Criando patriotas israelíes

0 Comments

Recientemente, el Ministro de Educación Guidón Saar anunció el lanzamiento de una iniciativa educativa sionista, la cual transformará profundamente a la juventud israelí. En su discurso en la Kneset, Saar dijo que un programa de prueba será prontamente lanzado en los diferentes colegios del país, y le permitirá a los estudiantes visitar Hebrón y la Tumba de los Patriarcas.

Previamente, la excursión conocida como “turismo patrimonial”, ha sido limitada a estudiantes del área de Jerusalem, en un proyecto de prueba. En el último año, aproximadamente 3000 adolescentes de colegios secundarios, dos tercios pertenecientes a colegios seculares, participaron de la misma. Este es un proyecto sumamente valioso por el cual Saar debe ser premiado y sin duda ayudará muchísimo a inculcar a la juventud israelí con más aprecio hacia su propia tierra.

El junio pasado, el Ministro de Educación acompañó a niños de Beit Shemesh en una visita a Jebrón, donde le dijo a los reporteros que “visitas de estudiantes a Hebrón le otorgará a los mismos las raíces históricas del pueblo de Israel. Todo judío debe reconocer las raíces de su nación”.

Asimismo, es sumamente conocido el hecho de que el sistema educativo israelí necesita desesperadamente una fuerte inyección de sionismo y valores judaicos. Los estudiantes israelíes deben tener un mayor conocimiento de nuestro pasado, y no hay mejor lugar para hacerlo que en Hebrón, el lugar de entierro de nuestros patriarcas.

Todo aquel que está expuesto a la historia heroica del retorno al pueblo judío a Hebrón, no puede no conmoverse por lafe y la perseverancia que conlleva.

Caminar por las calles antiguas de la ciudad donde el Rey David gobernó, y rezar una plegaria silenciosa en la tumba de nuestro patriarca Abraham, son experiencias fuertes y emotivas las cuales deben ser parte de la educación de cada niño israelí.

Sin sorprender, sin embargo, la propuesta del plan creó varios movimientos de protesta de la extrema izquierda, la cual parecería que no tolera la idea de que la juventud israelí aprenda sobre su patrimonio. Cuando el programa fue la lanzado el año pasado, el director de Meretz, el congresista Jaim Oron, lo calificó como “lavado de cerebro”, mientras que el congresista Ahmed Tibi, dijo que “obligar a los estudiantes a visitar los territorios ocupados es una cohesión ideológica”.

Luego que la expansión del programa fue anunciada, más de 200 profesores firmaron una carta diciendo que se niegan a participar en lo que denominan un esfuerzo “manipulativo”. Algunos de los profesores, en entrevistas con la prensa, fueron tan lejos que lo criticaron de promover valores sionistas y nacionales, como si hubiera algo malo en eso.

Lo que parece que han olvidado es que los colegios no existen solamente para enseñar matemática o sintaxis, sino también valores de buen ciudadano. Y ser un buen ciudadano significa apreciar y comprender a su propia nación, su historia, legado y tradiciones.

La Tierra de Israel tiene una gran cantidad de sitios que relatan la historia de nuestro pueblo y evocan orgullo en esta saga tan especial. Estamos bendecidos con símbolos tan evocativos, desde el Kotel hasta la Tumba de nuestros patriarcas y la Tumba de Rajel, la cual muchos israelíes ya no van a visitar.

Cambiar esta tendencia transformando a estos lugares en parte de la educación de cada estudiante es crítico para fortalecer nuestra determinación nacional y asegurar que la próxima generación amará y apreciará este país. Si nuestros colegios pueden encontrar tiempo para discutir trapecios y hexágonos, entonces posiblemente pueden también crear una sana dosis de orgullo judío nacional. Criar patriotas israelíes, gente virtuosa, seguros de sí mismos y confidentes de la justicia de su causa, es la clave para asegurar nuestra supervivencia.

Como dijo el filósofo del siglo XVIII, el Barón de Montesquieu, promover el amor por nuestro propio país “debería ser el objetivo principal de la educación”. Este debe convertirse en nuestro lema también.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.