Tetzavé (Shabat Zajor)

0 Comments

Recordar y no olvidar

El Maftir, final de la lectura de la Torá, de la Parashá Tetzavé es de Deuteronomio 25:17 al19, que le da el nombre a este especial shabat: Zajor. “Acuérdate (Zajor) de lo que hizo Amalek contigo en el camino cuando salisteis de Egipto… borrarás la memoria de Amalek debajo del cielo. No lo olvides”. Aquí Dios nos ordena dos acciones: recordar y no olvidar.
Amalek representa para el judaísmo no sólo el pueblo que salió a enfrentar a los hijos de Israel, sino a todos aquellos que en cada generación portan el estandarte del antisemitismo. Aquellos que ven en el Pueblo judío la fuente de todos los males, aquellos que aprovechan cada ocasión para atacarnos.

Leer y escuchar

En la festividad de Purim se nos ordena leer la Meguilá y todos bendecimos por escuchar la Meguilá. Leer y escuchar están interrelacionados, pero no son lo mismo.
Escuchar es una acción recóndita que implica la internalización profunda de lo escuchado. El judaísmo nos invita a lograr un corazón que entienda y escuche, a través de los preceptos. El objetivo es que seamos seres con un poder de escucha profunda hacia nuestra espiritualidad y hacia las necesidades del prójimo. ¿Qué relación tiene esto con recordar y no olvidar?

Recordar y no olvidar

En hebreo Zajor (recordar) es similar a Zajar (masculino). La acción de recordar es activa, va desde el exterior hacia nuestro interior. La lectura de la Meguilá nos permite recordar lo que nos hizo Amalek.
La Memoria, el no olvidar, está relacionado con la escucha, que es pasiva, va desde el interior nuestro al exterior y es una acción propiamente femenina.

Ester y Mordejai

La Meguilá que leemos lleva el nombre de Ester. Ester significa ocultamiento, es lo interno que se desenrolla y descubre a través de la Meguilá.
Mordejai y Ester representan la dos esencias que cada uno de nosotros tenemos, son el lado masculino y el femenino.
Mordejai nos indica el sentido del Recuerdo, a través de la lectura de la Meguilá.
Ester nos induce a No Olvidar a través de la escucha de la Meguilá.
En este Shabat, y en la lectura de la Meguilá, están interconectados todos estos elementos: leer y escuchar, recordar y no olvidar, Ester y Mordejai, lo femenino y lo masculino.
Para aquellos que nunca se dan por vencidos, que luchan contra la negación y el escepticismo, que continúan su búsqueda por encontrar significado sin importar las circunstancias, les deseamos que, así como los judíos de Shushan, encuentren la luz, la alegría, el júbilo, y la dignidad (Ester 8:16)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.