Los días de Sara – Comentario a la parashá Jaiei Sara

“FUERON LOS DÍAS DE SARA: CIEN AÑOS Y VEINTE AÑOS Y SIETE AÑOS…” (Bereshit 23:1)

Rashi explica el por qué la Torá nombra 3 veces la palabra años y dice que toda su vida tiene el mismo peso y toda fue positiva. Y es importante explicar las palabras de Rashi, ¿acaso Sara siempre vivió cosas alegres? ¿no hubo en su vida dolor y pena?

Y de hecho, si observamos la vida de Sara nuestra matriarca, veremos que tuvo muchas dificultades e incluso vivió junto a Abraham muchas de las pruebas que su esposo experimentó.

1. “vete de tu tierra”… la prueba de mudarse y dejar todo atrás también fue dura para Sara.
2. La prueba de bajar a Egipto por la hambruna – fue difícil tanto para Sara como para Abraham.
3. Y en especial, como está escrito, Sara era muy hermosa y debía ir a un lugar de gente malvada donde estaría en peligro.
4. Intentaron darla de concubina al Faraón y también a Avimelej (rey de Egipto y de Canán respectivamente).
5. Era estéril, y no tuvo hijos hasta los 90 años.
6. Falleció con dolor, como cuenta el midrash, cuando vio el Satán que Abraham pasó con éxito la prueba del sacrificio de Itzjak, se enojó tanto que fue y le dijo a Sara que Abraham sacrificó a Itzjak. Sara comenzó a llorar y a gritar… y salió su alma.

Si observamos de manera profunda, veremos que no hay contradicción entre las dificultades que experimentó Sará durante su vida y las pruebas que tuvo que pasar, con los que escribe Rashi que toda su vida fue plena y positiva. Esto se debe, a que la positividad emana de la capacidad que tuvo Sará para enfrentar y pasar con éxito las pruebas, ese es el objetivo de quien sirve a Hashem, elevarse mediante las dificultades que atravesamos.

“Y FALLECIÓ SARÁ… Y ABRAHAM VINO A ELOGIARLA Y A LLORARLA” (BERESHIT 23:2)

La repentina muerte de Sará fue al parecer una de las cosas más difíciles que le sucedieron a Abraham, debido a que justo en ese instante, Abraham llegó a la máxima perfección cuando logró atravesar con éxito la prueba del sacrificio de Itzjak. Y de repente, después de tan alta elevación espiritual cayó a un pozo profundo de llanto y penuria.

Y la pregunta es ¿por qué la muerte repentina de Sará y la dificultad para enterrarla, no se cuentan entre las diez pruebas que tuvo que pasar nuestro patriarca Abraham?

La explicación es que las pruebas se basan en que el hombre debe actuar en contra de su naturaleza, pero Abraham no tomaba a las tragedias o dificultades como pruebas, sino a aquellas que se contradecían con su forma de servir a D-ios. La prueba para él, era si podía contradecir su naturaleza y sus tendencias para cumplir con el mandato Divino.

Un ejemplo de esto es la orden Divina del sacrificio de Abraham, donde debió ir en contra de su característica de misericordia y bondad, de acuerdo a la que obró durante toda su vida. Asimismo, Abraham temía que después de un acto como este, las personas se alejarían de él y no podrá ya realizar actos de bondad para con ellos ni acercarlos a D-ios.

Sin embargo, la muerte de Sará, si bien le causó mucho dolor y angustia, no le obligó a cambiar su naturaleza, al contrario, Abraham avinu creía con todo su ser que D-ios lidera todo lo que sucede, como ya a los tres años se dio cuenta que hay un líder en el mundo y sabía que todo lo que hace D-ios tiene una razón y es para bien.

“ELOGIAR A SARÁ Y LLORARLA”

La costumbre del mundo es que el hombre primero llora su pérdida personal, y se siente triste de que habrá un vacío en su vida, y luego lo elogia y habla de él ante el público en el entierro, y describe a ellos la falta que sentirán sin el ser querido a su lado, pero Abraham pareciera que cambió el orden, primero dijo palabras en su honor y luego lloró, ¿por qué?
Y la respuesta es que el dolor y sufrimiento de Abraham Avinu no es como el del resto de los hombres, el dolor de Abraham surgía por la falta que se produciría en el mundo con la muerte de Sará, debido a que Sará convertía a las mujeres y las acercaba a D-ios, y por eso Abraham viene primero a hablar sobre lo que hacía Sará y explicarle al mundo lo que faltará sin su presencia, y solo después llora su pérdida personal.

De aquí aprendemos cuanto tenemos que sentir la falta de gente que consagre el nombre de D-ios en este mundo, y que no hay que pensar que esto solo puede hacerse con un público grande, sino que cada uno puede santificar el nombre de D-ios ante los otros y traer la salvación.

3 thoughts on “Los días de Sara – Comentario a la parashá Jaiei Sara”

  1. Saludos cordiales y respetuosos. La verdad es que no comprendo esto de Sara; recibo sus correos y todos ellos me interesan mucho, porque aprendo y cuando hablo de religión me refiero con mejores bases.
    Hace algunos días me permití solicitarles que me indiquen o me expliquen el como fue que algunos profetas o siervos de Dios vivieron tantos años y puse como ejemplo a Matusalem. Y, también solicité información sobre cual era el calendario en que se regían los hebreos…Por favor, discúlpenme tantos interrogante y si a lo mejor les causo molestias.
    Que Dios, los bendiga y los guarde siempre. E.S.E.

    1. Shalom Eduardo, en el pasado la gente vivía más tiempo, incluso figura en la Torá gente que vivió 900 años, pero con el tiempo D-ios vio que esto los llevaba a pecar y acortó los años para que sean más significativos. Los judíos no creemos en Matusalem como un profeta. Nos regimos por el calendario judío que es lunar y solar a su vez.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.