Ahora que España otorgó ciudadanía a los judíos sefaradíes, Israel debe darle la bienvenida a los Bnei Anusim

6 Comments

Michael Freund, Chairman, Shavei Israel

Bnei-Anousim-in-Palma-de-Mallorca-271x300En algún lugar profundo en el inframundo, el Rey español Fernando y su esposa la reina Isabel, están seguramente muriéndose de rabia. Cinco siglos después de que los crueles monarcas expulsaron a los judíos del país en 1492, España finalmente aprobó la ley que ofrece ciudadanía a sus descendientes, dándole una mano a millones de personas alrededor del mundo con ascendencia judeo-sefaradita.

Israel debe notar este importante e histórico desarrollo, y corresponde al Estado Judío hacer lo mismo.

En una sesión que tuvo lugar el 11 de junio, la cámara baja del parlamento español finalmente ratificó la propuesta de ley, la cual se espera que abra el camino para cientos de judíos sefaradíes desde América del Sur hasta Turquía y más allá, a presentar pedidos para obtener la ciudadanía española, una vez que la ley entre en vigencia en octubre.

Incluso antes de que la ley sea aprobada, de acuerdo al diario español El País, había “una avalancha de consultas en los consulados españoles” por parte de judíos, respecto a la posibilidad de obtener el pasaporte español.

El movimiento de Madrid llega luego de que su vecina Portugal, la cual convirtió a la fuerza y expulsó a los judíos en 1497, aprobó una ley similar a comienzos de este año.

Por supuesto, lo que convierte a este desarrollo en irónico, es que la expulsión sucedió en parte porque España deseaba los bienes judíos, y ahora les da la bienvenida por la misma razón.

Sin embargo, más allá de sus motivaciones, los gobiernos en Madrid y Lisboa deben ser elogiados por el gesto. Estos son momentos trascendentales, en que están siendo tomados pasos tangibles para corregir las injusticias que fueron realizadas a los judíos de la península ibérica en el siglo XV.

En momentos en que el antisemitismo europeo crece, es renovador ver que hay estados europeos que realizan esfuerzos para darles la bienvenida a los judíos de forma tan abierta.

Ojalá que esto envíe una fuerte señal a otros países del continente, y resalte el hecho de que la conexión judía con Europa se remonta a siglos atrás.

No es necesario decir, que esta no es la primera vez en la historia en que una nación europea expulsa a los judíos para readmitirlos luego.

Bajo el Rey Edward I, la judería inglesa fue expulsada el 18 de julio de 1290 (Tishá veAv en el calendarío judío), y les permitieron retornar oficialmente en 1656 bajo Oliver Cromwell.

A comienzos del siglo XIV, durante menos de dos décadas, Francia expulsó a sus judíos, los readmitió y los volvió a expulsar.

A España le tomó muchos más siglos abolir el edicto de expulsión, el cual fue formalmente anulado el 16 de diciembre de 1968 o 476 años después. A pesar de esto, España ha realizado muy poco hasta ahora por llegar a un acuerdo con su pasado judío.

La era de oro de la judería española, sus contribuciones al arte judío, civilización y cultura, están prácticamente pasados por alto en el sistema educativo español, así como la expulsión de 1492 y los esfuerzos brutales de la inquisición de cazar a los cripto-judíos. Y sinagogas y estructuras, así como artefactos religiosos que fueron confiscados luego de que los judíos fueron expulsados, deben ser aún devueltos.

En cambio, hace ya unos años, España ha centrado sus esfuerzos principalmente en dirección al turismo y el comercio, tales como alentar la creación de la red de juderías, o los barrios judíos, a través del país, para atraer turistas judíos.
No hay duda que también hay un razonamiento económico tras la nueva ley de ciudadanía.

España ha sufrido enormemente desde la última crisis financiera global en el 2008. Su nivel de desempleo actual se encuentra en 22%, y un cada vez mayor número de jóvenes están emigrando del país.

La perspectiva de forjar de nuevo un vínculo con millones de personas potenciales de ascendencia sefardí, y el posible golpe de suerte que pudieran derivarse como consecuencia del aumento de la inversión y el turismo, fue seguramente tomado en cuenta por los legisladores en Madrid, al considerar el proyecto de ley de ciudadanía.

A raíz de la decisión española, el gobierno israelí debe adoptar una nueva estrategia y llegar a los Bnei Anusim, los descendientes de judíos españoles y portugueses que fueron obligados a convertirse al catolicismo en los siglos XIV y XV.

Arriesgándose ellos y sus familias, muchos de los Bnei Anusim continuaron practicando el judaísmo en secreto a pesar de la inquisición, transmitiendo cuidadosamente la identidad de una generación a otra. Sus descendientes pueden ser encontrados en todos los rincones del mundo de habla hispana – y portuguesa – y se estima que hay millones de ellos.

En Shavei Israel, la organización que presido, hemos visto un gran aumento en los últimos años, en los números de Bnei Anusim que desean reafirmar o sostienen que tienen identidad judía, en lugares lejanos como el norte de Portugal, Chile, El Salvador, Sicilia y Colombia.

Los Bnei Anusim son nuestros hermanos y, sin que sea su culpa, sus ancestros fueron arrancados de nuestro pueblo duramente. Se lo debemos a ellos, y a nosotros mismos, el fortalecer los lazos entre nosotros y traer de regreso al judaísmo a cuanto más personas posible.

Deben tomarse medidas para abordar las cuestiones burocráticas y religiosas innumerables que se interponen en su camino, para que la puerta al retorno de los Bnei Anusim finalmente pueda abrirse.

Después de todo, si España, que echó a sus ancestros, está buscando una forma de reconciliar a los descendientes de la judería ibérica, ¿no es momento que Israel haga lo mismo?

Este artículo apareció originalmente en The Jewish Week.

6 thoughts on “Ahora que España otorgó ciudadanía a los judíos sefaradíes, Israel debe darle la bienvenida a los Bnei Anusim”

  1. Bienvenidos a España. Este país hubiera tenido una historia diferente -y ahora estaríamos en una mejor situación en el mundo- de no haber ocurrido aquella injusticia con el pueblo judío. Un saludo desde España.

    1. “El Pueblo de Adonai en su Tierra, la tierra prometida” fuera de allí Dios no tiene trato con los hebreos. Lo de España es un engaño más que la historia en su debido tiempo divulgará.

      1. Shalom Jorge, D-ios se encuentra en todas partes del mundo y protege al pueblo judío donde esté, no solo en la tierra de Israel.

  2. Totalmente de acuerdo pero los requisitos de esta ley son absurdos pues le pide a personas que forzadas por circunstancias sus antepasados ocultaron su judaísmo y ahora no poseen un certificado judío demostrar tal situación y se cuestiona la conversión. ¿ entonces pienso que la deuda seguirá. Ellos tienen la lista de apellidos de los expulsados y tan ellos como nosotros sabemos quienes somos. Yo solamente por mi nacionalidad con pasar dos años en España ya puedo optar por la nacionalidad Española. Pero la quiero por ser descendiente de judíos y no solamente por ser costarricense y claro luego de ello deseo que Israel haga lo mismo.

  3. Yo tengo apellidos de origen judío y mi tatara abuelo era de España, me encantaría poder hacer parte de esta iniciativa, pero no tengo ni idea de lo que tengo que hacer.
    ¿Hay alguien que me pueda brindar asesoramiento?
    Yo… la verdad lo agradecería mucho.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.