Emisario de Shavei Israel participa en el aniversario no.400 del Cementerio Judío de Holanda

0 Comments

Por Brian Blum

Rabbi-Salas-in-cemetery-300x231En 1536 Portugal expandió la inquisición española a su territorio, dirigiéndose a judíos que se habían convertido al catolicismo para escapar la persecusión, pero que eran sospechosos de seguir practicando el judaísmo en secreto. Muchos de estos Anusim (cripto-judíos, conocidos como conversos o marranos) escaparon de España hacia Portugal, y cuando la inquisición los persiguió, se escaparon nuevamente, esta vez a Holanda, donde afortunadamente fueron bienvenidos y les permitieron reiniciar sus vidas. La seguridad que sintieron en Amsterdam, en particular, permitió a las nuevas comunidades judías practicar nuevamente el judaísmo en forma completa y abierta.

En 1614, el primer cementerio judío fue establecido en Amsterdam. El cementerio celebró sus 400 años el último diciembre, y el Rabino Elisha Salas, emisario de Shavei Israel para los Bnei Anusim de Portugal, fue invitado a asistir a los festejos.

Para el Rabino Salas, quien se encuentra ubicado en Belmonte, Portugal, y trabaja con los Bnei Anusim, algunos de los cuales solo ahora están descubriendo sus raíces, fue una inspiración ver como anusim hace cientos de años atrás encontraron libertad para abrazar su herencia.

“Uno podría pensar que, debido a la enorme fuerza de la inquisición, los anusim que se escaparon a Amsterdam debían continuar escondiendo su nombre judío¨, dice. ¨¡Pero lo que vi en el cementerio de Amsterdam y en los fundadores de la sinagoga y comunidad judía, no eran nombres alemanes sino portugueses!¨

Las celebraciones incluyeron plegarias en la Esnoga (sinagoga portuguesa de Amsterdam que fue fundada en 1671), una visita al museo judío y una visita a la biblioteca Etz Chaim que pertenece a la familia Montezinos.

Antonio de Montezinos fue un viajero portugués y Marrano que en 1644 convenció a Menashé ben Israel, Gran Rabino de Amsterdam, de haber encontrado a una de las Diez Tribus Perdidas en la selva del Ecuador. Esto resultó en el libro La Esperanza de Israel, que se convirtió en un bestseller en 1655.

Lo mejor del fin de semana, por supuesto, fue la visita al cementerio. El Rabino Salas plantó allí un olivo que trajo consigo desde el pueblo de Alentejo en Portugal. ¨El olivo es un símbolo de unión entre el pasado y el presente, entre Portugal y Holanda¨, explica. El olivo tiene un significado particular para el judaísmo. ¨Es mediante el mismo que extraemos el aceite para las velas de shabat y jánuca que nos iluminarán en esta próxima festividad en Belmonte… y en el mundo¨.

Al término de la visita, el Coro Sefaradí de Amsterdam homenajeó al grupo con canciones que recuerdan la larga historia de los judíos tanto en Portugal como en Holanda. El Rabino Salas se conmovió profundamente. ¨Su hermoso canto nos transportó a todos a nuestra amada Israel, con la antigua fe que nos mantiene a lo largo de nuestros viajes en tantos países y durante tantas épocas¨, dice.

La historia de los Bnei Anusim de Amsterdam, los cuales reclamaron su herencia luego de ser expulsados de sus casas en Portugal, y que influenciaron tan orgullosamente el desarrollo económico e intelectual de muchas de las tierras donde se acentaron los holandeses en los siglos siguientes, es sumamente inspirador. Cuánto más para los Bnei Anusim de hoy en día, quienes con la ayuda del Rabino Salas, tienen la oportunidad de hacer historia nuevamente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.