Renacimiento judío en Centroamérica

0 Comments

Traducción del artículo de Rhona Lewis

Es más que el corte de pelo que transforma al bebé Yitzchak en un chico. Es más que la torta rosada y blanca adornada con el número 12 que marca el paso de Keren a la edad adulta. Es más que la Chupá, centros de mesa y danzas por separado. Es el renacimiento del judaísmo y está sucediendo en un rincón lejano del mundo, en El Salvador, en Centroamérica. El rabino Elisha Salas se convirtió en el rabino permanente de esta comunidad en agosto de este año y está allí para orientar a estas personas, llamadas Bnei Anusim, en el paso por los hitos de la vida judía.

Con raíces en el pasado

La presencia judía en América Latina parte de los siglos XVI y XVII, cuando los judíos huyeron de la Península Ibérica, donde la mano de la Inquisición era muy pesada, empezando así a colonizar el Nuevo Mundo. Estos judíos comenzaron a practicar el judaísmo en secreto cuando la Inquisición llegó a América Central y América del Sur. Más tarde, a principios del siglo XIX, llegaron a América Latina judíos en busca de oportunidades de negocio y se juntaron a los cripto-judíos . Entre los primeros en llegar está Bernardo Haas, nacido en Alsacia, que llegó en 1868. Más tarde llegaron más inmigrantes, la mayor parte sefarditas de Egipto, Turquía y Túnez.

El presidente Maximiliano Hernández Martínez era partidario del fascismo y en 1939 cerró completamente las puertas a la inmigración judía. Sin embargo, El Salvador fue uno de los primeros países del mundo en reconocer oficialmente el Estado de Israel en 1948. Antes de la Guerra Civil de 1979, había unos 300 judíos en El Salvador, la mayoría en la capital. La guerra duró 12 años, hasta que se firmó un acuerdo en la ciudad de México.

Hoy en día, en toda América Latina, en países como Brasil, Colombia, México, Costa rica y El Salvador, los descendientes de los Bnei Anusim (a quienes los historiadores se refieren al término peyorativo Marranos, que quiere decir “cerdos” ) están regresando a sus orígenes judíos.

“Tenemos una deuda con ellos y con sus antepasados, de extenderles la mano y darles la bienvenida de vuelta a casa”, dice Michael Freund, fundador de Shavei Israel, una organización sin fines de lucro que ayuda a la gente con orígenes judíos interesados ​​en investigar su conexión al judaísmo y al pueblo judío. Para hacer esto posible, el rabino de Shavei Israel Elisha Salas, nacido en Chile, está trabajando con la comunidad ortodoxa ya establecida en El Salvador y estableciendo contacto con los Bnei Anusim de Honduras y Guatemala.

San Salvador hoy

En 2013, Freund visitó la comunidad salvadoreña. “Las personas de esa comunidad se mueven por la identidad. “Han pasado por un viaje espiritual y han llegado a la conclusión de que el judaísmo es la verdad y quieren vivir de acuerdo a sus normas “, dijo de su viaje.Para facilitar el viaje de la comunidad, en junio de 2014, Shavei Israel proporcionó un rabino itinerante de México que los visitaba regularmente.

A medida que la comunidad crecía en el cumplimiento de las obligaciones religiosas, algunos de sus miembros viajaron a Estados Unidos, donde se convirtieron con un Beit Din ortodoxo. “Yo quería regresar al judaísmo porque estaba buscando una manera de conectarme con el Creador, y descubrí que las leyes judías constituyen la mejor manera de hacerlo. Estoy muy orgulloso de pertenecer al pueblo de Israel. “Espero emigrar a Israel, porque es el mejor país del mundo para vivir una vida judía en pleno”, dijo el líder de la comunidad salvadoreña, Eliyahu Franco.

El Rabino Elisha Salas, que trabajó como un emisario de Shavei Israel en Portugal durante los últimos ocho años, está entusiasmado con su nuevo papel para ayudar a crecer esta comunidad. “San Salvador tiene una comunidad establecida, fuerte, de aproximadamente doscientas personas, muchas de las cuales se han convertido y viven como judíos ortodoxos. Yo llegué al principio de Elul y me encontré con un Minian que se encontraba todos los días a las 4:00 de la mañana para recitar slichot “, nos dice. La comunidad es joven (la mayoría de los miembros tiene entre 20 y 55 años de edad) y comprometida. Hay comida Kosher (en los supermercados en El Salvador hay productos con certificación OU) y el rabino Salas, como shochet, posibilita que haya carne para la comunidad. Después de shajarit sigue una clase de halajá dado por el rabino Salas. La comunidad adoptó costumbres sefarditas. Después de minchá y maariv, se sigue una hora de estudio en la que cada chavruta estudia a través de libros traducidos al español. “De momento los hombres todavía no tienen las habilidades lingüísticas para enfrentar el estudio de la Guemará, pero estamos trabajando para cambiar eso”, dice el rabino Salas.

Mientras que todavía no hay escuela judía, el rabino Salas está planeando comenzar programas de enseñanza para los niños, para que reciban educación judía. “Como muchos lugares se abren seis días a la semana y sus políticas antidiscriminación no les permiten dar a los judíos el día libre en Shabat, el 70% de los miembros de la comunidad no tienen empleo fijo. Trabajan en la construcción y hacen pequeñas reparaciones o venden artículos en el mercado para poder guardar Shabat “, dice el rabino Salas. En Armenia, 40 km al noroeste de San Salvador, la comunidad, de aproximadamente 100 personas, es casi completamente shomer shabat, y, por consiguiente, sus miembros son desempleados.

El rabino Salas también está trabajando con Bnei Anussim en Honduras y Guatemala, donde grupos de judíos están mostrando interés en el judaísmo. “El rabino Salas va a guiarlos y fortalecer a las comunidades”, dice Freund. “Si los miembros de las comunidades así lo desean, Shavei Israel les ayudará a venir a Israel, donde tendrán que pasar por un proceso de conversión formal. Cada año, docenas de crypto-judíos españoles y portugueses se gradúan de Machon Miriam, un Instituto de Conversión y Retorno en español, portugués e italiano en Israel, y proceden a someterse a una conversión formal por el Rabinato Principal de Israel. Si alguien quiere convertirse, trabajamos en estrecha colaboración con el rabinato para facilitar el proceso. No le haces un favor a nadie buscando atajos “, dice. “Abarbanel, financiero del rey Fernando y la reina Isabel de España, escribe en Devarim 30, que llegará un momento en que los Anousim ‘volverán a Di-s en su corazón … Y cuando regresen a Di-s y lo sigan … todos de acuerdo con su estado y su habilidad … el Dios exaltado los acercará a Él. “Me gusta pensar que las palabras se están haciendo realidad”, dice Freund.

* * * * *

Las raíces de Shavei Israel

Mientras se desempeñaba como Director Adjunto de Comunicaciones del Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu en 1997, Michael Freund abrió un sobre que llegó un día por correo. La carta era de un grupo en el noreste de la India llamado Bnei Menashe. Dijeron que eran descendientes de la tribu de Menashe, una de las Diez Tribus Perdidas de Israel, y que suplicaban regresar a la Tierra Prometida. “Mi reacción inicial fue de incredulidad”, dice Freund. “Pero después de dejar el cargo en 1999, me subí a un avión y comencé a visitar comunidades”, dice. Lo que descubrió Freund lo llevó a fundar Shavei Israel en 2002.

“La gente es compleja y necesitas evaluar las afirmaciones de la ascendencia judía con una mezcla de apertura y una dosis de escepticismo. “Si alguien dice que escuchó una voz mientras estaba bajo la influencia de algo, eso obviamente no constituye una evidencia persuasiva de las raíces judías”, dice Freund. En todo el mundo, muchas personas están tratando de dar sentido a su ascendencia judía. Shavei Israel, con rabinos al frente en España, Portugal, Brasil, Rusia, Italia, Colombia, Chile y Polonia, está allí cuando la evidencia es convincente.

En los últimos años, Shavei Israel ha facilitado la inmigración y la absorción de 3,500 judíos Bnei Menashe de la India. “Aliyah es solo el final del principio”, dice Freund. Shavei Israel trabaja para abordar la absorción física y espiritual de Bnei Menashe ayudándoles con vivienda y empleo y brindando una conexión con organizaciones religiosas y familias mentoras. “A pesar de haber superado la edad oficial de reclutamiento, muchos de los jóvenes insisten en unirse a las FDI en unidades de combate. Y siempre son los primeros en aparecer para un minyan. De los casi 4.000 absorbidos, solo dos personas han abandonado Israel … y en ambos casos se casaron con judíos australianos “, dice Freund.

“Un estudio genético de 2008 publicado en el American Journal of Human Genetics, indica que aproximadamente el 20% de la población masculina actual de la Península Ibérica tiene ascendencia judía sefardí. Eso no significa que uno de cada cinco hombres en las calles de Barcelona sea judío, pero sí indica cuánta sangre judía se derramó hace siglos y cuántos descendientes de judíos todavía están allí “, dice Freund.

“Luchar con la ascendencia judía no siempre conduce a la aliá y la conversión, y eso está bien, porque las personas tienen el derecho de elegir lo que es mejor para ellos. Es interesante que a pesar del creciente antisemitismo en todo el mundo, más y más personas no tienen miedo de identificarse con sus raíces judías. Cuando lo hacen, naturalmente crea una mayor afinidad dentro de ellos por Israel y el pueblo judío. Incluso si la persona sigue siendo un católico religioso en Madrid, el conocimiento de que está conectado con el pueblo judío histórica y biológicamente lo hará más abierto a Israel “, dice Freund.

* * * * *

Castellanos: Coronel, diplomático y salvador del ejército salvadoreño.

Mientras estuvo en Suiza durante la Segunda Guerra Mundial, José Arturo Castellanos Contreras se hizo amigo de George Mandel, un empresario húngaro-judío. Mandel, quien más tarde adoptó el nombre de Mantello, le contó lo que les estaba pasando a los judíos. Nombró a Mantello como primer secretario del consulado, un título ficticio. Juntos, emitieron pasaportes o visas que identificaban entre 25,000 y 40,000 judíos europeos como ciudadanos de El Salvador, salvándolos así de la muerte. Aparte de una entrevista con Leon Uris poco antes de su muerte, Castellanos nunca habló sobre su papel como salvador.

Rhona Lewis
Rhona Lewis hizo aliá hace más de 20 años desde Kenia y ahora vive en Beit Shemesh. Escritora y periodista que contribuye frecuentemente a la revista Olam Yehudi de The Jewish Press, divide su tiempo entre su familia y su trabajo.

Enlace artículo original vea aquí

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.