Consejos para padres

משפחה-זוג-תינוק-שמחPor Rabino Yitzjak Abud

En una ocasión, un padre le mostró a Rab Yaacob Kamenetzki, cómo le enseñaba a su hijo a caminar. Se paró a unos dos metros de su hijo y le dijo, “acércate y te daré este caramelo”. Cuando el niño se acercó, el padre se alejó un poco más para que el chiquito dé unos pasitos más. Al pretender hacer lo mismo una tercera vez, el Rab le dijo, “ya dale el dulce, no le enseñes a mentir para enseñarle a caminar”. Es decir, el fin no justifica los medios. Eso sería enseñarle indirectamente a mentir.

En otra ocasión, el Rab visitó una escuela que dirigía su hijo. Notó allí, que la mezuzá en algunas aulas estaba colocada en la parte inferior del marco, por debajo de lo que establece la ley. Le llamó la atención a su hijo y éste argumentó, “la ponemos ahí porque así los chiquillos pueden darle un beso a la mezuzá”. Le respondió su padre, “no se debe hacer algo en contra de la ley para que le den un beso, mejor pongan un banquito para que se suban a darle un besito – y si no le dan, no pasa nada”. En otras palabras, se debe mantener el estatus de la Torá aun si eso es una pequeña incomodidad para los niños, porque si no, aprenderán que la Torá se puede acomodar a nuestras necesidades.

De esta historia, aprendemos también cómo los grandes jajamim no se dejaban sobornar por alguna relación familiar- u otra cosa- si se tenía que llamarles la atención.

Un último consejo: si el hijo pide algo que no se puede pagar, el padre no debe decir, “no lo podemos pagar”, mejor que diga “no lo necesitamos”. El motivo es porque no se recomienda que el niño piense que el padre es un fracasado o alguien a quien lo explotan en el trabajo y no le pagan lo suficiente, o algo similar. Eso podría generar “desprecio” de sus padres ante sus ojos. Esta sugerencia, también nos hace hincapié de la importancia de enseñar que no todo se necesita- ¡excelente!

Basado en las palabras de Rab Moshé  Lieff

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *