Diario de viaje: Hait? despu?s del terremoto

Antes de aterrizar en suelo Haitiano, aproximadamente treinta d?as despu?s del terremoto que caus? cientos de miles de v?ctimas, destrucci?n y devastaci?n en la isla, no sab?a qu? encontrar?a, qu? ver?a, qu? sentir?a.

Los informes recibidos sobre el terremoto eran duros y terribles, por eso la impresi?n de que encontrar?a un gran cementerio con personas de duelo por sus parientes y amigos, y olor a muerte en el ambiente. Pero sorprendentemente, no fue eso lo que encontre ? sino a gente y a un pa?s que intentan retornar r?pidamente a la vida normal y reconstruir las ruinas. A primera vista parece que en el pa?s la naturaleza est? en su lugar y contin?a floreciendo, las casas cayeron y se destruyeron y la gente se despierta a una nueva vida despu?s de la tragedia. A pesar de que la mayor?a dice ?no hay esperanza en Hait??, yo intent? descubrir la esperanza de la gente en la calle, la alegr?a, la mirada de esperanza en sus ojos.

Camino a Hait?

La llegada a Hait? no fue f?cil. El aeropuerto nacional de la capital Puerto Pr?ncipe estaba cerrado para vuelos entrantes, por lo que tuve que viajar al pa?s vecino Rep?blica Dominicana y desde ah? pasar a una avioneta hacia Hait?. En un principio me informaron que la ?nica manera de cruzar la frontera entre los pa?ses era por tierra, pero r?pidamente descubr? que por el pago de una suma simb?lica de unos pocos cientos de d?lares se pod?a viajar y aterrizar en el objetivo requerido.

Ya desde el cielo es posible reconocer la pobreza del pa?s y su definici?n como uno de los pa?ses del tercer mundo. Al volar sobre la frontera de Hait? se ve la tala de ?rboles que realiza la poblaci?n y la pobre agricultura que desarrollan en el lugar. Hait? es considerado el pa?s m?s pobre del hemisferio occidental y uno de los tres pa?ses m?s pobres del mundo: Sud?n, Somal?a y Hait?. El ingreso promedio por d?a de trabajo en la isla es de 2 d?lares.

La Rep?blica de Hait? forma parte de las Antillas, situado en el occidental de la isla La Espa?ola, la cual comparte con su vecina oriental, la Rep?blica Dominicana. En Hait? viven aproximadamente diez millones de habitantes, en su mayor?a descendientes de esclavos que fueron tra?dos por los espa?oles con el objetivo de incrementar el ritmo de construcci?n de la isla en el siglo XVII. As? es, que el 95% de la poblaci?n son de origen africano y el resto son mulatos (mezcla de africanos con espa?oles o con franceses). Las tribus originales que habitaban la isla, eran las tribus de los ta?nos, extinguidas por los conquistadores espa?oles que llegaron a la isla en el siglo XVI.

La Rep?blica de Hait? fue formada a finales del siglo XVIII durante la primera rebeli?n de los esclavos. Sus habitantes negros, que hab?an sido tra?dos en barcos de esclavos al Nuevo Mundo mantuvieron su tradici?n africana durante m?s de 200 a?os. En dicha ?poca, Hait? era la colonia m?s rica y floreciente de Francia, la perla de la corona del Imperio franc?s, principalmente debido a las plantaciones de az?car, las cuales proporcionaban un cuarto de los ingresos de Francia. La rebeli?n de los esclavos contin?o interrumpidamente entre 1791 y 1804. Esta rebeli?n es considerada la primera en la historia en la que los esclavos logran tener ?xito y consiguen la independencia. La historia de cambios pol?ticos, el imperio de los tiranos y la democracia, que degener? recientemente en inestabilidad, acompa?ada de sucesos violentos, transform? la vida cotidiana del hermoso y fascinante pa?s caribe?o de sue?o en pesadilla.

Napole?n intent? conquistar Hait?, principalmente por su riqueza en plantaciones de az?car y por los 700.000 esclavos, pero no tuvo ?xito, sino un estrepitoso fracaso. Perdi? 50.000 soldados, incluyendo 18 generales. El ej?rcito de los esclavos liberados pudo hacer con el Emperador de Francia lo que ning?n ej?rcito europeo lograr?a realizar en los siguientes diez a?os. De esta historia, comprendemos la fuerza de esp?ritu del pueblo que habita Hait? desde entonces y hasta ahora.

B?squeda de esperanza

Mi visita a Hait?, fue como miembro de una delegaci?n interreligiosa, organizada en solidaridad con la dif?cil situaci?n que est?n viviendo los habitantes de Hait?. La delegaci?n, fue invitada a mantener encuentros y realizar ceremonias de apoyo y aliento luego de la tragedia del terremoto. El presidente del pa?s determin? cuatro d?as de duelo nacional en memoria de las v?ctimas que perecieron en el desastre y en el ?ltimo d?a realizamos la visita. El objetivo de la misma, era apoyar a la gente local y enviar un mensaje de esperanza para un futuro mejor. Los jefes del pa?s, intentan encontrar la forma de convencer a los habitantes de Hait? para que ?stos empiecen a creer en s? mismos y en su capacidad de cambiar su destino.

Durante nuestro recorrido en los campos de refugiados, nos fue solicitado que nos par?semos en los escenarios y que le habl?ramos al pueblo. Yo, ingenuamente, pens?: ?qui?n querr? escuchar nuestras palabras?, ?qui?n estar? interesado en un mensaje espiritual en el momento de una crisis acompa?ada de hambre y miseria? Pero para mi gran sorpresa, cientos de personas se reunieron en pocos minutos cerca de los escenarios para escuchar palabras de aliento y esperanza. Ellos buscaban una fuente de inspiraci?n y alegr?a y pidieron elevar la mirada al cielo y recitar una oraci?n de esperanza acerca de un futuro mejor para el pa?s y para sus vidas privadas.

A pesar de que el 80% de los habitantes del pa?s son cat?licos y el resto protestantes, la mayor?a cree tambi?n en la religi?n vud?, cuyas creencias y supersticiones son muy comunes en la isla. El vud?, es una fe que se desarroll? como mezcla entre las tradiciones africanas y la religi?n cat?lica. Los esclavos que llegaron de ?frica a Hait? y al resto de las islas caribe?as, continuaron manteniendo sus creencias en secreto por miedo a los conquistadores, quienes intentaron influenciarlos para que aceptaran la religi?n cat?lica.

El terremoto y sus consecuencias

La destrucci?n que caus? el terremoto se siente en cada rinc?n. Aproximadamente doscientos mil personas murieron, otras trescientos mil resultaron heridas y un mill?n y medio quedaron sin hogar. Se estima que tres millones de personas fueron damnificadas de maneras diferentes a causa del terremoto. Las instituciones gubernamentales quedaron completamente paralizadas y en este momento no hay gobierno en funcionamiento, aunque resulta dif?cil decir que lo hubo en los ?ltimos a?os. No solo que el gran palacio presidencial fue totalmente destruido, sino que a?n no ha vuelto a funcionar normalmente.

Sin embargo, a pesar de la gran tragedia, incluso antes del terremoto Hait? era un pa?s con un terremoto constante, en estado de desastre desde el comienzo. El desempleo subi? al 50%, el 75% de la poblaci?n vive en la pobreza m?s extrema. M?s de la mitad de los habitantes del pa?s son analfabetos, cerca de siete millones han contra?do enfermedades y epidemias, especialmente SIDA.

La caminata por las calles de la capital Puerto Pr?ncipe, generan una sensaci?n muy extra?a?

La gente camina por las calles de la ciudad al lado de las casas demolidas, algunas familias empezaron a reconstruir las ruinas de sus casas, cientos de miles de personas viven en tiendas de campa?a improvisadas por falta de un techo, extensas colas de varios metros de largo de personas pidiendo un pedazo de pan. Pero a pesar de todo, la vida sigue, el sentido de la supervivencia est? trabajando horas extras y las personas vuelven a su rutina diaria, y hasta con una sonrisa. En las calles de la ciudad se ven ni?os jugando a la pelota y personas con miembros amputados a causa de la tragedia, viviendo unos con otros.

Hait? como centro del mundo

De manera sorprendente, el terremoto podr?a representar una oportunidad para Hait?. Pa?s olvidado por el resto del mundo, de un d?a para el otro pas? a ser ?el centro del mundo? y a atraer m?s atenci?n junto con la significante ayuda internacional. La esperanza de docenas de organizaciones internacionales que vinieron en su ayuda en estos d?as, es tratar de restablecer Hait? no s?lo a su estado anterior, sino realizar cambios en los ?mbitos de la econom?a, la sociedad y la educaci?n. Pero para tener ?xito en esta misi?n se debe realizar una acci?n de ra?z, para construir el pa?s ?desde cero?.

Israel, tambi?n se transform? en un factor de importancia en la tarea de ayudar a regresar la vida de los haitianos a su curso normal, en estos d?as se ha creado un colegio israel? para los ni?os de Hait?. Pocos minutos despu?s de nuestra llegada a la isla, convers? con el Embajador israel? en Rep?blica Dominicana, Amos Radian, que trabaja durante estos d?as en Hait?. El embajador Radian estuvo entre los primeros en llegar al pa?s, quince horas despu?s del terremoto. Desde ese momento, ?l se encuentra casi todo el tiempo en Hait?, en la primera etapa acompa?ando el hospital israel? y ahora ocup?ndose de distintos proyectos en pos del bienestar de los habitantes. El embajador me invit? a la ceremonia de inauguraci?n de la escuela israel?, que recibe cientos de ni?os de la zona. La escuela est? situada en dos tiendas de campa?a enormes, las cuales fueron dejadas como herencia por el hospital israel?. Voluntarios israel?es, sirven como maestros e instructores de la escuela la cual es un punto de encuentro y ocupaci?n para los ni?os, en un pa?s en el que el sistema educativo ha colapsado y ya no existe.

El punto jud?o en Hait?

A pesar de que no hay jud?os en Hait?, es destacable que el punto jud?o no desapareci? totalmente.

El primer jud?o que se estableci? en Hait?, Luis de Torres, lleg? a la isla en 1492 como int?rprete de Crist?bal Colombo. La isla La espa?ola fue el primer lugar donde ancl? cuando sali? a descubrir Am?rica en 1492. De Torres era un jud?o marrano que busc? un lugar para vivir tranquilamente y con confianza en el nuevo mundo. Despu?s de ?l llegaron jud?os que hu?an por temor a la Inquisici?n espa?ola y tambi?n ellos encontraron refugio en Hait?. Los jud?os que llegaron a Hait? eran comerciantes, propietarios de plantaciones y de esclavos, y se establecieron a lo largo de toda la isla. Luego de que Hait? fuera conquistada por los franceses en 1633, muchos jud?os holandeses emigraron desde Brasil en 1634. La mayor?a de estos jud?os eran marranos, muchos de ellos fueron empleados en las plantaciones de ca?a de az?car de los franceses y desarrollaron la industria.

En 1685 los jud?os fueron expulsados de todas las colonias francesas, entre ellas Hait?. El Rey Luis XIV public? un documento titulado “El C?digo Negro”, que establec?a las normas sobre las condiciones de la esclavitud en las colonias francesas en las islas del Caribe. En este documento se ven las dif?ciles restricciones que se les impon?an a los esclavos y la prohibici?n de profesar una religi?n distinta a la cat?lica. Asimismo, se orden? la deportaci?n de los jud?os de las colonias francesas en las islas. Sin embargo, algunos pocos jud?os quedaron como empleados de empresas comerciales francesas. Despu?s de algunas d?cadas, a mediados del siglo XVIII, una gran cantidad de jud?os que hab?an sido expulsados de Hait?, regresaron al pa?s. En 1804, durante la rebeli?n de los esclavos, gran parte de la comunidad jud?a fue asesinada o expulsada de Hait?. As? es, que cuando se estableci? la Rep?blica libre de Hait?, el gobierno de los esclavos liberados escribi? en la Constituci?n que nunca m?s un hombre blanco ser?a propietario de tierras en el pa?s. Esto, provoc? la salida de la mayor?a de los jud?os y los que quedaron se mezclaron con los habitantes de la isla y formaron familias mixtas. A pesar de que parte de estas familias se asimilaron, a?n algunas mantienen los apellidos jud?os y conocen su pasado jud?o, ejemplo de esto son las familias Dextero y Mendes.

En 1830 muchos jud?os polacos llegaron a Hait?, a ra?z de la lucha civil contra la ocupaci?n rusa de Polonia. Las familias jud?as que huyeron a Hait? se unieron a la clase alta del pa?s. Hasta finales del siglo XIX, treinta familias jud?as llegaron desde L?bano, Siria y Egipto. Durante este per?odo se aprob? una ley francesa que daba la ciudadan?a francesa a las minor?as de la regi?n, por este motivo gran cantidad de jud?os del Medio Oriente se sintieron seguros de mudarse a Hait?.
En 1937, el gobierno de Hait? inici? la emisi?n de pasaportes y visas a algunos jud?os de Europa del Este, que hu?an de la persecuci?n nazi, ya que Hait? fue uno de los pocos pa?ses en el mundo que abrieron sus puertas a los refugiados jud?os despu?s del Holocausto. Durante la etapa r?cord hubo casi 300 jud?os viviendo en el pa?s. La mayor?a de estos jud?os europeos quedaron en Hait? y quedaron agradecidos a su gobierno, hasta finales de los a?os cincuenta del siglo XX. Pero m?s tarde, la mayor?a de los jud?os dejaron Hait?. Hoy en d?a, quedan cerca de 20 jud?os en Hait?, la mayor?a vive en Puerto Pr?ncipe.

Hace unos a?os atr?s, arque?logos descubrieron una antigua sinagoga de marranos en Jeremie, la ?nica que se encontr? en la isla. Asimismo, fueron encontradas l?pidas jud?as, en varias ciudades portuarias como Cabo Haitiano y Jacmel.

Reflexiones finales

La Rep?blica de Hait?, fue segundo pa?s en independizarse en el hemisferio occidental y el primero en Am?rica Latina. Sin embargo, hasta el d?a de hoy no ha logrado sostenerse por s? misma, tanto por factores internos, el fracaso del gobierno, como por factores externos: huracanes, tormentas e inundaciones. El terremoto que tuvo lugar en Hait? es el ?ltimo de una serie de desastres naturales que ocurrieron en el pa?s, qui?n es incapaz de hacer frente a tales acontecimientos. Algunos consideran que Hait? es “la tierra que se come a sus habitantes” y otros ven all? un para?so en la tierra. Esperamos que se fortalezca el pa?s por la fuerza de funcionarios extranjeros y que la fuerza espiritual de los haitianos traiga nuevamente se?ales de vida y esperanza a este maravilloso lugar de la Tierra.

Rabino Eliahu Birnbaum

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.