La marcha por la vida que cambió mi vida

img_20170423_215513

Tenía tan solo 15 años, pero ya la chispa vibraba dentro mío. Tenía tan solo 15 años, pero algo me decía que luchar por conseguir un lugar en ese viaje valía la pena.

Me presenté ante la directora y brindé mis argumentos que a pesar de mi temprana edad, madurez no me faltaba para enfrentar esta terrible y petrificadora experiencia, y así logré convencerla de que no se arrepentiría, si me enviaba a ese prometedor viaje que sin saberlo cambiaría mi vida por completo.

Me embarqué en el avión junto a mi grupo, rumbo a Polonia, el gris y triste país que había visto un esplendor judío y luego con sus propias manos lo había hecho cenizas, no solo en forma figurativa.

Visité los campos, los cementerios y los guetos. Marché por la vida por el mismo camino que aquellos remanentes que lograron superar la caminata bajo el cruel y frío invierno polaco marcharon por la muerte.

Canté el hatikva en el mismo lugar en que mis parientes y los de muchos otros fueron brutalmente asesinados. Pero marche con una bandera israelí entre mis brazos, y eso hizo toda la diferencia.

Luego llegué a Israel, y vivencié Yom Haatzmaut, la alegría de la renovación y el renacimiento del pueblo judío, el comienzo de la redención, el pueblo unido.

La decisión estaba tomada, y así fue comunicada a mis padres a mi llegada, Israel será mi casa, Israel será mi vida.

Hoy, casi 20 años después, en una fría y ventosa noche de primavera jerosolimitana, que parece haberse puesto así en honor a las víctimas de la shoá, camino por las calles de la ciudad santa, mi hogar, y escucho el acto de Yom Hashoá.

Oigo al Presidente, al Primer Ministro y a los sobrevivientes relatar sus historias. Y estoy segura que mis familiares que fueron violentamente quitados de este mundo por la maquinaria nazi me miran desde arriba y están orgullosos de mi. Su tátaranieta que ha retornado a sus raíces, su tátaranieta que ha retornado a su hogar.

Sea su memoria bendita.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *