Parashá Vayigash

0 Comments

Las circunstancias difíciles y nuestro crecimiento personal

El ruego de Iehuda a Iosef es un signo de crecimiento personal y de su empatía con el dolor de su padre. En el final de la última Parashá, Iosef, ahora Primer Ministro de Egipto, hizo colocar una valiosa copa en el saco de Biniamin cuando sus hermanos regresaban con alimentos a la casa de su padre.
La copa fue descubierta y todos temieron que Biniamin no pudiera regresar a su casa, pues el dolor de Jacob sería fatal.
En una de las más conmovedoras historias de la Torá, la Parashá de esta semana comienza con Iehuda ofreciéndose en lugar de Biniamin. Ante esta escena, de alguna forma buscada por Iosef, él mismo se revela antes sus hermanos.
Toda su familia será luego reunida bajo su protección en Egipto, su padre, sus hermanos y todas sus familias vivirán en la tierra de Goshen.
En el capítulo 44 se nos relata: “Acercóse a él Iehuda, y dijo: “Ruego, mi señor, que hable tu siervo palabra en los oídos de mi señor, y no encienda tu furor en tu siervo, que tú eres como Faraón (18)…Ahora, pues, quede tu siervo en lugar del muchacho por siervo a mi señor, y el muchacho suba con sus hermanos. Porque ¿como subiré a mi padre si el muchacho no está conmigo? Para que no vea el mal que sobrevendría a mi padre” (33 y 34).
Vemos que Iehuda ha sobrellevado una transformación personal desde el día en que él y sus hermanos dejaron a Iosef en un pozo, muchos años atrás. En aquel momento fue Iehuda quien sugirió vender a su hermano (Génesis 37:26). Sin ser el primogénito, Iehuda ocupa un rol central en este relato, cabe preguntarnos ¿por qué él sale a defender a Biniamin y no lo hace el primogénito Rubén?
Una de las respuestas la podemos encontrar en el propio texto, nos la presenta el Midrash Tanjuma, una colección de midrashim que data de la época talmúdica.
Luego de la venta de Iosef y la presentación de sus ropas ensangrentadas por parte de sus hermanos a Jacob, la Torá narra el episodio de Iehuda con Tamar (Cáp. 38). El Midrash nos presenta a Iehuda llevando la aciaga noticia de la muerte de Iosef a su padre.
Es entonces que Dios le dice a Iehuda:
“Tú aún no tienes hijos, y no sabes el sufrimiento de los hijos. Has hecho sufrir a tu padre, y le has hecho creer equivocadamente que su hijo fue devorado por bestias salvajes. Tu vas a casarte y a enterrar un hijo y ahí vas a saber el dolor de criar hijos” (Midrash Tanjuma Vaigash 9, citado por Aviva Gottlieb Zornberg en el estupendo libro de exégesis bíblica “The beginning of desire”). Es en este episodio que Iehuda sufre la pérdida de dos de sus hijos: Er y Onán.
Aparentemente este Midrash nos explica todo el relato de Iehuda y Tamar del capitulo 38, y pareciera darnos la razón para el castigo que recibe Iehuda por haber engañado a su padre. Sin embargo, llama la atención que no es citado en ese contexto sino mucho después cuando Jacob envía a Iehuda antes de su llegada para que prepare su arribo a Goshen (46:28), en el momento en que toda la familia se reconcilia y reúne en Egipto.
¿Qué relación guarda todo esto con la pregunta inicial, por qué Iehuda salió a defender a Biniamin?
Podemos establecer que es crucial, porque en vez de darnos la imagen de un Dios vengativo que mata a un hijo para vengar a otro, dado que este Midrash es colocado posteriormente en un sitio que nos revela la reconciliación de Iehuda con su padre, deducimos una enseñanza moral a través de este Midrash. Nos sugiere que la experiencia de dolor y el sufrimiento de Iehuda son también la fuente de grandeza espiritual, de crecimiento y de un desarrollado altruismo. Todos tenemos circunstancias dolorosas en nuestras vidas, éstas pueden hundirnos en el dolor y el resentimiento o, por el contrario, pueden ser la fuente de nuestro crecimiento personal.
Nuestro Midrash dice que cuando Iehuda hizo sufrir a su padre por la pérdida de un hijo, fue porque no conocía el “dolor de los hijos”. Luego él se casó, tuvo hijos, y perdió dos de ellos, trayéndole la lección del “dolor de los hijos” a su propio hogar en la forma más real y dolorosa posible.
¿Acaso Dios es cruel y vengativo? No debemos entender que Dios le quitó los hijos a Iehuda por su comportamiento con su padre, lo que sería caprichoso y cruel de parte de la Divinidad. Lo que el Midrash nos relata es qué fue lo que hizo la reconciliación posible, el deseo de Iehuda de empatizar con la experiencia de su padre, su conocimiento del “dolor de los hijos”. La empatía idealmente lleva a la compasión, y vemos que este sentimiento en Iehuda era tan grande que no estuvo dispuesto a dejar que su padre pierda nuevamentea su preciado hijo menor.

Esto nos lleva a una nueva pregunta:¿por qué Jacob debía sentir más el dolor de perder a Biniamin que a Iehuda mismo, dado que todo el punto en el discurso de Iehuda es que él se quedará en Egipto como sustituto de su hermano menor?
Ya sea porque Biniamin era el más joven, o porque era hijo de su amada Rajel, Iehuda sabía que Jacob tenía una especial relación con su hijo menor, de igual forma que la tuvo en el pasado con Iosef (Gén. 44:30). Este hecho es lo que hace la compasión de Iehuda extraordinaria, no sólo podía empatizar con el sufrimiento por la pérdida de un hijo de su padre, sino que era capaz de sobrellevar su previo resentimiento por esta misma situación, aun incluso perdonándolo por amar a sus hijos en forma desigual.
Esta es la medida de la grandeza de Iehuda: no quedó enredado en su dolor sino que creció espiritualmente, partiendo desde la tragedia y usándola como terreno fecundo para la empatía, la compasión, el perdón e incluso el auto-sacrificio.
Fue él quien dio el paso adelante cuando la hora lo demandó porque era quien sabía que para redimirse a si mismo de sus errores pasados y del dolor acumulado, él se debía ofrecer para la liberaciónde otros.Publicado por Edith Blaustein.

One thought on “Parashá Vayigash”

  1. A VECES TENEMOS QUE ENTRAR EN CIRCUNSTANCIAS INACEPTABLES PARA APRENDER , VIVIR Y SALVAR A ISRAEL NUESTRO PUEBLO , TAL COMO PASO CON JOSE QUE ENTRO A EGIPTO COMO ESCLAVO PERO DESPUÉS EL ETERNO LO HIZO LIBRE POR QUE INTERPRETO LOS SUEÑOS DE FARAÓN ….DESPUÉS CUANDO HUBO HAMBRE EN LA TIERRA ..JOSE ALIMENTO LA CASA DE SU PADRE

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.