La transmición de la Torá

0 Comments

La festividad de Shavuot cuenta con varios nombres, entre ellos “La fiesta del recibimiento de la Torá”, dado que en ese día, luego del éxodo de Egipto, israel recibió este importante compendio de leyes, moral e historia, el cual Hashem reservó desde el principio de los tiempos para entregarlo a Israel precisamente en esta festividad.

En el Tratado de Abot, o como es conocido en español, el tratado de principios, figura:

Moshé recibió Torá de Sinai y la transmitió a Yehoshua; Yehoshua a los ancianos; los ancianos a los profetas; y los profetas se la transmitieron a los hombres de la Gran Asamblea. Ellos afirmaron tres principios: sed moderados en el juicio; establezcan muchos alumnos, y haced un cerco en torno a la Torá. (Pirkei Abot, Cap.1, Mishná 1)

De esta primer mishná, podemos aprender principios varios respecto a la entrega de la Torá, su forma de transmición y los valores que la misma encierra.

En primer lugar nos preguntarnos: ¿qué quiere decir que Moshé recibió la Torá de Sinai?, ¿no debería decir en Sinai? El Maharal de Praga, nos explica que dado que es imposible recibir la Torá de manos de Hashem directamente, dado que la relación entre lo infinito y lo finito no lo permite, debimos recibirla de Sinai.

El concepto Sinai quiere decir producto del nivel en que se encontraba Moshé cuando subió al monte. Cuenta el midrash que el monte Sinai fue elegido para entregar allí la Torá dado que es un monte bajo. ¿Qué nos quieren decir nuestros sabios con esto? Lo que éstos nos indican es la importancia de la humildad. La Torá dice que Moshé es un hombre muy humilde.

pregunta: ¿quién escribió esta frase?
respuesta: Moshé
pregunta: si Moshé escribió que el es muy humilde, entonces, quiere decir que tan humilde no era
respuesta: humildad quiere decir reconocer lo que soy, cuáles son mis facultades y mis virtudes, y a la vez entender que frente a mi creador soy absolutamente nulo.

En consecuencia, el significado de que Moshé recibió la Torá de Sinai es que Moshé fue merecedor de recibir la Torá debido a que llegó a tal nivel de humildad.

Asimismo, la mishná nos dice que Moshé recibió Torá de Sinai y no La Torá, ¿cuál es la diferencia?. La Torá, la cual habla acerca del orden del mundo, el lugar que cada cosa tiene en la inteligencia divina, nadie la ha recibido aún. Moshé, en cambio, recibió aquella parte de La Torá que nosotros tenemos la capacidad de enteder.

Por otra parte, dice que Moshé se la transmitió a Ioshúa. La palabra transmición, representa un cierto deterioro, es decir que la Torá que recibió Ioshúa no es la misma que recibió Moshé. Cuando una persona le transmite una experiencia a otra, desde ya que la experiencia no es comprendida de la misma forma por el que escucha el relato que por el que la vivió.

Ioshúa a su vez, se la transmite a los ancianos, nuevamente una caída, y los ancianos a los profetas y los profetas la transmiten, última caída, a los hombres de la Gran Asamblea.

Es decir, que la versión de la Torá que recibimos nosotros es la tercera versión de la misma. Este último punto, representa el deterioro de las generaciones, cuanto más nos alejamos de la fuente, cuanto más nos alejamos de la entrega de la Torá, más necesitados estamos de que nos “bajen” la Torá para que podamos comprenderla.

A pesar de esto, si bien existe el deterioro de las generaciones, nuestros sabios nos llaman “el enano sobre el gigante”, es decir que si bien nos hemos alejado, por otro lado tenemos acumulada toda la sabiduría y todos los méritos de las generaciones anteriores, podemos ver las cosas desde un punto de vista más amplio y esto nos otorga una cierta ventaja sobre nuestros antepasados.

Por último, nos trae la mishná el mensaje que nos eligen transmitirnos los hombres de la Gran Asamblea. Los mismos, nos dicen que seamos moderados en el juicio, que establezcamos muchos alumnos y que le hagamos un cerco a la Torá.

Este mensaje, moral en su base, cierra el círculo con el que comenzamos el artículo. Moshé, líder del pueblo judío en el momento en que éste se convierte en pueblo, recibe Torá y la transmite a Ioshúa y con el comienza la transmición de generación en generación. Esta misma transmición, es la fuente de supervivencia de nuestro pueblo como tal, la clave para que el mensaje de Hashem en este mundo siga siendo reflejado.

Asimismo, para poder seguir manteniéndonos unidos como pueblo, es importante tener en cuenta a todo el pueblo de Israel en todas sus facetas e ideologías. Es por esto, que nuestros sabios nos enseñan que seamos moderados, para así no alejar a nadie de nuestras filas; que establezcamos muchos alumnos, para así poder llegar a todos; y que hagamos un cerco a la Torá, dado que si bien es importante que cada cual encuentre en las “70 caras de la Torá”, el aspecto que más le es adecuado a su weltchantaung y con el que más se siente identificado, de todas formas es necesario que exista un cerco el cual nos indique hasta donde podemos avanzar y dentro de que contexto podemos interpretar.

Tziviá Kusminsky

One thought on “La transmición de la Torá”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.