Adhesi?n – Comentario a la parash? de Vaetjan

parasha45_vaetjanan-300x195

Por Rabino Nissan Ben Avraham

Vivos

En el cap?tulo cuarto del libro de Dvarim nos encontramos con un vers?culo muy interesante: ?y vosotros, quienes os adheristeis al SE?OR vuestro D?, est?is hoy todos vivos?.

En primer lugar, se refiere a lo que dicen los vers?culos anteriores, que al llegar a los llanos de Moab hubo muchas personas que pecaron con la idolatr?a de P?or junto con la prostituci?n provocada por los midyanitas y los moavitas, y todos aquellos que cometieron aquellos graves errores murieron en una peste repentina, hasta que Pinj?s ataj? el castigo al matar a Zimr?, uno de los l?deres de Shim??n, y a Cozb?, la princesa midyanita. As? pues, todos aquellos que pecaron, murieron. Pero vosotros, contin?a Mosh?, vosotros est?is todos vivos el d?a de hoy.

Visto as?, el vers?culo solo explica que los que sobrevivieron por no haber cometido los pecados, son los que ahora est?n escuch?ndole, los que dentro de poco podr?n entrar a la Tierra Prometida.
Necesitamos tan solo un poco de esfuerzo para darnos cuenta que hay mucho m?s, escondido en el vers?culo.

La adhesi?n

Estamos hablando de adhesi?n. Esta palabra, refiri?ndose a la relaci?n entre el Creador y parte de la humanidad, parece algo incongruente, algo dif?cil de llevar a cabo. Y, sin embargo, aparece aqu? como una meta, una obligaci?n, ya que en otros lugares, en Deut. 10:20; en 11:22 y en 13:5, aparece en imperativo.

Se pregunta el Talmud ?c?mo es posible adherirse a la Presencia Divina, si es fuego ardiente? Se refieren, en realidad, a que la Presencia Divina es insustancial y por lo tanto no podemos adherirnos a ella.

La respuesta del Talmud es que al procurar acercarse a los Sabios, tanto en matrimonio como en negocios favorables a ellos, etc., de este modo nos adherimos al Creador. Ya que el hombre tiende a ser influido por lo que le rodea, por sus negocios, por sus puntos de vista y, de hecho, casi por todo lo que se pone en contacto con ?l. Por lo tanto aquel que se acerca a los Sabios en todos los aspectos de la vida, estar? m?s y m?s cerca del camino correcto. Y no tan solo en temas religiosos, sino incluso en temas profanos y de negocios, ya que los Sabios deben darnos ejemplo positivo en todos los aspectos.

Responsabilidad de los l?deres

De aqu? se desprende la enorme responsabilidad de los l?deres espirituales, los Sabios, ante el Pueblo y ante el Creador. Para ellos, un lev?simo desliz se convierte en una ?profanaci?n del Nombre Divino? a quien representan en ?ste Mundo. No se le permiten al Sabio comportamientos vulgares y, seg?n su nivel ante el p?blico, se exige de ellos llegar a la m?xima perfecci?n. Hasta el punto de que el Talmud cita un vers?culo del libro del profeta Mal?aj? (Malaqu?as 2:7) ?buscar?s Tor? de su boca, porque es el ?ngel del Se?or de los Ej?rcitos?, diciendo: si tu maestro se parece a un ?ngel del Se?or de los Ej?rcitos, puedes aprender Tor? de su boca, y si no, no. O sea, que el Sabio debe llegar a parecerse a un ?ngel en su comportamiento.

Solo entonces entendemos el tema de la adhesi?n. Se trata de una persona, el Sabio, que se ha convertido en el representante, el delegado del Creador ante el resto del Pueblo. Quien lo ve, quien habla con ?l, quien se relaciona con ?l en cualquier aspecto, tiene la clara sensaci?n de tocar el cielo, de estar en contacto casi directo con el mism?simo Creador.

Comparando los Sabios con el Creador

Rab? Shim??n el Pacul? estuvo explicando una part?cula de la frase en hebreo, una conjunci?n, que normalmente sirve para se?alar el complemento directo, la palabra ?et? (??), cada vez que aparece en la Tor?, d?ndole un nuevo significado, ya que la misma palabra puede significar tambi?n la conjunci?n ?con?. As? explicaba, por ejemplo, que ?Al principio cre? D?ios al cielo y a la tierra?: el cielo, con todos sus ej?rcitos, y la tierra, con todos sus ej?rcitos. Y as? fue pasando de vers?culo en vers?culo hasta que lleg? al que dice ?al Se?or tu D?ios respetar?s?, que no supo c?mo explicarlo seg?n su teor?a, y por lo tanto se retract? de todo su trabajo. Pero vino Rab? Aquiva y dijo que tambi?n este vers?culo pod?a ser explicado seg?n su teor?a, ya que junto con el Creador debe respetarse tambi?n a los Sabios.

Es este un grado muy alto, en efecto, y no todos somos capaces de llegar ni a las suelas de los zapatos de unas personas que no se desconectaban ni un solo momento del estudio de la Tor?, del amor y el temor al Creador. Para nosotros, el ?nico modo de adherirnos al Creador es al adherirnos a estos Sabios.

Muchos de ellos siguen vivos en nuestra memoria colectiva a trav?s de sus ense?anzas y sus libros, y por lo tanto podemos y debemos adherirnos a los ?manantiales de salvaci?n? y extraer agua cristalina de sus actos, tanto las ense?anzas directas como las indirectas, y de esta manera, de modo indirecto, nos adherimos al Creador.

Resurrecci?n

Al hacerlo, nos convertimos en personas verdaderamente vivas, ya que la esencia de la vida es cuando sacamos de nuestra existencia el m?ximo y ?ptimo provecho, en todos los aspectos.

Muchos creen que ?vivir? es hacer extravagancias, probar experiencias excitantes aunque (o precisamente cuando) vayan en contra de las normas ?ticas. Pero esto no es la verdadera vida, ya que en este caso disfrutan solo de la novedad excitante, y cuando la repiten dos o tres veces ya no les interesa m?s, mientras que la verdadera vida pasa a su lado sin que se enteren.

El contacto con el Creador proporciona la m?s amplia gama de est?mulos, en todos los aspectos de nuestra vida, que, al experimentarlos correctamente, nos proporcionan una satisfacci?n que no se ve limitada con el tiempo y la ?rutina?. En los ?ltimos dos mil, o dos mil quinientos a?os, desde la destrucci?n de nuestro Templo de Jerusal?n (hay diferencias entre la destrucci?n del Primero y del Segundo), nos hemos autolimitado a conservar lo que ten?amos, sin grandes posibilidades de ampliar los campos de actuaci?n: ?desde la destrucci?n del Templo no tiene el Creador m?s que los cuatro codos cuadrados de la halaj?? (Talmud, Brajot 8a). Pero desde que el Pueblo de Israel comenz? su Retorno a la Tierra de la Profec?a, como hab?a sido profetizado en Deut. 30, los campos de actuaci?n se van ampliando m?s y m?s y el organismo nacional recobra una vida que hab?a quedado adormecida.

Regresamos a la vida: resucitamos. Podremos ahora participar en m?s campos de actividades que nos acerquen al Creador, que nos proporcionen esta vida tan anhelada, esta adhesi?n tan necesaria.

One thought on “Adhesi?n – Comentario a la parash? de Vaetjan

  • August 4, 2014 at 4:27 pm
    Permalink

    Que hermoso! Y como acercarme al Rey del Universo cuando vivo en una ciudad donde no hay sinagoga?

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.