Genie Milgrom: Mis quince Abuelas

Nac? en una familia de la alta sociedad Cat?lica Romana de origen Espa?ol en la ciudad de la Habana en Cuba. Cuando ten?a 5 a?os, mi familia sali? hacia Miami, dejando atr?s no solo la Revoluci?n Comunista pero tambi?n sus negocios y casas.

?ramos solo una de tantas familias que llegaron a Miami en ese a?o. El a?o era 1960.

En Miami, mis padres me inscribieron inmediatamente en uno de los mejores colegios cat?licos en un ?rea donde casi no hab?a poblaci?n de origen cubano.

El deseo de mis padres era que nos asimil?ramos a la cultura americana lo m?s r?pido posible: hablar perfecto ingles y tener las mismas oportunidades que los ni?os americanos

Yo no tuve amigos de habla hispana por muchos a?os, fui una estudiante modelo del Colegio Cat?lico, zapatos blanco y negro, uniformes del estilo escoses, oraciones en Latin, misa todas las ma?anas y continuamente cantando en el coro de los velorios de los curas y las monjas.

Nunca pertenec? al grupo. Segu? a los dem?s, actuaba como ellos, rezaba en voz alta y sin embargo en el fondo no me sent?a parte de ello.

Alrededor de los siete a?os, asist? a un campamento de verano en donde conoc? a mi primera amiga Jud?a. Se llamaba Raquel.

Raquel llegaba con su propia comida y no se le permit?a comer nada de la comida que ofrec?an ah? .Todos los ni?os le hac?an burla, pero a mi me atra?a como una luci?rnaga a la luz. Me fascinaba estar con ella, me adher? a ella como pegamento.

Por muchos a?os solamente ve?a a Raquel en el campamento de verano, pero durante el a?o yo buscaba a?oraba lugares con otras personas Jud?as. Era muy dif?cil dadas las circunstancias de la sociedad protegida donde yo fui educada y criada. Pero ah? estaba la indagaci?n constante de un contacto con el Juda?smo. Era inexplicable, no ten?a ning?n sentido pero sin embargo ese sentimiento exist?a.

Read more