinagogas y mikves) es lo que el Rabino Bin Nun explorará . Continue reading “Conozcan al Rabino Yeshayahu Bin Nun, nuevo emisario de Shavei Israel en Brasil”

Shavei Israel organiza un seminario de Judaísmo en la lejana comunidad de Bnei Anusim de Brasil

Por Brian Blum

En la entrada del legendario río amazonas, al norte de Brasil, se encuentra la fecunda ciportugueses, los primeros colonizadores del lugar incluían judíos que se escaparon de la inquisición y ocultaban su identidad, y cuyos descendientes son denominados hoy en día Bnei Anusim (o peyorativamente – Marranos).

Belém tiene una pequeña, pero próspera, población judía de 1500 personas, incluyendo anusim y judíos que llegaron en el siglo XIX de Marruecos. Pero si viaja 200 km hacia el sur, llegará a una pequeña y asolada comunidad de Anusim, en el pintoresco pueblo Campina Grande. Continue reading “Shavei Israel organiza un seminario de Judaísmo en la lejana comunidad de Bnei Anusim de Brasil”

Recife, Brasil

¿En qué lugar del Nuevo Mundo se construyó la primera sinagoga, después del descubrimiento de América? Cuando oímos hablar de Brasil pensamos en el fútbol, el carnaval, las playas y la música, pero olvidamos que fue también la puerta de acceso de judíos al Nuevo Mundo. La primera sinagoga en suelo americano se construyó en la ciudad de Recife, Brasil, en 1636. Continue reading “Recife, Brasil”

Un majzor especial de Rosh Hashaná para los judíos del Amazonas en Brasil

Los judíos sefaradíes de la región amazónica del norte de Brasil, tienen razón para celebrar la publicación del primer majzor de Rosh Hashaná (libro de plegarias para el año nuevo judío), el cual incorpora sus costumbres y liturgias.

El majzor beneficiará a los judíos portugueses de las comunidades judías sefaraditas como a los Bnei Anusim (personas cuyos ancestros fueron obligados a convertirse al catolicismo en la época de la inquisición y a los cuales los historiadores refieren como “marranos”) de Brasil y Portugal.

Continue reading “Un majzor especial de Rosh Hashaná para los judíos del Amazonas en Brasil”

Exhibición sobre Criptojudíos en Brasil

Por segundo año consecutivo, una vívida exhibición la cual relata la historia y experiencia de los Bnei Anusim (judíos que ocultaron su identidad por miedo a la persecución) llama la atención de la población brasileña, a medida que recorre todo el país de América del Sur.

La exhibición, titulada “Criptojudíos: la llama que la inquisición nunca logró apagar”, fue diseñada y producida por Shavei Israel (www.shavei.org), una organización situada en Jerusalem, la cual asiste a “judíos perdidos” los cuales desean retornar al pueblo judío.

Continue reading “Exhibición sobre Criptojudíos en Brasil”

Seminario de Shavei Israel – Descendientes de judíos que fueron forzados a convertirse en la época de la inquisición

Razi Barkai: ¿de dónde regresa?

Rami Shani: he regresado hace una semana de un seminario de anusim provenientes de España, aquellos judíos que fueron obligados a convertirse hace cientos de años, durante la inquisición y en la época de la expulsión de España. El seminario fue organizado por una organización denominada Shavei Israel, tuvo lugar en Torremolinos, ciudad vecina a Málaga, en el sur de España. Aquellos que participaron, son principalmente descendientes de Anusim de Europa y América. Allí, realizaron varias actividades, con el objetivo de ayudarlos a regresar a sus raíces. Estas personas han pasado varios eventos hasta que decidieron exponerse nuevamente al judaísmo. Hasta hace unas décadas, han mantenido el judaísmo en secreto, es decir en cuartos escondidos o en lugares en que no puedan ser descubiertos.

Continue reading “Seminario de Shavei Israel – Descendientes de judíos que fueron forzados a convertirse en la época de la inquisición”

El “movimiento de retorno” del oficial portugués Barros Basto ¿Quiénes son los anusim de nuestros días? (2)

LOS JUDÍOS DE MI MUNDO
(CONTINUACIÓN DEL ARTÍCULO ANTERIOR SOBRE ESTE TEMA)

OPORTO, PORTUGAL

En términos generales, solemos pensar que los anusim son una especie extinguida, que sólo se conserva en los libros de historia y los documentos polvorientos de tiempos de la Inquisición. Pero no es así; hay anusim y descendientes de anusim que viven hasta el presente en todo el mundo y que quieren volver a unir sus destinos al del pueblo judío. La visita a Oporto, una de las principales ciudades de anusim en Portugal, demuestra la existencia de los mismos y su decisión de darse a conocer públicamente.

En Covilla, una aldea cercana a Oporto, me encontré con un hombre de más de 70 años que nació y vivió toda su vida en esa pequeña localidad en la que, según los reportes oficiales, no han quedado judíos desde los tiempos de la Inquisición. Pero ese hombre llevaba en el brazo… un talit que su madre le había tejido a mano 60 años atrás para que supiera de dónde venía y a qué pueblo pertenecía. Era un talit blanco con franjas azules, que conservaba para legarlo a sus hijos. Ese hombre, Francisco Bellido, sabía recitar (con gran emoción) las plegarias Shma Israel y Modé Aní en hebreo, tal como se las había enseñado su abuelo. En su casa había una mezuzá de arcilla del siglo XVII, no en la puerta exterior, por miedo a las autoridades, sino en una puerta interna; al pasar por ella la familia solía besarla. Esta tradición había pasado de generación en generación, sin libros, ni rabinos ni instituciones de estudio de la Torá…

 

El fenómeno de la vida oculta del judaísmo de España y Portugal constituye probablemente uno de los capítulos más apasionantes de la historia judía, y sus testimonios siguen siendo vigentes hasta el presente. A pesar de las numerosas dificultades, los descendientes de anusim lograron preservarse y preservar los lazos con sus raíces judías y la sensación de pertenencia al pueblo judío durante más de 600 años.

Como se sabe, los anusim son judíos que en tiempos de la Inquisición fueron forzados a convertirse al cristianismo, pero que siguieron cumpliendo los preceptos judaicos en secreto.

Los anusim se caracterizan por diversos nombres y diferentes historias. El concepto conocido en España y Portugal era el de “marranos” (un apodo despectivo que compara a los anusim con cerdos). También estaba muy difundido el término de “criptojudíos”, cristianos judíos o conversos, es decir, judíos que habían cambiado de religión. En otros lugares los llamaban “cristianos nuevos” para señalar su reciente incorporación al cristianismo. En Palma de Mallorca (una isla al sur de España) los llaman “chuetas”. Hoy en día, los descendientes de los marranos, chuetas o cristianos nuevos prefieren definirse como “anusim” o descendientes de anusim. El denominador común a todos estos nombres es el hecho de que todos fueron forzados a abandonar el judaísmo y obligados a aceptar la fe cristiana contra su voluntad, a pesar de que en sus corazones y en sus hogares seguían manteniendo la fe y la tradición judía a diferentes niveles.

Cabe suponer que no todos saben que las leyes de la Inquisición y sus iniquidades subsistieron hasta el siglo XIX. Las leyes de la Inquisición se revocaron formal y definitivamente en España sólo en 1834; de hecho, en algunos países de América del Sur y en Angola las persecuciones prosiguieron hasta fines del siglo XIX.

Han pasado más de 600 años desde la aparición del fenómeno de una vida judía oculta en la Península Ibérica, y menos de 200 años desde la revocación de las leyes de la Inquisición en España, Portugal y el continente americano. A pesar de eso, las huellas de los descendientes de anusim no sólo que no desaparecieron de la historia, sino que siguieron existiendo activamente hasta el presente.

Hoy en día se conoce con certeza la existencia de grupos de anusim y descendientes de anusim en diferentes lugares: algunos siguen viviendo en España y Portugal y se consideran descendientes de judíos de tiempos de la Inquisición; otros siguieron manteniendo su fe y su identidad en los países de dispersión de los anusim que huyeron de la conversión forzada, como Brasil, México, Nueva México en los Estados Unidos y varios países en América del Sur.

A diferencia de la situación en Portugal, en España no se sabe de comunidades enteras que hayan mantenido costumbres judías, preservado su identidad y contraído matrimonios endogámicos. En general, el judaísmo se mantuvo a nivel individual, fundamentalmente en zonas rurales en las cuales las características sociales les permitían preservar su identidad.

A diferencia de lo que sucedió en España, los judíos de Portugal no fueron expulsados y algunos lograron huir de la conversión forzada. A pesar de que la reina Isabel pidió al rey Manuel como dote antes de su boda que los judíos fueran expulsados de Portugal tal como lo habían sido de España, el rey Manuel optó por una vía más “creativa” para dejar a los judíos en su país, exigiéndoles la conversión forzosa. En tiempos de la Inquisición había en Portugal unos 280.000 judíos, que constituían cerca de un 25% del total de la población local. Por esta razón, en el presente se suele suponer que entre un 30% y un 50% de la población de Portugal desciende de judíos o, al menos, que por sus venas corre sangre judía.

Estos descendientes de anusim afirman provenir de la maravillosa generación de anusim que mantuvieron su judaísmo en secreto y que transmitieron de generación en generación la tradición de su condición judía, generalmente por vía oral. En casi todos los relatos, la información sobre la condición judía se entregaba antes del fallecimiento del abuelo o la abuela, que querían legar su secreto a las generaciones venideras. La identidad de los anusim se mantenía siempre oculta, sin difundirla ni ponerla en conocimiento de otras personas. El secreto de los anusim puede ser descripto como una especie de red de espionaje subterránea que se preservó oculta durante más de 600 años. La difícil realidad que forzaba a los anusim a ocultar su fe y su identidad judía dificultó no sólo el cumplimiento de los preceptos sino también su estudio y transmisión a las generaciones venideras. Se puede entender por qué la vida secreta de los judíos revistió diversas formas y aspectos, y costumbres diferentes, sólo si se toma en cuenta el hecho de que este fenómeno existió durante varios siglos en muchas regiones apartadas entre sí.

Por supuesto, la historia de los anusim no es un bloque uniforme. Hay diferentes grupos y muchas divisiones entre ellos, y no todos son descendientes biológicos de los anusim de España y Portugal; pero la mayor parte puede ser considerada como sus descendientes espirituales, teniendo en cuenta las proyecciones halájicas aplicables a cada grupo.

Hoy en día existen anusim concretos, que han vivido hasta ahora como judíos ocultos, preservando la fe en un solo D-os, cumpliendo los preceptos en secreto y contrayendo matrimonios endogámicos durante más de 600 años. Ellos saben que son judíos y que su identidad judía se preservó a pesar de que durante siglos pensaron que todo el pueblo judío había sido aniquilado y que ellos eran sus últimos remanentes sobre la faz de la tierra. Hay anusim según la Halajá, cuyas familias conservaron la continuidad biológica, pero no la identidad judía: mantenían algunas costumbres y se casaban entre sí, pero no sabían explicar por qué lo hacían… Los viernes encendían velas en secreto y contraían matrimonios endogámicos, pero no lo veían como un acto religioso o judío. Por otra parte, hay anusim con identidad judía que saben que descienden desde hace siglos de una familia judía, que probablemente no conservaron la continuidad biológica y se casaron con no judíos, pero que se sienten descendientes de anusim y orgullosos de sus raíces judías, y quieren reavivarlas. (Con respecto a esta clase de anusim, Abrabanel escribió que “los consideramos no judíos”; en su opinión “habrán de retornar al judaísmo; D’os no ha desesperado de ellos y con su inmensa misericordia los hará retornar a su Torá”; Parashat Nitzavim). Hay algunos anusim que descienden de madre judía, y otros de padre judío, pero que se sienten judíos en todo sentido (como los judíos de Rusia, país que determina la religión de una persona según la de su padre). Lamentablemente, también hay cristianos evangelistas y mesiánicos que tratan de infiltrarse en el pueblo judío diciendo que descienden de anusim.

El movimiento de retorno del oficial portugués-judío Barros Basto

Todos los movimientos espirituales necesitan líderes, pero hay pocos líderes tan legendarios como Arturo Carlos de Barros Basto, un oficial del ejército portugués que prestó servicios a su patria durante la Primera Guerra Mundial. Barros Basto nació en el seno de una familia católica en 1886, y murió en 1959. Su abuelo le reveló los orígenes judíos de la familia y desde ese momento empezó el rápido proceso del joven oficial en busca de sus raíces. La leyenda refiere que uno de los acontecimientos que despertaron su retorno al judaísmo tuvo lugar un viernes por la noche, cuando vio a un oficial francés que encendía velas en su tienda de campaña. Cuando le preguntó por qué lo hacía, éste le respondió que se trataba de “un precepto sabático judío”. Barros Basto estaba habituado a ver que en la casa de su abuelo se encendían velas todos los viernes por la noche, y eso le hizo entender el significado de esa costumbre y su relación con el judaísmo.

La primera estación de su travesía fue la comunidad judía de Lisboa, pero cuando se dirigió al rabino de la misma no obtuvo la respuesta que buscaba. La pequeña comunidad, que había llegado de Marruecos, Gibraltar y Europa, seguía temiendo a la Iglesia y las posibles consecuencias del retorno de los anusim de la iglesia católica a la sinagoga judía. Pero Barros Basto no temió ni cejó en su empeño; viajó a Marruecos (Tánger) para presentarse ante un tribunal rabínico y pedir el retorno a la senda de sus antepasados. Después de su conversión contrajo matrimonio con una mujer de la familia judía de Azancot. Barros Basto se convirtió en Abraham Ben-Harosh, y así firmaba todos los documentos y artículos sobre judaísmo que escribió.

El legendario oficial estudió en una academia militar y se convirtió en un estratega importante y conocido, pero no pudo asistir a una academia rabínica. En consecuencia, se convirtió en un autodidacta que aprendió hebreo, Biblia, filosofía, historia y Halajá.

Barros Basto realizó un incomparable proceso: trató de cambiar la historia espiritual de los anusim de Portugal y de restituirlos a su condición anterior. En 1920 intentó hacer retroceder la historia a la situación anterior a 1391, más de 500 años atrás, y definió su quehacer como un “acto de salvación”.

Barros Basto examinó la situación como un estratega y comprendió el potencial oculto en la zona de Oporto, al noreste de Portugal, región conocida por la presencia de anusim. Debido a que en la época de las persecuciones no era posible huir del país, optaron por vivir en zonas rurales en las que podrían mantenerse lejos de la vista de la Inquisición. En esa región, a dos horas de viaje de Oporto, se encuentra la conocida aldea de Belmonte, en la que se preservó en secreto una comunidad entera de anusim (los habitantes de esta aldea pasaron el retorno al judaísmo ante un tribunal enviado por el entonces Gran Rabino de Israel, el Rabino Mordejai Eliahu Shelita).

He tenido el honor de ver con mis propios ojos la Biblia personal de Barros Basto. Además de los comentarios que escribió en el libro, anotó en la contratapa los nombres de las personas a las que circuncidó junto con un médico-mohel que lo acompañaba en sus visitas a las aldeas de los alrededores.

Uno de sus últimos discípulos, el Sr. Ferreira, relató cómo el oficial portugués vestía el uniforme militar, montaba orgulloso a caballo y cabalgaba de aldea en aldea para visitar a los anusim, transmitirles la buena nueva del “movimiento de retorno” que había emprendido y circuncidarlos como primera acción de retorno al judaísmo. Todo quedaba registrado en la contratapa de su histórica Biblia. Por supuesto, sus visitas a las aldeas de los anusim despertaron sospechas y temores, pues hasta entonces la mayor parte de los anusim preservaban su judaísmo y su identidad en secreto, por miedo a dar a conocer su fe. Barros Basto debió afrontar en mayor medida el miedo social a descubrir la nueva identidad que el temor a la circuncisión.

Pero no sólo las visitas a las aldeas y las circuncisiones formaban parte del plan global de Barros Basto para los anusim de Portugal. El mismo, resolvió fundar una sinagoga central con el objetivo de que la misma funcione como base espiritual y religiosa para todos los anusim de la región. Con el apoyo de la famosa familia Kadoori de Hong Kong construyó una sinagoga de grandes dimensiones que fue solemnemente inaugurada en 1938. En el mismo edificio de la sinagoga Mekor Haim construyó una mikve y aulas de estudio para la academia rabínica Rosh Pina que había fundado, en la que a lo largo del tiempo estudiaron decenas de alumnos. El edificio de la sinagoga se convirtió en el centro de actividades de los anusim de esa región. Asimsimo, Barros Basto publicó un periódico llamado Lapid y decenas de folletos sobre diversos temas judaicos, todo de su puño y letra y con gran dedicación. Su plan de retorno de los anusim al seno del judaísmo despertó grandes resonancias internacionales y muchas organizaciones judías del mundo entero le ofrecieron apoyo.

Sin embargo, tal como sucede en muchas ocasiones, el gran éxito llevó al fracaso. La iglesia católica local comprendió que las acciones de Barros Basto no eran algo efímero sino que generaban un cambio significativo en miles de habitantes de la zona que respondían a la convocatoria del oficial, y por ende decidió actuar: se ocupó de que el exitoso oficial que había luchado por su patria (pero también por los anusim) fuera inculpado y juzgado por el ejército por acoso sexual de jóvenes y por homosexualidad. A pesar de que fue absuelto en varios juicios, el comité de disciplina lo condenó en 1943 por inconducta y lo expulsó del ejército portugués. Esta acusación falsa y premeditada dio origen al apodo del “Dreyfus portugués” (lamentablemente, a pesar de que Barros Basto se sacrificó por los judíos y el judaísmo, su nombre no es suficientemente conocido en el mundo judío).

Por supuesto, ese juicio lo llevó a una crisis y depresión, debió ocuparse de sus asuntos personales y no pudo seguir desarrollando la revolución de los anusim. Asimismo, éstos temieron las amenazas de la Iglesia y el Ejército, se apartaron de la senda de retorno al judaísmo y volvieron a ocultarse en las aldeas y a practicar la fe católica.

Los anusim vuelven a despertar

Barros Basto murió hace 46 años, pero su visión continúa viva. Los anusim de Portugal en general, y de Oporto en particular, siguen vivendo a su sombra y quieren retornar al judaísmo. Muchos de ellos asisten todos los sábados a la sinagoga construida 70 años atrás, rezan en ella todos los lunes y jueves a las 6 de la mañana y acuden a ella para pasar allí todo el sábado, comen y duermen en las aulas de la academia rabínica para no viajar en shabat y para rezar entre esas paredes históricas. El Rabino Shai Eliezer Demartino (egresado del Instituto Straus-Amiel y emisario de Shavei Israel) ejerce allí sus funciones y enseña Torá y judaísmo a quienes desean retornar a la fe de sus ancestros. Hace poco tiempo se introdujo un Libro de la Torá y se inauguró una mikve en Oporto. El movimiento de retorno de los anusim de Portugal parece estar despertando nuevamente.

Uno de los anusim que retornó recientemente al judaísmo es el Prof. José Filipe Ferrão. Sus apellidos brindan testimonio de su condición de descendiente de anusim del lugar, pero más aún lo demuestran su identidad y sus esfuerzos por preservar su judaísmo. Durante más de 20 años soñó con retornar a la religión de sus antepasados. Para Filipe, decano de Psicología en la prestigiosa universidad local, el retorno al judaísmo no es “algo secundario en mi vida, sino mi columna vertebral”.

La Sra. Isabel, nieta de Barros Basto, creó recientemente un museo pequeño, pero impresionante, con su historia, fotos y objetos personales, para perpetuar su memoria y por sentir que, hoy en día, el pregón de su abuelo vuelve a ser relevante para los descendientes de anusim en Portugal.

La historia parece repetirse… Lo que los reyes Fernando e Isabel trataron de hacer en España en el siglo XV – borrar todo rastro de los judíos y el judaísmo a través de la expulsión y la conversión forzada en España y Portugal– vuelve a despertar… Un número considerable de descendientes de estas víctimas resurge de la historia y quiere fortalecer al pueblo judío, enmendar aquel capítulo amargo de la Inquisición y de Barros Basto… Cabe suponer que los reyes de España y Portugal se revolverían en sus tumbas ante esta noticia…

Los descendientes de anusim están recuperando a nivel individual y comunitario la conciencia del vínculo de pertenencia con sus antepasados. Miles de anusim se encuentran actualmente en proceso de búsqueda espiritual y nacional, a fin de retornar a sus raíces judías. Miles estudian judaísmo en seminarios y clases, participan en la vida comunitaria y en debates y estudios en sitios en Internet creados para ellos.

La opinión de los eruditos de nuestros tiempos sobre los anusim

El tema de los anusim y sus descendientes no ha sido examinado a fondo por los estudiosos rabínicos de nuestro tiempo. No abundan las respuestas y los dictámenes que se refieren a ellos y que tratan de proponer una forma de hacerlos retornar al seno de nuestro pueblo en estos tiempos. Cabe suponer que la razón principal de ello es que los anusim siguen replegados sobre sí mismos, como desde hace siglos. Sólo después del cambio de gobierno en España (la muerte de Franco) y Portugal (el fin de la dictadura y el comienzo de la democracia en 1975), los descendientes de anusim se sintieron libres para exponer sus sentimientos y pedidos.

Por supuesto, en las generaciones posteriores a la expulsión de España y Portugal (en los siglos XV, XVI y XVII) hubo muchos estudiosos que examinaron la condición de quienes se habían visto forzados a aceptar el cristianismo y bautizarse, pero habían conservado en sus corazones la fe judía. Desde entonces y hasta el presente, el tema de los anusim siguió existiendo no sólo en lo más profundo de los corazones de sus descendientes sino también en secreto en el mundo rabínico. A partir del siglo XVIII, el tema desapareció casi por completo de la orden del día judía y nacional.

Pero los anusim y su situación volvieron a ser objeto de análisis en Elul de 5689, en el Consejo de los Grandes Sabios de la Torá en tiempos de la Segunda Gran Asamblea; todos acordaron sobre la necesidad de acercarlos al pueblo judío. El Rabino Zirelson señaló en su libro de responsa y homilías Maarajei Lev: “Recibir a nuestros hermanos alejados, los anusim de España y Portugal, con los brazos abiertos para hacerlos retornar bajo las alas de la Presencia de D’os”. El Rabino Guedalia Felder escribió en su libro Najalat Zvi: “De lo antedicho se debe entender que el judaísmo no odia a los anusim, sino que los ha considerado ajenos a los demás pueblos, y a quienes quieren retornar se les dice: ‘Hermanos alejados, vuelvan al seno de su pueblo; sepan que la gente dice que un mirto que se encuentra entre las espinas se llama mirto, ése es su nombre’ [una persona no cambia su naturaleza aunque no se encuentre en su lugar]“.

También el Rabino Yehuda Halevi Ushpizai z”l, rabino y titular del Tribunal Rabínico de Ramat Gan, escribió: “Ahora creemos que D’os ha recordado a su pueblo y su tierra, y que hemos tenido el privilegio de despertar del exilio, tal como lo prometiera el profeta Ezequiel: ‘Pero vosotros, montes de Israel, echaréis vuestras ramas y produciréis vuestro fruto para mi pueblo Israel; porque pronto vendrán’… Debemos despertar a los anusim de España y decirles que el D’os de Israel los llama, que retornen al pueblo judío… En su libro sobre la Torá eterna, Don Isaac Abrabanel los ha perpetuado y ha prometido que los anusim de España volverán al judaísmo”.

El Rabino Haim David Halevi z”l escribió: “A partir de ahora, una de las maravillas de la futura redención milagrosa del pueblo judío será el retorno de los hijos perdidos y extraviados al seno del judaísmo. Y si también los descendientes de los anusim de España y América quieren retornar al judaísmo, veremos en ello parte del ‘inicio de la redención’…”

El Rabino Mordejai Eliahu Shelita escribió: “Puesto que ha pasado mucho tiempo desde la época de los anusim hasta el presente, y existe el temor de que se hayan mezclado con no judíos, ‘debemos atraerlos con benevolencia’, es decir, se los debe elogiar porque quieren cumplir abiertamente con los preceptos de la Torá”… También el Primado de Sion, el Rabino Shlomo Moshe Amar Shelita anunció la creación de una comisión que examine la pertenenia de los anusim al pueblo judío y la forma adecuada de hacerlos retornar.

Rab Eliahu Birnbaum
25/02/2008

Continue reading “El “movimiento de retorno” del oficial portugués Barros Basto ¿Quiénes son los anusim de nuestros días? (2)”

El “movimiento de retorno” del oficial portugués Barros Basto ¿Quiénes son los anusim de nuestros días? (1)

LOS JUDÍOS DE MI MUNDO

¿En qué lugar del Nuevo Mundo se construyó la primera sinagoga, después del descubrimiento de América?

Cuando oímos hablar de Brasil pensamos en el fútbol, el carnaval, las playas y la música, pero olvidamos que fue también la puerta de acceso de judíos al Nuevo Mundo. La primera sinagoga en suelo americano se construyó en la ciudad de Recife, Brasil, en 1636.

Los inicios de la población judía en Recife

Los judíos empezaron a establecerse en Recife a partir de 1500. En esos tiempos la ciudad era la capital del estado de Pernambuco, en la colonia portuguesa de Brasil. Los primeros judíos eran anusim que habían sido enviados allí junto con presos y delincuentes para desarrollar la nueva colonia portuguesa en Recife. Los judíos, que veían en ello una oportunidad económica y una forma de alejarse un poco de la Inquisición, lo aceptaron de buena gana y, ciertamente, en poco tiempo desarrollaron la región y la convirtieron en un centro próspero de cultivo de caña de azúcar. Efectivamente, los judíos lograron desarrollar diversas ramas de la economía en el norte de Brasil, como la exportación de azúcar, el dinero y la Bolsa, y la provisión de esclavos de África, y se convirtieron en una fuerza económica y comercial sumamente importante.

Continue reading “El “movimiento de retorno” del oficial portugués Barros Basto ¿Quiénes son los anusim de nuestros días? (1)”