¿TIENEN LOS PALESTINOS RAÍCES JUDÍAS?

0 Comments

¿Tienen los palestinos raíces judías? La pregunta puede sonar extravagante. Pero no sólo que muchos judíos y palestinos comparten ADN muy similar, sino que también hay numerosas costumbres e incluso nombres que se superponen.

Tsvi Misinai

Entre los que han investigado el tema está Tsvi Misinai, un empresario israelí que escribe y habla extensamente acerca de la conexión entre los palestinos y los judíos. Afirma que casi el 90 por ciento de todos los palestinos son descendientes de judíos que permanecieron en Israel después de la destrucción del segundo templo hace 2.000 años, pero se vieron obligados a convertirse al islam.

De acuerdo con Misinai, los antepasados hebreos de los palestinos eran habitantes de las montañas rurales que se les permitió permanecer en la tierra con el fin de suministrar Roma con el grano y aceite de oliva.
Mientras Misinai es un defensor de esta teoría, él no es el único académico o incluso figura política para reclamar una conexión judía para los palestinos. El primer presidente de Israel, Yitsjak Ben-Zvi, así como el ex primer ministro David Ben Gurión, escribieron varios libros y artículos sobre el tema.

Ben-Tzvi sugirió que hubo judíos que se quedaron en la Tierra de Israel “amando tanto la tierra que estuvieron dispuestos a renunciar a su religión”. Su referencia es un edicto del año 1012 por el que el califa el-Jakim ordenó a los no musulmanes a convertirse al islam o salir del país. El decreto fue revocado tan sólo 32 años más tarde, pero ya era demasiado tarde para la mayoría de los conversos. Sólo el 27 por ciento regresó al judaísmo abiertamente e incluso se mantuvo como Musta’arabi (culturalmente y lingüísticamente árabe).

La periodista Rachel Avraham, quien trabaja para el canal 2 de Noticias de Israel, afirma que los judíos efectivamente se convirtieron al islam, pero que esto ocurrió mucho más recientemente – a principios de la década de 1900, bajo el gobierno de los turcos otomanos. Ella cita una entrevista confidencial con un hombre palestino residente en Jerusalén que dice que el empuje a la conversión fue una respuesta por el sultán otomano después que Teodoro Herzl le informara de las intenciones del movimiento sionista sobre la Tierra de Israel. “Esto hizo que el Sultán se volviera loco y quiso asegurarse de que no pasara, a pesar de que se abstuviera de expedir un decreto formal de conversión”, escribe Abraham.

También menciona una familia judía sefardí que viven en Bayt Itab, cerca de Bet Shemesh, que empezó a celebrar las oraciones del viernes “tanto el viernes como el sábado, de modo que los otomanos se dejaron engañar en la creencia de que no eran judíos”. Añade que los palestinos locales usan la expresión “es un Cohen” para referirse a alguien que es prudente. “¿Por qué utilizan ese término [cuando] la mayoría de los palestinos no saben lo que es un Cohen?”

Si sus raíces judías se remontan a 100 o a 1.000 años, Ben-Gurión fue hasta tan lejos para establecer un grupo de trabajo encabezado por Moshé Dayán para desarrollar maneras de “judaizar” a los beduinos, enseñándoles acerca de la vida judía moderna, con el objetivo de su integración con el pueblo israelí – si no lo es religiosamente, pues étnicamente. El programa fue abandonado finalmente cuando Dayán convenció a Ben Gurión que la idea podría alterar el mundo islámico.
Más recientemente, el rabino israelí Dov Stein ofreció su propia estimación que hasta un 85 por ciento de los palestinos en el lado oeste del río Jordán son descendientes de judíos.

Misinai elabora en su tesis sobre las raíces judías de los palestinos en su libro de 2008, titulado “Un hermano no alzará su espada contra su hermano”. Afirma, por ejemplo, que el acuerdo de cooperación de 1919 entre el emir Faisal y Jaim Weizmann, que más tarde se convertirá en el primer presidente de Israel, se basaba en un patrimonio común.

“Las proclamas de Faisal sobre el parentesco con los judíos eran más que palabras”, dice Misinai. “La línea paterna de Faisal fue Hachemita … pero la madre de su abuelo materno, el rey On, era descendiente de una familia de judíos conversos forzados al islam que emigraron a la orilla oriental del Jordán, regresando más tarde a uno de los pueblos al oeste del Jordán. A diferencia de hoy, cuando Faisal estaba creciendo, el origen judío de la madre de su abuelo era conocido y no hizo un gran esfuerzo para ocultarlo”.

De hecho, Misinai dice que “más de la mitad” de los palestinos conoce sus raíces judías, que incluyen un tipo de tradiciones judías como encender velas en la noche del viernes, los siete días de duelo (frente a los tres habituales en la mayoría de las comunidades islámicas), la circuncisión en el octavo día (Brit Milá), e incluso usar tefilín (filacterias). Esto último se realizó generalmente por alguien que estaba enfermo, especialmente por aquellos que sufren de dolores de cabeza. El Tefilín de la Cabeza sería colocado en la frente, con las correas envueltas alrededor de la cabeza de la persona y apretándolas. Por desgracia, hoy en día, “que no sea entre unas pocas personas, el verdadero significado de los Tefilín se ha perdido”, dice Misinai.

“Varios palestinos han pasado por la conversión formal”, agrega Misinai, mientras que otros han tomado algunas prácticas judías y “dicen que no es necesario convertirse, puesto que saben que ya son judíos”. Varias familias palestinas poseen antiguas Janukiot que utilizan a mediados de invierno, por lo general alrededor del tiempo de Janucá, dice Misinai. Algunas casas tienen en el dintel de la puerta muescas para una mezuzá (aunque el pergamino en sí suele faltar).

Entre los más conocidos palestinos de ascendencia judía hay varios grandes clanes en las colinas cerca de Hebrón y entre los beduinos en el Negev. No sólo conocen su patrimonio, sino que “incluso tienen árboles genealógicos que documentan sus raíces … sus vecinos los llamaban ‘los judíos’, a pesar de que eran técnicamente tan musulmanes como cualquier otra persona”, dice Misinai.

En uno de los pueblos del área de Hebrón, un líder tribal describe la historia judía de su clan. En una salida de la tesis principal de Misinai, Muhammed Amsalem explicó en una entrevista con Aharon Granot, de la revista Mishpacha, que “nuestros mayores nos dicen que nuestros antepasados llegaron a estas tierras durante la Inquisición española, a través de Marruecos y se establecieron en Ramle. Entonces, los mamelucos les obligaron a convertirse al islam, y se trasladaron a la zona sur de Hebrón”.

El antiguo nombre del clan de la familia Amsalem – Maajamra – significa “enólogo”, un comercio que está prohibido por el islam. Debido a que la conversión de los Maajamras fue relativamente tarde en la historia, se han conservado más costumbres “secretas”. Un hombre en el clan Amsalem tiene un pequeño libro de los salmos hebreos con el que sigue rezando hasta el día de hoy.

En 1982, los líderes de la aldea palestina de Bidya ofrecieron alistarse en el ejército israelí para luchar en el Líbano. “El origen judío de muchos de los clanes de Bidya es un hecho bien conocido, incluso hoy en día”, dice Misinai.

Misinai una vez entrevistó a un líder beduino que dijo que su pueblo “no tuvo más remedio que convertirse. Esto fue hace siglos. Recuerdo que mi madre y mi abuela nunca encendían fuego los sábados y tenían una mikve especial”(un baño ritual).

Incluso en Gaza, hay palestinos de ascendencia judía, dice Misinai – incluso más que el 90 por ciento que afirma para el resto de la región.
No todo el mundo está de acuerdo con las ideas de Misinai. El arqueólogo estadounidense Eric Cline informó en su libro “Jerusalén sitiada” que los historiadores “por lo general han llegado a la conclusión de que la mayoría, si no todos, los palestinos modernos están probablemente más estrechamente relacionados con los árabes de Arabia Saudita, Yemen, Jordania y otros países [y que] los mayores movimientos de los árabes en la región se produjeron después de 600 CE. “El Sherif Hussein, el Guardián de los Santos Lugares islámicos de Arabia, ha declarado que los antepasados de los palestinos han estado en la región solo 1.000 años.
Escribiendo en la prensa judía, Rachel Avraham añade que, según otros estudiosos, “a raíz de la Peste Negra y las Cruzadas en 1517, sólo 300.000 personas se quedaron en la Tierra de Israel, de los cuales 5.000 eran judíos … muchos de los antepasados de los palestinos modernos llegaron a finales del período otomano y a principios del Mandato británico. Solo durante el período del Mandato Británico, 100.000 árabes de los países vecinos emigraron a la Tierra Santa”.

Misinai sigue sin estar convencido. Entre las pruebas de las antiguas raíces judías de los palestinos hay nombres – tanto de lugares como de apellidos. Poblaciones como Kfar Yasif, Kfar Kana y Kfar Yatta aparecen raramente en otros países de habla árabe, dice Misinai.

Yitzhak Ben-Zvi, en su libro de 1932 “Los Pueblos de Nuestra Tierra”, agrega que unos 227 pueblos y lugares al oeste del río Jordán tenían nombres que eran similares o iguales que las comunidades judías en los mismos sitios durante los tiempos del Segundo Templo. “Si, de hecho, los asentamientos judíos fueran habitados por personas completamente diferentes, no se habrían conservado los nombres en hebreo”, dice Misinai. Eso es lo que ocurrió en el lado oriental del río Jordán, señala.
El pueblo de Kawazbe, en el este de Gush Etzión, es considerado, tanto por los judíos como por los palestinos locales, una corrupción de Kuzeiba, el nombre original de Bar Kojba, que dirigió la rebelión contra los romanos hace casi 2.000 años. No lejos de allí, en un pueblo palestino cerca de la comunidad judía de Tecóa, un anciano de la aldea explica que su abuelo fue un judío que se convirtió al islam.

El Rabino Stein, de Israel, añade que “hasta hace unos 200 años, el pueblo de Galilea Sajnín era una ciudad judía con una sinagoga activa. Los turcos les presionaron a convertirse al islam, pero la gente de allí saben que son de origen judío”.

Luego hay muchos nombres de la familia que no tienen raíces árabes – como los Abulafia de Jaffa que descienden del judío cabalista español del siglo 13, el rabino Abraham Abulafia; los Almog de Jenin; y los Dawouda (de David) del clan de Hebrón. Misinai afirma que incluso hay unos 4.000 conversos forzados al islam que viven en Jordania con el nombre hebreo Cohen.

En 2011, Misinai produjo una película corta, en la que demuestra visualmente algo de lo que escribió en su libro. En la película, hay visitas a pueblos y ciudades palestinas, donde la estrella de David judía todavía se puede ver en las casas y edificios públicos.

Otra pista se puede encontrar en el lenguaje. Ya en la década de 1890, el Instituto de Investigación de Israel informó que el dialecto árabe palestino contiene muchos términos y palabras que no se encuentran en el árabe estándar, sino que parecen más bien como resultado de la integración en él del hebreo y el arameo (el arameo era la lengua hablada por muchos de los judíos en el mundo antiguo y es el lenguaje en qué está escrito el Talmud babilónico).

Los eruditos creen que estos “judíos ocultos” de la Tierra de Israel hablaron exclusivamente arameo hasta tan recientemente como en los días de las cruzadas y, en 1974, los residentes de una aldea palestina en el sitio de la antigua Ofra bíblica eran cristianos que hablaban arameo. ¿Por qué es importante? No-judíos que se convirtieron al cristianismo en sus primeros días, probablemente habrían hablado griego. Un grupo que se adhería al arameo sería más probable que tuviera raíces judías.
La comida es a menudo un indicio de raíces judías, y para muchos beduinos, los animales que no son casher están prohibidos. Además, como los fabricantes de matsá israelíes ya han aprendido, alrededor del tiempo de la Pascua, las ventas de pan sin levadura en los pueblos y ciudades palestinas va por las nubes. ¿Es tan sólo el sabor de matsá lo que atrae a los palestinos o tiene más que ver con una antigua costumbre religiosa?
El registro genético proporciona la evidencia más sorprendente sobre las raíces judías de los palestinos. Un estudio realizado en 2001 por el investigador español Prof. Antonio Arnez-Vilna, en la revista Human Immunology muestra que los sistemas inmunes de los judíos y los palestinos están extremadamente cerca el uno al otro. Otro estudio, en 2002, encontró que sólo dos grupos en el mundo – los judíos ashkenazitas y los palestinos – eran genéticamente susceptibles a un síndrome de sordera hereditaria.

La Prof. Ariela Oppenheim, de la Escuela de Medicina de Hadassah, realizó un estudio genético internacional que respalda las conclusiones de una “sorprendente cercana” similitud genética entre judíos y árabes. Oppenheim dice que su estudio demuestra que tanto los judíos como los árabes en Israel están vinculados con los kurdos de Aram en Babilonia – el lugar de nacimiento del patriarca Abraham. “Está claro que somos de la misma familia”, declara Oppenheim.

En 2012, Harry Ostrer, profesor de pediatría y patología en el Albert Einstein College of Medicine en el Bronx, Nueva York, y Karl Skorecki, director de desarrollo e investigación médica en el Centro Médico Rambam en Haifa, determinaron que “la genética vecindaria más cercana de la mayoría de los grupos judíos eran los palestinos, los beduinos israelíes y los drusos (además de los europeos del sur, incluyendo los chipriotas)”.
La investigación de Ostrer sobre “Los Hijos de Abraham en la era del genoma”, publicado en octubre de 2012 en el American Journal of Human Genetics, muestrea 652.000 variantes genéticas de cada uno de los 237 individuos no relacionados entre siete poblaciones judías: iraní, iraquí, siria, italiana, turca, griega y ashkenazita. Estas secuencias se compararon con muestras de referencia de los no-judíos extraídas del Proyecto del Genoma Humano. Cada una de las poblaciones judías, descubrió la investigación, “formó su propio grupo distintivo”, lo que indica su ascendencia compartida y “aislamiento genético relativo”.

Si Misinai tiene razón, y si la evidencia científica, arqueológica y genealógica lo apoya, sin duda hay más por descubrir sobre sorprendente la historia judía de palestinos en el Medio Oriente.

One thought on “¿TIENEN LOS PALESTINOS RAÍCES JUDÍAS?”

  1. Um Rabino aqui da comunidade me falou, de que tem muita coisa vindo a tona. Muitas vezes quando pensamos que entendemos tudo, a história vem e muda todos os conceitos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.