La alegría de mirar hacia arriba – Comentario a la parashá de Jukat

girls-1858565_1280

 

En estas últimas semanas me he sentido un poco agobiada, aturdida. Soñaba con el momento de tomarme unas vacaciones y conectarme con la naturaleza.

Estaba sofocada por los carteles, las masas de información que nos invaden constantemente, incluso que no la busquemos, los infinitos mensajes de WhatsApp y los miles de emails en mi casilla de correo electrónico, con imperdibles artículos que debo leer si quiero ser una buena madre, una buena esposa, y en fin, una buena mujer.

Incluso empecé a soñar con irme a un retiro de meditación de silencio, ¡no se asusten! uno kosher por supuesto.

Hasta que descubrí el remedio milagroso para lograr una sensación de paz emocional y espiritual que tanto añoraba, ¡y luego me di cuenta que es el mismo que sorprendentemente figura en la porción semanal de la Torá!:

Bamidbar 21:5-8

Habló el pueblo contra D-ios y contra Moshé: “¿Para qué nos habéis hecho ascender de Egipto, para morir en el desierto? Pues no hay pan, y no hay agua y nuestro ser se ha fastidiado con este pan anodino”.

Soltó D-ios contra el pueblo las serpientes abrasadoras y mordieron al pueblo; y murió mucha gente de Israel.

Vino el pueblo a Moshé y dijeron: “Hemos errado ya que hemos hablado contra D-ios y contra ti, ora ante D-ios y que quite de nosotros las serpientes”. Y oró Moshé por el pueblo.

Dijo D-ios a Moshé: “Hazte una serpiente abrasadora y colócala sobre un mástil; y ocurrirá que todo el que haya sido mordido, la verá y se mantendrá en vida”.

Los comentaristas a la Torá dicen que no la serpiente los curaba, por supuesto, sino que cuando miraban hacia la altura, a donde estaba ubicada la serpiente, entregaban su corazón al cielo y se curaban (por cierto, de aquí viene el símbolo de la medicina, una vara con una serpiente enroscada).

Y ese fue exactamente el remedio que descubrí, mirar el cielo.

SI, MIRAR AL CIELO.

Me di cuenta que mientras mis ojos van rápidamente de un lugar a otro, de negocio en negocio, de propaganda en propaganda, yo tengo la posibilidad de elegir.

Puedo elegir no mirar las vidrieras, puedo elegir no fijarme en cómo están vestidas el resto de las mujeres, puedo elegir no agarrar el teléfono y no responder mensajes mientras que camino.

Y también puedo elegir en forma positiva.

Puedo elegir aprovechar los pocos minutos de aire libre que tengo en el día para conectarme conmigo misma y con D-ios, y a su vez descubrir que el camino se encuentra lleno de árboles, que es precioso y relajante mirar el cielo mientras que camino y que hasta incluso ya no necesito vacaciones, tan solo unos minutos por día.

PRUÉBELO, SE LO RECOMIENDO.

 

3 thoughts on “La alegría de mirar hacia arriba – Comentario a la parashá de Jukat”

  1. Curiosamente así he empezado a hacerlo desde hace unas semanas. Por la mañana temprano, en cuanto puedo…abro la ventana y saco medio cuerpo. Contemplo desde aquí un trocito de Jerusalem ir Hakodesh, miro los árboles que tanto crecieron en los escasos años que vivimos aquí, observo los pajarillos tempraneros que ya aletean gozosos, veo la bandera de Israel que sigue ondeando en el edificio vecino desde Yom HaHatzmaut..y levanto mi mirada al cielo y me pierdo en el azul …y esos pocos minutos azules dan significado y dirección a mi vida en mi día a día.

  2. Y…ese impulso de mirar hacia arriba, hacia el Cielo se trasmite.
    Nuestro nietecito de un año y medio nos sorprende ya, aún sin hablar, señalando con su dedito el Cielo cuando descubre la luna aun en pleno día!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *