IOM HAATZMAUT (DÍA DE LA INDEPENDENCIA)

3 Comments

Por Rabino Nissán Ben Avrahamcd634993740156895681

GRACIAS

Es una fiesta, nueva sin duda. Pero es una fiesta. Y el motivo de la fiesta es, por supuesto, agradecerle al Creador por habernos salvado de grandes peligros que acaecieron después de la Segunda Guerra Mundial cuando los restos de la Judería europea que se reunía en la Tierra de Israel se vieron amenazados de nuevo por los estados árabes que los rodeaban y amenazaban con continuar la misión de los nazis exterminando a los judíos regresados.

El capítulo 107 de los Salmos habla de este tema, diciendo que la estancia de Israel en la Diáspora se asemeja a cuatro diferentes estados: el del viajante que se pierde en el desierto y se queda sin agua, el del prisionero en la cárcel, el del enfermo que llega a las puertas de la muerte y el del que se embarca y experimenta una tempestad marítima. En cada uno de estos casos, o sea, cuando un individuo sufre una de estas pruebas divinas, al llegar a buen puerto, al salir de la cárcel, al recuperar la buena salud y al salir del peligro del desierto debe agradecérselo al Creador ofreciendo un sacrificio de Agradecimiento en el Templo y alabando al Creador por su ayuda, en presencia de la Comunidad.

Uno de los principales detalles del Sacrificio de Agradecimiento, tal y como expresa la Torá en el libro de Vayicrá (Levítico 7:11-15), es que debe preparar cuarenta panes que luego consumirá antes de medianoche. Para poder cumplir con su deber, no tendrá más remedio que invitar a sus familiares y amigos, ante quienes relatará los pormenores del caso que le ha traído a tal celebración.

REGRESO ENTRE MISILES

Igualmente los que sean salvados por el Eterno de manos de los opresores, continúa el Salmo 107, y que hayan sido reunidos por Él de entre todas las naciones, del Este y del Oeste, del Norte y del Sur, también ellos deben agradecerle al Eterno por la salvación, con ofrendas (cuando se reconstruya el Templo) y con festines entre familiares y amigos, para relatar las maravillas que el Creador hace con nosotros.

El gran problema de siempre es que nos cuesta reconocer el milagro que nos ocurre, ya que dentro de él hay facetas que nos parecen negativas, difíciles, penosas. Pero para esto tenemos el capítulo 126 de los Salmos que nos dice que aunque nosotros estemos soñolientos y nos cueste reconocer las maravillas que el Creador hace con nosotros, de todos modos ahí están las otras naciones que se quedan impresionados, a veces con mucha envidia y celos, y reconocen en voz alta: el Creador ha hecho maravillas con ellos. Y entonces nosotros también nos damos cuenta de ello y somos capaces de agradecérselo.

Pero no es fácil, ya que hay muchos problemas en este regreso y en el proceso que se lleva a cabo. Lo hemos visto en pequeños ejemplos, cuando llegó la gran inmigración de Rusia y de los países del grupo de naciones que constituían la Unión Soviética, y de casi todos los judíos de Etiopía. El paso en sí llevaba muchos problemas de aclimatación, de fraudes, de abismos interculturales, pero nos maravillaba a todos el ver como salían aviones en plena Guerra del Golfo y aterrizaban en el aeropuerto de Ben Gurión, entre los proyectiles iraquíes.

LA RUTINA JUDÍA

La sicología humana dice que no podemos vivir con el desorden, con cosas incoherentes, con milagros. Queremos vivir una vida rutinaria y cuando nos sacan de la rutina nos molestamos. Pero el Pueblo de Israel no es un pueblo rutinario.

Al contrario, es un pueblo que en el pasado estaba muy acostumbrado a los milagros hasta que se convertían en su rutina. La destrucción del Templo y una larga Diáspora nos alejó de esta rutina, pero estamos llamados a regresar a ella, y para empezar debemos saber reconocer los milagros, pequeños y mayores, actualmente ‘disfrazados de naturaleza’, que siguen envolviéndonos.

Solemos decir, y es cierto, que la palabra ‘judío’, que es el gentilicio de Judea, proviene de su fundador Judá hijo de Yaacov. Al otorgarle el nombre, su madre declaró: “ahora agradeceré al Señor”, siendo Yehudá un derivado del verbo ‘lehodot’ – agradecer. Por lo tanto el judío es el hombre cuya rutina es pasearse por el Mundo del Creador agradeciéndole por cada pequeño milagro, tanto si es natural como si es sobrenatural, en las múltiples ‘bendiciones’ que establecieron los sabios antes y después de comer y ante cualquier otro goce.

Los Sabios contemporáneos establecieron recitar el “Halel” (Salmos 113-118) en el día de la Independencia (la verdad es que no entiendo por qué algunos rabinos se empeñan en no recitarlo, o en recitarlo sin sus bendiciones), para agradecer al Creador el gran honor que nos ha dado al ‘plantarnos’ en esta fantástica generación que presencia el regreso del Pueblo a su Patria y, por ende, del comienzo del regreso de la Shejiná a Su Casa.

3 thoughts on “IOM HAATZMAUT (DÍA DE LA INDEPENDENCIA)”

  1. !Felicidades por esta celebracion de independencia ! que Jehova los siga bendiciendo,… honro a sus soldados caidos, honro sus espiritu de lucha, y les bendigo como gran nacion que son, y se que seguiran viendo milagros pequeños y milagros grandes….un saludo para ustedes….Shaloom.

  2. Como pueblo judío podemos sentirnos tentados de ser libres del pasado y presos del recuerdo. Pero no debemos olvidar que quién olvida su pasado pronto será preso de su presente.

    Un judío que vivía en la diáspora y de forma secreta tuvo un día que escoger en la libertad adorar al Eterno o la esclavitud de Negarlo. El eligió adorar al Eterno.

    Otro judío que vivía en Israel tuvo un día que escoger entre amar a su hermano y recoger una estaca de su tienda para que el otro recién llegado tuviera un espacio donde poner la suya. O simplemente dejar que Israel muriera y desapareciera. Al final el otro judío decidió que Israel viviera.

    Ambos Judíos adoraron al Eterno con actos diferentes.

    Un milagro llamado Israel.

  3. Bendigo al Pueblo de Israel amo este pueblo es El pueblo de nuestro salvador El Dios de los ejercitos Paz para Israel..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.