La fiesta de disfraces

Por el Rabino Itzjak Aboud1

La naturaleza que apreciamos en este mundo representa el ?disfraz? del Creador. Es decir, D-s est? escondido bajo un manto de naturaleza. Esto se manifiesta tanto en las creaciones f?sicas que contemplamos d?a a d?a, como a lo largo de la historia. El que quiere puede regirse bajo las llamadas ?leyes naturales? y no percibir milagro alguno en todo lo que le rodea. Sin embargo, aquel que lo desea, puede fijarse detr?s del disfraz y ver en cada cosa y en cada situaci?n una mano que gu?a, protege y dirige hacia cierto destino. Lo menos inesperado se materializa y se concreta- dos maneras de verlo: D-s todopoderoso, omnisciente y omnipresente o, ?naturaleza?. Tanta ceguera espiritual existe en el mundo, que la gente se exalta cuando percibe las maravillas de la naturaleza y no se contiene, la llama ?Madre Naturaleza? (con may?sculas), como si se tratase de un ser viviente y pensante.

Sin embargo, ?c?mo podemos percibir a D-s? Regresemos a la analog?a de la fiesta de disfraces: Si estudio detenidamente a alguien disfrazado de camello, por ejemplo, y reconozco que detr?s de ese disfraz se halla mi amigo Fulano, no lo llamar? camello. Lo llamar? por su nombre, me dirigir? a ?l como si no tuviese el disfraz. No tengo que seguirle el juego. S? que es ?l. Ya lo estudi? y analic?; me fij? c?mo habla y c?mo act?a. No tengo dudas, es Fulano. ?Cu?l es el chiste de seguir su jueguito? Todos se dirigir?n a ?l como un camello, pero yo, que ya conozco todos sus secretos, s? la verdad, no me dejo impresionar por su excelente disfraz.

Lo mismo sucede con el bendito Creador: Si estudio y analizo todo y me doy cuenta que no hay nada m?s que ?l, me dirigir? a ?l como mi Creador, mi Padre, mi Rey. No cabe duda. Si creo que la naturaleza es de alguna manera independiente de ?l, har? todo lo posible para ganar dinero, para salir adelante, para triunfar, para ser exitoso; en resumen, no hay lugar para rezos. Pero para el creyente, todo es ?l, una manifestaci?n de Su Voluntad. Har? un esfuerzo normal, no en demas?a, no me ?matar?? trabajando, har? lo que se requiera como para que no parezca que me hace milagros abiertos porque s? que no estoy en ese nivel. Mientras m?s Lo conozco, m?s se quitar? Su velo, Su disfraz, Su m?scara porque no tiene caso seguir ?el jueguito?, s? que ?l est? detr?s de esa m?scara. Mientras m?s me eleve en mi fe en ?l, m?s se descubrir? ante m?, y ver? m?s claramente Su Mano. Todo depende de nosotros.

Basado en el libro de R. A. Tatz, ?M?scara del mundo?

One thought on “La fiesta de disfraces

  • June 8, 2014 at 4:44 pm
    Permalink

    Me encant? la publicaci?n, muy hermoso el relato, y realmente es lo que siento y pienso.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.