Genie Milgrom: Mis quince Abuelas

Nac? en una familia de la alta sociedad Cat?lica Romana de origen Espa?ol en la ciudad de la Habana en Cuba. Cuando ten?a 5 a?os, mi familia sali? hacia Miami, dejando atr?s no solo la Revoluci?n Comunista pero tambi?n sus negocios y casas.

?ramos solo una de tantas familias que llegaron a Miami en ese a?o. El a?o era 1960.

En Miami, mis padres me inscribieron inmediatamente en uno de los mejores colegios cat?licos en un ?rea donde casi no hab?a poblaci?n de origen cubano.

El deseo de mis padres era que nos asimil?ramos a la cultura americana lo m?s r?pido posible: hablar perfecto ingles y tener las mismas oportunidades que los ni?os americanos

Yo no tuve amigos de habla hispana por muchos a?os, fui una estudiante modelo del Colegio Cat?lico, zapatos blanco y negro, uniformes del estilo escoses, oraciones en Latin, misa todas las ma?anas y continuamente cantando en el coro de los velorios de los curas y las monjas.

Nunca pertenec? al grupo. Segu? a los dem?s, actuaba como ellos, rezaba en voz alta y sin embargo en el fondo no me sent?a parte de ello.

Alrededor de los siete a?os, asist? a un campamento de verano en donde conoc? a mi primera amiga Jud?a. Se llamaba Raquel.

Raquel llegaba con su propia comida y no se le permit?a comer nada de la comida que ofrec?an ah? .Todos los ni?os le hac?an burla, pero a mi me atra?a como una luci?rnaga a la luz. Me fascinaba estar con ella, me adher? a ella como pegamento.

Por muchos a?os solamente ve?a a Raquel en el campamento de verano, pero durante el a?o yo buscaba a?oraba lugares con otras personas Jud?as. Era muy dif?cil dadas las circunstancias de la sociedad protegida donde yo fui educada y criada. Pero ah? estaba la indagaci?n constante de un contacto con el Juda?smo. Era inexplicable, no ten?a ning?n sentido pero sin embargo ese sentimiento exist?a.

Me sent?a mas c?moda cuando de casualidad conoc?a a una persona jud?a que cuando estaba dentro de la iglesia.

No volv? a ver a Raquel, jam?s sabr? el impacto que su amistad tuvo en m? y en la transformaci?n de mi alma.

Los a?os pasaron y yo con ellos, Estudie en una preparatoria Cat?lica y me involucr? en una serie de actividades extracurriculares. Y como suele suceder, la vida me llev? por el camino.

En ese entonces tuve varias amigas jud?as. Mis padres nunca supieron de eso. Por horas hablaba con ellas por tel?fono pero rara vez las ve?a.

Era yo muy joven cuando llego el momento de entrar a la universidad, dado que me salte varios grados escolares. Ten?a solamente 16 a?os cuando recib? una beca para entrar a la mejor universidad cat?lica de Miami. Debido a que era tan joven, no se me permit?a manejar, por eso viv? en los dormitorios de la Universidad atendidos por las monjas. La ?nica estudiante de mi misma edad fue mi compa?era de cuarto.

Uno de sus padres era Jud?o. ?Qu? hacia ella en esta escuela? Evidentemente no hay coincidencias.Como era de esperarse nos hicimos amigas. Ella se cri? en el seno de una familia Jud?a. Yo pasaba horas y horas tratando de vislumbrar hasta el m?s peque?o detalle acerca de la religi?n jud?a.

Me inscrib? en una clase de Teolog?a y Religiones Comparadas, donde la directora de este departamento era una brillante monja que posteriormente fue rectora de la Universidad. Su sabidur?a me impact?. Aprend? m?s entonces acerca de la filosof?a del juda?smo que en cualquier otra etapa de mi vida.

M?s tarde supe que ella hab?a ido de puerta en puerta con el fin de solicitar ayuda para la construcci?n del monumento del Holocausto que hasta hoy existe. Una mujer admirable que incidi? en m? para ser quien soy hoy.

Me case muy joven, a la edad de 17 a?os. Mi vida consist?a en trabajar tiempo completo en el negocio familiar, Madre de tiempo completo y estudiante de medio tiempo.

A los 33 a?os retom? lo que hab?a dejado atr?s. Comenc? a devorar vol?menes de literatura Jud?a con diversos temas como Halaj?, Fiestas Jud?as, matrimonio, filosof?a, shabat y todo lo que llegara a mis manos.

Empec? a visitar sinagogas y de vez en cuando atend?a alg?n servicio. Hice muchas amistades lo cual nunca pude compartir con mi ex -marido. Nos divorciamos y mi b?squeda continu?. Mi hijo ten?a 14 a?os y mi hija 3. No fue posible hacer una conversi?n para mis hijos en ese momento.

Ahora si indagu? y estudie con veracidad. En definitiva pod?a poner mi cuerpo y mi alma alineados. Me sent?a muy c?moda en las sinagogas. Sent?a nostalgia y la sigo sintiendo cuando escucho el canto de las plegarias. Sab?a que estaba m?s cerca que nunca de mi hogar, sin embargo m?s distante de mi casa y de mi familia donde me cri?. Ellos no me entend?an. Mi alma se hab?a transformado desde una edad muy joven y ellos permanecieron igual. ?Por qu? era yo tan diferente?

Me reun? con el Rabino de una comunidad peque?a ortodoxa cerca de mi casa y el amablemente me explic? que yo no pod?a ser Jud?a. Se resisti? y se neg? varias veces a mi conversi?n hasta que finalmente accedi? a que yo fuera a un Beit Din. Por varios a?os estudi? intensamente y finalmente me convert? al juda?smo. Ese momento fue en el que consegu? mi m?s grande logro, sin embargo no ten?a con quien compartirlo. Los amigos no vienen f?ciles a alguien en un proceso de conversi?n. No pod?a mirar hacia atr?s y el camino a seguir parec?a muy solitario.

El camino fue dif?cil. Mantener las reglas de kashrut en una casa donde los ni?os se le antojaba lo que siempre hab?an comido, no poder comer en casa de mis padres, tratar de ajustar de arriba abajo los horarios de las actividades de mis hijos para que no afectaran el shabbat y las fiestas jud?as. No fue f?cil, pero estaba yo tan feliz, tan en casa y tan c?moda que persever?.

Un par de a?os m?s tarde conoc? a mi esposo Michael, cuya familia era originaria de Rumania y nos casamos. ?l siempre fue religioso lo ha sido y siempre lo ser?, mi c?rculo completo. Michael tuvo la paciencia de un santo (sin doble sentido) y ha sido siempre la roca que me apoya cuando las cosas se ponen dif?ciles, cuando mi vida pasada choca con mi vida actual. Juntos, hemos engrandecido a mi hija de la mejor manera que podemos, dadas las circunstancias inusuales.

Mis abuelos maternos eran de un peque?o pueblo a orillas del r?o Duero que separa a Espa?a y Portugal llamado Fermoselle. Mi abuelo naci? all? y la abuela de mi abuela era de all?. Eran primos segundos. Durante a?os trat? de que ellos me ayudaran a hacer un ?rbol geneal?gico, pero lo que consegu? fue evasivo. Nunca fui capaz de obtener la historia familiar de ellos. Mi abuela sab?a que me hab?a convertido al juda?smo y a menudo me dec?a lo peligroso que era. ?Qu? peligroso que era que me hubiera convertido! Siempre he pensado que quer?a decir que era peligroso para mi alma pero me di cuenta hasta a?os despu?s lo que ella quer?a decir, lo peligroso que era ser Jud?o.

Mi abuela materna muri? un viernes por la ma?ana. Esa ma?ana, vi a mi madre que me dijo que la tradici?n de la familia era enterrar a los muertos de inmediato. Me qued? muy sorprendida. ?Qu? tipo de tradici?n era esa para una s?lida familia cat?lica? Ninguna cantidad s?plicas sirvi? . Mi abuela fue enterrada en Shabbat en un cementerio bastante lejos y no pude ir. Mi dolor era insoportable. Al d?a siguiente, mi familia vino a verme a mi casa, dado el hecho de que no fui al entierro. Me sorprendi? mucho cuando todos vinieron caminando. Francamente, pens? que no me dirigir?an la palabra nunca m?s. Mi mam? puso una peque?a caja sobre la mesa y me dijo que mi abuela le pidi? que me la entregara en el d?a de su muerte. En el interior hab?a un Hamsa antiguo y unos aretes de oro con una peque?a Estrella de David en el centro. Nada m?s. Sin ninguna nota, o alg?n comentario, s?lo esos dos objetos. Yo estaba abrumada por el significado.

En un instante, tuve recuerdos de los tiempos en mi vida que yo hab?a visto y sentido muchas cosas pero nunca supuse que podr?amos haber sido descendientes de los marranos.

Sentada en esa silla, sosteniendo esa caja, me acord? de la manta que hab?an puesto sobre nuestros hombros durante mi primer matrimonio, como una costumbre antigua familia que todav?a est? en uso hoy en d?a por los sefard?es la colocaci?n de un Talit sobre los hombros de la pareja. Me acord? de las veces que mi abuela y yo hicimos una enorme cantidad de postres para las fiestas, las viejas recetas de la Villa de Fermoselle, siempre Parve y ella siempre pon?a un poco de masa, envuelta en papel de aluminio y la met?a en el horno. Las veces que romp?a los huevos en un vaso para comprobar si hab?a sangre antes de tirarlos a la basura, la forma en que siempre me ense?? a barrer el piso hacia el centro de la habitaci?n (Una vieja tradici?n sefard? de barrer de la mezuzot hacia el centro).

Era demasiado, sin embargo, hizo todo el sentido del mundo. Claramente entend? la forma en que mi alma hab?a buscado y hab?a anhelado algo todos esos a?os que no era l?gico. Empec? mi b?squeda de mis ra?ces jud?as. Mi abuelo me dej? mucho del trabajo, a pesar de que no me lo dio en vida, hab?a escrito a mano meticulosamente un ?rbol familiar que impuls? mi b?squeda hacia principios de 1800. Con esa informaci?n a la mano, fuentes de Internet, y amigos en Espa?a, blogs, etc., tuve la oportunidad de volver hacia atr?s quiz?s dos generaciones m?s, pero despu?s me top? con un muro, no era tan solo un muro, pero el muro era cat?lico. Hasta ese momento, no hab?a encontrado nada.

La b?squeda me llev? 4 a?os. Durante ese tiempo, contrat? a un ex sacerdote en Espa?a, que tambi?n era un genealogista. Quer?a conocer la verdad. Yo no necesitaba que alguien me dijera lo que yo quer?a o?r. El hombre que contrat? quer?a que yo fuera cat?lica. El Shidaj era perfecto. Busc? e investig? las bibliotecas, los museos hist?ricos, y yo valid? los resultados en cada paso. Ahora tengo copias de la documentaci?n de cada abuela que se remontan 15 generaciones hasta 1545. Tambi?n tengo los documentos notariales que va m?s lejos a?n que eso. En 15 generaciones nadie en mi familia hab?a abandonado el pueblo de Fermoselle. Mi abuelo fue el primero en salir. Mi madre, de hecho, fue la primera en casarse fuera de la familia. Ella no se cas? con un primo.

Mis resultados hasta la fecha han proporcionado un rico tapiz de un marrano o una familia conversa-jud?a. Esta tarea no ha sido f?cil, pero ahora s? que no es imposible, que ten?a que desenredar los hilos con los que mi familia hab?a trabajado tan duramente en el tejido de la mentira y el enga?o con el que tuvo que vivir para poder sobrevivir. Yo personalmente he sido testigo de c?mo han cambiado sus nombres en cada documento oficial posterior para que no fueran encontrados por la Inquisici?n. He rastreado el nombre de todos y cada uno de mi ?rbol, para demostrar que cada nombre fue utilizado por los marranos como un nombre jud?o. Incluso encontr? un nombre como propietario de una carnicer?a kosher antes de 1492. La mayor?a de los nombres son nombres t?picos de jud?os que fueron forzados a convertirse. Nombres topogr?ficos, como Ramos o Montana, Flores. Nombres como los Diez y muchos otros. He encontrado en los registros de la Inquisici?n archivos del Tribunal mostrando jud?os de los mismos nombres acusados de judaizantes alrededor de 5 km del pueblo de la familia. He igualado fechas que coinciden con los nombres de la familia.

Mi ?rbol geneal?gico es t?pico de los marranos, no s?lo por la gran cantidad de matrimonios entre primos, sino tambi?n por el nombramiento de los hijos y la repetici?n de los nombres de una generaci?n a la siguiente.

Ahora estoy en el proceso de documentar la historia jud?a de Fermoselle, que no se ha hecho hasta la fecha. Quiero dejar las cosas claras. Quiero ser la voz que mis antepasados nunca tuvieron. Pero por encima de todo, s?lo quiero que otros sepan que esta b?squeda es posible, teniendo en cuenta los recursos disponibles en la actualidad en Espa?a y Portugal, se pude lograr.

Hoy en d?a, yo vivo una vida plena en Miami junto a mi esposo. Soy muy activa en mi Sinagoga y en la Comunidad. Ahora enciendo dos velas extras en la noche del viernes para mis 15?abuelas. Una por aquellas que no las pudieron encender y la otra para las que se olvidaron que las ten?an que encender. Mi familia jud?a es bastante numerosa ya, compuesta no s?lo de cientos de nombres en un ?rbol geneal?gico, sino de un grupo muy unido y muy cercano de amigos que se han convertido en mi familia .A ellos les estoy muy agradecida por haber sido siempre un gran apoyo en mi b?squeda y por escuchar mis historias una y otra vez. Estoy verdaderamente bendecida. Yo, he regresado a casa.

9 thoughts on “Genie Milgrom: Mis quince Abuelas

  • March 29, 2012 at 5:31 pm
    Permalink

    Increible historia, se me agita el corazon al estarla leyendo, lagrimas brotan de mis ojos, un nudo se me hace en la gargante, me falta el aire para seguir respirando…ufffff tengo un dolor fuerte, uffffff.

    Reply
  • March 29, 2012 at 6:29 pm
    Permalink

    No se si creer ?sto. De verdad, nunca se sabr? la verdad, como se puede comprobar si es jud?o a no ser por una ketuva kosher?
    Ser?a lindo, si fuera as? la historia, pero es tan imposible, que de verdad, yo creo que la gente cuando quiere encontrar encuentra.
    o sino la mitad de latinoamerica ser?an jud?os. Hay flores no judios, perez no judios,etc

    Reply
    • April 2, 2012 at 4:00 am
      Permalink

      Hola Zvi Gracias por responder a mi articulo. Tienes toda la razon que hay muchos Flores que no son Judios y Perez que no son Judios ni tienen ni una gota de sangre judia , pero en MI caso, que es la historia que he contado, si fueron judios. Los nombres solos no dieron la respuesta, y es una conclusion peligrosa cuando se trata de pemsar que solo los nombres determina el status e uno. La conclusion en mi caso fue la linea materna sin romper,documento tras documento en conjunto a una serie de documentos de juzgados de la Inquisicion como judios en mi linea materna + evidencia tangibles de antiguedades que pasaron a traves de los anios + ciertas tradiciones que se mantuvieron en la familia + la manera de nombramiento estilo sefardita de la familia, + solo casamientos entre primos sin nadie de fuera. La conclusion que se llego en mi caso, no fue algo que yo misma determine, sino ha sido super estudiada toda mi historia y documentacion por Historiadores y Rabinos famosos en Estados Unidos, en Argentina, en Espana y en Israel y todos han estado de acuerdo con la misma conclusion. Genie Milgrom

      Reply
  • March 29, 2012 at 7:25 pm
    Permalink

    Solo puedo decir que estoy llorando a mares …… maravilloso testimonio. Shalom

    Reply
  • April 5, 2012 at 5:55 pm
    Permalink

    ?Oh! Cu?ntas de mis fibras ha tocado este testimonio! Llevo muchos a?os de mi vida creyendo que debo tener ra?ces jud?as, pero… para m? ya es imposible hacer toda esta b?squeda, porque estoy avanzada en edad. Yo pienso que los jud?os tienen una gran responsabilidad ante el Eterno: Deben abrir las puertas, para que, personas como yo, podamos hacer la conversi?n, pero lo que hacen es cerrarlas. ?All? ellos, que son quienes tienen que rendirLe cuentas! Intenten ustedes ir a una sinagoga aqu? en Bogot? y ver?n que ?no hay poder humano que lo logre!

    Qu? bueno, Genie, que est?s donde debes estar.

    Stella P?rez

    Reply
  • June 24, 2012 at 5:38 pm
    Permalink

    Shalom Genie. me identifico con tu historia aunque la haya leido anos despues ; soy cubana y vivi dentro de un sistema ateo aunque dentro de mi la llama del Eterno siempre la he sentido sin que nadie me haya influenciado ; como tu siento admiracion por los judios y eso me dice algo; curiosamente sali de mi tierra natal en un gran exodo y en la actualidad vivo en la Florida. No se si por casualidad pero estoy en la busqueda de literaturas judias para aprender. Yo me prgunto sere Judiasefardi? solo HaShem sabe. Shalom

    Reply
  • September 8, 2012 at 3:23 pm
    Permalink

    Hist?ria Incr?vel….
    Genie… Shalom!
    Eu tamb?m estou em busca dos meus antepassados.
    Eu sou brasileiro e nasci em uma regi?o do pa?s, o Nordeste, onde h? muitos descendentes de Marranos…Minha fam?lia possui sobrenomes
    usados pelos Marranos, e tamb?m h? ind?cios de costumes Judaicos.
    Eu estou tamb?m em busca de retornar a f? Judaica.
    Por favor voc? poderia me informar como conseguir descobrir
    os nossos antepassados assim como voc? conseguiu 15 gera??es?
    Tudo de bom,

    F?bio Ferreira da Silva

    Reply
  • March 16, 2013 at 6:49 am
    Permalink

    felicitaciones genie, ojala algun dia los anusim de sudamerica puedan contar su historia, no fue facil para ellos por la inquisicion y tampoco es facil para sus descendientes por ciertas trabas por dudas etc.y veo que en cada generacion van perdiendo tradiciones que fueron transmitidas en familia de manera secreta.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.