Una guerra de s?mbolos

Un nuevo d?a, un nuevo enfrentamiento. Los palestinos parecer?an estar muy ocupados en estos d?as, producto de todas las negociaciones de paz, buscando formas de disminuir, socavar e incluso insultar a la soberan?a israel?.

El 18 de febrero, la radio israel? report? que la autoridad palestina de Mahmud Abbas, reinagur? la Casa Oriente, desafiando as? la ley israel?, la cual le prohibe operar desde Jerusalem.

La centenaria estructura, la cual hace una d?cada ha intentado plasmar los intentos de nuestros vecinos de ingresar a nivel pol?tico en la capital de Israel, fue cerrada por la polic?a en el 2001 luego de haberse convertido en la cuna de las actividades il?citas palestinas.

Pero ahora, parecer?a que la Casa Oriente est? comenzando nuevamente a ser el sitio de funcionamiento oficial de las actividades palestinas tales como reuniones diplom?ticas. Como su sitio web lo inidica, ?la Casa Oriente aspira a desarrollar el Este ?rabe de Jerusalem como la capital emergente del estado Palestino?

Esto, es nada menos que una clara bofetada en el rostro al gobierno israel?, el cual recientemente ha reafirmado la prohibici?n del desarrollo de actividades de la OLP en Jerusalem, hecho que los palestinos mismos han aceptado en los acuerdos de Oslo.

M?s a?n, es una bofetada en el rostro para el pueblo de Israel, dentro del cual su gran mayor?a quiere a Jerusalem y se opone a la redivisi?n de la Ciudad Santa.

Y esa es precisamente la raz?n por la cual los palestinos est?n actuando as?. Ellos comprenden el poder de los s?mbolos para influenciar, formar y si, incluso alterar la realidad.

De hecho, durante a?os, nuestros enemigos se han estado centrando metodol?gicamente en los ?conos israel?es, haciendo lo m?ximo para derribarlos ? literal y figurativamente ? como forma de promover sus intereses.

TOME POR ejemplo, la tumba de Yosef en Schem (Nablus), el lugar donde descansa la figura b?blica de ?Yosef a Tzadik? ? ?Yosef el justo?, la cual es reverenciada en la tradici?n jud?a.

Fue hace casi ocho a?os que una multitud palestina tom? control sobre la tumba, saque? el siti? y lo incendi?. A pesar de repetidas promesas de restorarla, a lo largo de los a?os, los palestinos tan solo la han profanado, la han llenado de basura y la han incendiado peri?dicamente.

En enero, decenas de miembros de la Kneset provenientes de diversos partidos pol?ticos, han escrito una carta en conjunto dirigida al Primer Ministro Ehud Olmert, demandando que la tumba de Yosef sea reparada. ?La tumba fue completamente destruida, y el sagrado sitio profanado en forma brutal, algo que no se ha visto nunca en Israel ni en ninguna parte del mundo?, escribieron.

El Primer Ministro debidamente comunic? el pedido a los palestinos, y su respuesta no se tard? en llegar: al poco tiempo, seg?n se informa, bandalizaron la tumba y la incendiaron nuevamente.

Este tipo de saqueos no puede permitirse que pasen silenciosamente. Ser?a un gran error por parte de Israel el ignorar a los constantes intentos de los palestinos de atacar los s?mbolos nacionales y colectivos de la herencia del pueblo jud?o y el estado de Israel.

Y sin embargo, esto es lo que pareciera que nuestros l?deres se encuentran satisfechos de realizar. Vez tras vez, eligen ignorar los violentos ataques, los cuales invitan, por supuesto, a realizar nuevos saqueos. Hasta ahora, el gobierno ha tan solo observado como las excavaciones en el monte del Templo controladas por los palestinos, realizadas a plena luz del d?a destruyen preciosas reliquias religiosas y arqueol?gicas jud?as.

Asimismo, podemos encontrar otros ejemplos. En diciembre pasado, los palestinos profanaron las tumbas de los personajes b?blicos Yeosh?a, su padre N?n, y de Caleb Ben Yefuneh, las cuales se encuentran en el pueblo samaritano de Kifel Harres, cerca de Ariel.

A estas tumbas, las cuales fueron visitadas por peregrinos jud?os durante siglos, les fueron pintadas caras de animales y caras humanas y fueron recubiertas de basura. Asimismo, los v?ndalos pintaron s?mbolos nazis y lemas antisemitas en los sagrados sitios.

Sin embargo, tambi?n este vergonzoso acto a pasado desapercibido.

Es tiempo de que Israel deje de mirar para otro lado cuando los palestinos atacan todo lo que nosotros creemos preciado. Si es una guerra de s?mbolos lo que quieren, entonces Israel no deber?a dudar en responder.

Un buen lugar para comenzar ser?a demoler la Casa Oriente en Jerusalem, arrasar el lugar, y cerrarlo de una vez y para siempre.

Similarmente, el Wakf Musulm?n deber?a rendir cuentas del da?o causado en el monte del Templo, sitio del antiguo Templo jud?o. Si el Wakf no deseea cooperar, su autoridad puede y debe ser anulada.

Nosotros simplemente no podemos darnos el lujo de permitir a los palestinos el continuar escupi?ndonos a la cara y luego llamarlo lluvia.

Nuestros enemigos comprenden la importancia de los s?mbolos. Ellos entienden que a pesar de su nombre, los s?mbolos no son solamente simb?licos, sino que poseen un gran valor.

La pregunta es, ?cu?ndo nosotros lo vamos a entender?

Michael Freund

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.