Mi retorno al juda?smo – Esther (Shira) Calatayud Salvado

fotoNac? en Barcelona en noviembre. Mi padre era de all? y era orfebre. Su familia proced?a de Valencia y de Puerto Rico. Mi madre era de un pueblo de Tarragona que ni siquiera sal?a en el mapa, pero que en la Edad Media tuvo su peque?a comunidad jud?a, como est? reflejado en algunos libros y anales. Mi padre tom? la decisi?n de ir a Mallorca por motivos laborales pues hab?a mucha demanda de orfebres joyeros. Nos vinimos m?s tarde mi madre y yo. No tenemos m?s familia aqu?.

De peque?a, mi madre nos regal? una maguen David: ni una cruz ni una medalla: una maguen. Como el colegio del barrio era de monjas, nos obligaron a no llevarla m?s. Tanto mi hermana como yo nos acordamos perfectamente. Mi infancia transcurri? normal, y as? pens?bamos que lo que hac?amos en casa, todo el mundo lo hac?a…

Me hice mayor y estudi? filosof?a en la Universidad. Ten?a la mente muy inquieta. Pero no s?lo eso… yo cre?a en D’os y quer?a algo m?s… D’os e Israel, que siempre lo tuve muy presente.

As? que, despu?s de los estudios y de una operaci?n por una enfermedad de tiroides severa que me ha acompa?ado durante toda mi vida, tom? la resoluci?n de adentrarme en los estudios teol?gicos y de manera m?s radical, en lo ?nico que conoc?a y en lo que hab?a estado educada en el colegio: me met? en un convento para ser monja. Nimis padre ni nadie de la familia pisaban una Iglesia: fue un revuelo. Mi madre nome habl? en semanas y mi abuelo sufri? un ataque card?aco. No me prestaron dinero, as? que trabaj? unos meses para costearme el vuelo al noviciado en Granada, donde viv? dos a?os.

Y all? resumo como puedo mi primera manifestaci?n jud?a de la que a?n no fui del todo consciente. Tuve muchos problemas de antemano porque no conceb?a la idea de la trinidad, de un D’os dividido en tres, ni la cuesti?n de que una paloma hubiera dejado embarazada a una virgen. No me cuadraba. Pero, sobre todo, no le ve?a sentido que D’os pudiera convertirse en hombre. Rezar a estatuas y arrodillarme me superaba. Finalmente me “castigaron”: literalmente me prohibieron leer lo que llamaban el “Antiguo Testamento”,la Torah, Neviim y Ketuviim. Me dijeron que parec?a demasiado jud?a, no s?lo en eso, sino que en la convivencia con otras personas que no eran de mi familia me di cuenta de que no barr?an como hac?amos en casa, no lavaban la carne como lo hac?a mi madre y mi abuela, y m?s cosas… A?n as? segu? cuatro a?os hasta que comprend? que no era lo m?o. Un mapa de Israel, por cierto, me acompa?? en todas las ciudades donde resid?.

Decid? dejarlo, sin nada en el bolsillo, sin expectativas de trabajo. Ya hab?a probado con la ense?anza y no me gust?. As? que me puse a estudiar oposiciones y finalmente gan? una plaza como funcionaria. Mi vida transcurri? unos a?os, con pareja, un aborto indeseado, una separaci?n, y las superaci?n de enfermedades y accidentes de mis padres muy graves y que temimos por sus vidas (pues los m?dicos nos informaron que era probable que no salieran de aquella), pruebas que me acercaron de nuevo a Hashem y que vi como milagros. Como dice la Torah, D’os actua entre nosotros aunque no lo sepamos ver. En mi caso fue de manera muy evidente…

Un d?a, no s? por qu? (quiz? porque mi familia iba dejando este mundo) me puse a hacer el ?rbol geneal?gico de mi familia. Me puse en contacto con familiares y alg?n ?rbol ya estaba hecho. Busqu? en google por si alguien hubiera colgado en alguna web su ?rbol y estuviera conectado con el m?o: escrib? todos los apellidos que ten?a y… la primera sorpresa: todos me encauzaban a p?ginas de juda?smo, de marranos, de la Inquisici?n… Investigu? m?s. Compr? el libro verde de Arag?n. Consult? la “Cartas Puebla” de ocupaci?n de territorios en ?poca del rey Jaume I y vi que los pueblos valencianos de mis antepasados (abuelos) fueron ocupados en su mayor?a por jud?os. Mi familia se desplaz?de una importante juder?a de Arag?n (del pueblo de Tauste, en Zaragoza) a Valencia, despu?s de una conversi?n forzada. El nombre jud?o de la familia de una de mis abuelas era Atortox. Pero la b?squeda es complicada en archivos y requiere tiempo y dinero. Y opt? por hacerme un an?lisis de ADN, a mi y a mi padre, que confirm? que somos descendientes de conversos jud?os. Tengo el certificado y familiares actuales con el que compartimos un mismo ancestro y todos son jud?os y levitas.

A partir de all?, con todo lo que hab?a sido mi vida sent? la necesidad urgente de contactar con una comunidad jud?ay como yo hab?a ido al instituto con Pepa, cuyo hermano es el rabino Nissan Ben-Avraham, me puse en contacto con ?l porque necesitaba respuestas.Y as? fue como empec? a ir ala Sinagoga de Palma.

No siempre me ha resultado f?cil. S? que no soy perfecta, pero s? que Hashem me quiere y en contra de todas las dificultades quiere que yo haya regresado. M?s de un rabino, en internet, me ha comentado que cuando es tan fuerte este sentimiento es que tus ancestros est?n clamando para que regreses y repares lo que ellos no pudieron. He tenido muchos problemas, pero Hashem lo hizo posible. Fue Su voluntad.

Me gustar?a que todos pudieran ver, como yo he visto en mi vida, c?mo Hashem act?a de manera a veces escondida. Y, aunque muchas veces es con dolor, todo es para bien.

5 thoughts on “Mi retorno al juda?smo – Esther (Shira) Calatayud Salvado

  • February 25, 2015 at 6:09 pm
    Permalink

    les agradeceria me contactasen con el rabino que orientoi al retorno a la familia judia a esta joven espa?ola tengo muchas preguntas que hacerle seria un regalo para mi a mis 80 a?os haber encontrado la verdad al final del camino sahlom joaquin

    Reply
  • February 26, 2015 at 8:02 pm
    Permalink

    Bienvenida a tu familia que te esperaba…Mis antepasados tambien son de Zaragosa, y el apellido de una familiar es Tarragon…vivo en Israel y naci en el seno de una familia sefaradi que habla lladino, y me imagino que bien podria estar en tu lugar,por eso me identifico con tus experiencias.Un abrazo y estoy segura que cuanto mas aprendas de nuestros valores mas te sentiras orgullosa y alegre de haber descubierto tus raizes.

    Reply
  • February 29, 2016 at 8:13 pm
    Permalink

    Hermosa historia Shira, muy similar a la m?a, Baruj Hashem! Porque nos ha permitido regresar a nuestras ra?ces, a nuestra herencia, a nuestro pueblo.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.