FUNDAMENTALMENTE FREUND: El Abarbanel y el regreso de los Bnei Anusim

5 Comments

Por Michael Freund

2268014623Esta semana se conmemora el aniversario del fallecimiento de una de las más grandes figuras judías de los últimos cinco siglos, un hombre cuya erudición y servicio público fuera tan impresionantes que a pesar del paso de muchas generaciones, se sigue destacando en los anales de nuestro pueblo.

Fue el 29 de tishrei del año 5269 en el calendario hebreo (o 1508 en el gregoriano), que Isaac Abarbanel, rabino, exégeta y financiero real, regresó su alma a su Creador después de una carrera extraordinaria y turbulenta.

Al recordar a esta figura heroica, cuyas obras y comentarios bíblicos-filosóficos todavía se estudian hoy en día, vale la pena destacar una previsión profética que él hizo, que reiteró en varias ocasiones y que ahora, por fin sucede ante nuestros ojos: el regreso de los Bnei Anusim españoles y portugueses, o judíos conversos a la fuerza, al pueblo de Israel.

El Abarbanel, como se le conoce, nació en 1437 y creció en Lisboa, Portugal, donde demostró ser estudiante prodigioso, escribiendo complejos tratados filosóficos judíos cuando todavía era un hombre joven. Su intelecto y vasto conocimiento de varios temas, llamaron la atención del rey portugués Alfonso V, quién lo designó para servir como tesorero de la monarquía.

En 1483, tras la muerte del rey, el Abarbanel se enteró de un complot tramado contra él y huyó a España, donde reconstruyó su vida y una vez más fue cortejado por la realeza. El erudito, convertido en estadista, ayudó el rey Fernando y a la reina Isabel a financiar la guerra de Granada, que culminó con la derrota y expulsión de los moriscos musulmanes de Iberia después de siete siglos de ocupación.

Pero poco después, los monarcas españoles emitieron su Edicto de Expulsión infame en 1492, en el que se resuelve “para ordenar a dichos judíos y judías de nuestros reinos partir y nunca regresar a ellos.”

El Abarbanel no perdió tiempo en tratar de anular el decreto, pidiéndole al rey y la reina revertir el curso, pero ellos se negaron rotundamente.

En la introducción a su comentario al Libro de los Reyes, que completó poco después de salir de España, El Abarbanel describe de manera conmovedora el desastre que afectó a los judíos españoles.

“En el noveno año del reinado del rey de España”, escribió, “que coincide con el año judío 5252, el rey emitió un edicto en el que requiere a los judíos elegir entre la conversión o la expulsión de las tierras de España, Sicilia, Mallorca y Cerdeña. Cuando los judíos escucharon este edicto, inmediatamente lloraron y rasgaron su ropa con dolor, temiendo por sus vidas”.
“Y 300.000 de ellos se fueron”, continuó, “los hombres jóvenes y ancianos, mujeres y niños. Dejaron todo en ese fatídico día en las tierras del rey, agotados, y con el espíritu de Di-s delante de ellos viajaron en todas las direcciones”.

El exilio de los judíos españoles es un tema que volvió a relatar numerosas veces a lo largo de sus extensos escritos.
Como testigo de la destrucción que afectó a los judíos españoles, El Abarbanel también era muy consciente de la difícil situación de los Bnei Anusim (en hebreo, “los descendientes de aquellos que fueron coaccionados”), a quien los historiadores se refieren con el término despectivo “marranos” y que se vieron obligados a quedarse atrás cuando los judíos partieron.

Con gran pasión, afirmó en su exégesis bíblica que a pesar de las tribulaciones que sufrieron, los obligados a convertirse retornarían un día al pueblo judío de las profundidades del exilio espiritual y físico.

Por ejemplo, en su comentario al capítulo 20 del libro de Ezequiel, El Abarbanel señala que el crisol de las diásporas incluirá no sólo los que son parte de la comunidad de Israel, sino también aquellos que se vieron “obligados a abandonar la fe”, porque todas las ovejas de Dios “deberán regresar al rebaño”.

“En el fin de los días”, escribió, “el profeta previó que Di-s despertaría en los corazones de los Anusim el deseo de regresar a Él.”

Del mismo modo, cuando expone en el capítulo 30 del Deuteronomio, El Abarbanel es igualmente firme, declarando que llegará el momento en que los Anusim “volverán a Di-s en su corazón… Y cuando vuelven a Di-s y lo sigan… cada uno según su condición y su capacidad, él promete que el Di-s excelso les traerá cerca de Él “.

El Abarbanel, sin duda, escribió estas palabras para dar consuelo y esperanza a los Anusim, muchos de los cuales continuaron practicando el judaísmo en secreto y anhelaban regresar al pueblo judío.

Pero lo que hacen sus predicciones tan sorprendentes son las terribles circunstancias en que fueron escritas. Tenga en cuenta que él escribió estas palabras poco después de que todo su mundo, y que por sí misma la judería española, se había venido abajo.

Como resultado de la expulsión, la judería española en toda su gloria había sido destruida, dispersa a los vientos por el cruel decreto y los Anusim habían quedado atrás, aparentemente destinados a desaparecer.

Pero el Abarbanel estaba convencido, basado en su lectura de la Escritura, que, independientemente de lo imposible que pueda parecer, los Anusim no se perderían del pueblo judío en las profundidades del exilio.

Aunque el gran hombre no vivió para ver a su pronóstico llegar a buen término, ya que falleció en Venecia apenas 16 años después de salir de España, sus predicciones están haciéndose realidad, ya que un número creciente de Bnei Anusim en todo el mundo de habla hispana y portuguesa están regresando a sus raíces.

Tan notable como puede sonar, los descendientes de las víctimas de las conversiones forzadas y la Inquisición, están emergiendo de las sombras de la historia, llamando a nuestra puerta colectiva y tratando de ser recibidos de nuevo entre nosotros.

Shavei Israel, la organización que presido, ha estado trabajando con los Bnei Anusim durante casi 15 años, y creo que tenemos una responsabilidad histórica de llegar a ellos y facilitar su retorno.

Hace siglos, la Iglesia Católica dedicó enormes recursos para alejarlos del pueblo judío, y casi lo logró.

Nuestra tarea ahora debe ser llegar a ellos con la misma determinación y facilitar su retorno, al igual que El Abarbanel predijo.

El escritor es el fundador y presidente de Shavei Israel (www.shavei.org), organización que ayuda a las tribus perdidas y a comunidades judías ocultas a retornar al pueblo judío. Es la organización más grande y antigua en el mundo que trabaja con los Bnei Anusim y cuenta con emisarios en más de media docena de países.

5 thoughts on “FUNDAMENTALMENTE FREUND: El Abarbanel y el regreso de los Bnei Anusim”

  1. Toda mi familia lo somos, de padre y madre. No tenemos documentos pero esa información a pasado de padres a hijos durante siglos hasta el día de hoy, junto con tradiciones hogareñas que claramente son judías, tradiciones que no se plantearon nunca de donde venían pero si hemos crecido durante siglos de generación en generación sabiendo de donde venimos y lo que somos, judíos. Desde Toledo-España os mando un cordial saludo

  2. Por otra parte pertenezco a un pueblo de la provincia de Toledo cuyo pueblo se fundo en 1526 a través de carta puebla. Este pueblo se fundo y repobló en su totalidad con judíos conversos provenientes de Toledo y otras zonas de España. No solo mi pueblo sino también los de alrededor . todos estos pueblos compartimos los mismos apellidos, todos de origen judío como el mio y todos ellos. Llevamos siglos aquí sin mezclarnos con otras zonas de la provincia, no por guardar un linaje o la sangre si no por que esto fueron tierras remotas y la gente no salia de aquí por necesidad, aquí lo tenían todo para vivir tranquilos, y sabemos lo que somos

  3. Un relato impresionante de lo que pudo significar arrancarles de su hogar a miles de familias y partir herrántes. Amigo Freund quisiera saber si tengo ancestros judíos, me impacta sobre manera todo lo que pasa en Israel. Saludos desde Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.