El padre sefaradí del sionismo

Por Michael Freund

El sionismo moderno es una creación ashkenazí, o por lo menos así la mayor parte de las personas piensan. Después de todo, la organización sionista mundial fue fundada en Europa en 1897 y dominada por judíos ashkenazíes, los cuales 19_Ottambién formaron las masas de pioneros que construyeron la tierra y luego declararon el establecimiento del estado.

Por lo que no debería sorprendernos que sea posible que leamos historias de la creación del movimiento sionista a comienzos del siglo XX, sin encontrar la palabra sefaradí más que al pasar.

Pero el ignorar la contribución de los judíos sefaradíes al retorno a Sión, es una grave injusticia, no solo a nuestros hermanos del este sino a la historia judía en sí misma. Si bien ha pasado sin ser notada, el rol de los sefaradíes en preservar el anhelo sionista a lo largo de los siglos, ha sido indispensable. Por ejemplo el rabino y poeta español del siglo XII, Rabi Iehuda HaLevi, cuyo poema “mi corazón está en el este” aún suena en la actualidad.

Mientras que su nombre puede no ser muy familiar para la mayoría de los israelíes, su legado intelectual estableció las bases para el renacimiento del moderno estado israelí.

A pesar de que nació en Sarajevo en 1798, los años formativos de Alkalai fueron pasados en Jerusalem, donde profundizó en textos antiguos y se impregnó de misticismo judío.

A los 27 años, le ofrecieron el puesto de rabino en la ciudad de Zemun, la cual actualmente forma parte de la capital Serbia de Belgrado. En ese momento, sin embargo, se encontraba en los límites del imperio Austro Húngaro y al borde de la serbia ocupada por Turquía.

El nacionalismo estaba en aumento en los Balcanes, serbios y demás se encontraban bajo la fuerte mano del control Otomano. Esto, tuvo un profundo efecto en el Rabino Alkalai, debido a que sus vecinos serbios deseaban la liberación y cada vez presionaban más para la independencia. Como dijo el Profesor Arthur Hertzberg en The Zionist Idea: A Historical Analysis and Reader: “las ideas de liberación nacional y restauración llegaron a la mente de Alkalai debido al ambiente que se vivía en su tiempo y lugar”.

En una década, en 1834, publicó un folleto, llamado Shmá Israel proponiendo algo que en ese entonces era considerado radical: crear colonias judías en la tierra de Israel como un preludio a la redención.

alk_00_001_s2En otras palabras, el Rabino Alkalai advocaba la acción humana para traer la emancipación judía nacional.

Esta noción, iba contra la sabiduría convencional, la cual creía que los judíos debían esperar pasivamente la llegada del mesías.

Sin embargo, él desarrolló el concepto, escribiendo más libros y panfletos y viajando por Europa para difundir el mensaje.

EN SU trabajo de 1845, Minjat Iehudá, el Rabino Alkalai escribió, “en la primera conquista, bajo Iehoshúa, el Todopoderoso trajo a los hijos de Israel a una tierra preparada: las casas estaban llenas de cosas útiles, sus aljibes tenían agua, y sus viñedos y olivos estaban llenos de frutos. Esta nueva redención será – desgraciadamente, por los pecados – diferente: nuestra tierra está llena de basura y desolada, y deberemos construir casas, cavar pozos de agua, plantar viñedos y olivos”.

“La redención”, escribió, “debe venir de a poco. La tierra debe, por grados, ser construida y preparada”.

Para lograr esto, el Rabino Alkalai sugirió cosas novedosas y sumamente proféticas, las cuales incluían lanzar un fondo nacional para comprar tierras en Israel, la creación de una “Gran Asamblea” que se encargue de los asuntos judíos nacionales, y la intensificación de los esfuerzos por revivir el hebreo como idioma de conversación.

En el momento en que varios judíos estaban comenzando a desesperarse luego de siglos de persecución, el Rabino Alkalai ofreció una esperanza concreta.

Más importante aún, subrayando medidas prácticas que los judíos podían tomar, confirió facultades a judíos de todo el mundo para que se involucren en un acto nacional de auto-redención el cual engendraría la misericordia Divina. En 1874, a los 76 años, el Rabino Alkalai y su mujer realizaron aliá, asentándose en Jerusalem para cumplir su añorado sueño. Cuatro años después falleció.

Observando sus ideas, podemos darlas por sentado fácilmente, debido a que muchas se han vuelto parte de nuestra realidad. Pero esto solo subraya el gran éxito del Rabino Alkalai, nosotros estamos meramente disfrutando de los frutos de su labor.

De hecho, la influencia de estos sabios sefaradíes puede haber sido mayor de lo que conocemos.

En uno de esos curiosos giros del destino que incluso el más ingenioso novelista no hubiese imaginado, uno de los más fervientes discípulos del Rabino Alkalai, era un hombre llamado Simon Loeb Herzl, cuyo nieto, Teodoro, alteraría más tarde el curso de la historia sionista y judía.

¿Es posible que Simon Loeb volviera a su casa de la sinagoga en Shabat, sumamente emocionado por la prédica del Rabino sobre la necesidad de los judíos de dirigirse a Sión, y compartió esta pasión con sus descendientes? ¿Puede ser que las ideas que leyó en los escritos de su rabino hayan sido pasadas a su famoso descendiente? La respuesta a esta pregunta, como muchas otras, se ha perdido en la historia. Pero el impacto del Rabino Yehuda Alkalai, y de otros judíos sefaradíes, no pueden y no deben sufrir un destino similar.

Ellos tuvieron un rol central en el drama sionista, y les debemos a ellos preservar su memoria y la herencia que nos legaron, debido a que incluso más de un siglo después, las palabras del Rabino Alkalai tienen el poder de guiarnos e inspirarnos en nuestra misión nacional.

“Nosotros, como pueblo, somos adecuadamente llamados Israel”, escribió una vez, “solo en la tierra de Israel… a pesar de que esta aventura comenzará modestamente, su futuro será genial”.

4 thoughts on “El padre sefaradí del sionismo”

  1. Muy interesante por que siempre se habla del sionismo y se relaciona con los ashkenasim importante difundirlo
    muchas gracias

  2. Es muy importante conocer todos los detalles de la historia Judia y mas aun de personas que han influido en ella como el Rabino Alkalai.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.