Resolviendo la crisis de la Ali

El domingo pasado, los israel?es volvieron a recibir malas noticias.

En un declaraci?n realizada en la prensa, el Banco de Israel proyect? que la producci?n general caer? este a?o, por primera vez, desde el 2002, anunciando la irrupci?n de una recesi?n, luego de que durante cinco a?os el promedio de crecimiento anual hab?a sido de cerca del 5%.

En consecuencia, la econom?a ha pasado a la primera plana junto con Gaza, la falta de agua y la creciente amenaza nuclear de Ir?n.

De hecho, con tantas crisis captando nuestra atenci?n, no es sorprendente que otra, no menos importante emergencia, haya aparecido y no logre tomar la gran atenci?n que merece.

La noticia de la que hablamos es que la inmigraci?n jud?a a Israel contin?a declinando, tema de seguridad nacional no menos importantes que l?mites, terrorismo y defensa.

Ali?, por supuesto, es el centro de la iniciativa sionista, as? como un factor de crecimiento econ?mico y desarrollo.

Todo est? dicho en el Resumen Anual del Ministerio de Absorci?n, el cual fue publicado hace un mes, cuando la palabra ali? no aparece hasta el p?rrafo no.12. En cambio, la mayor parte del reporte se centr? en la cantidad en aumento de Israel?es que resid?an en el exterior y decidieron retornar.

Pero poner el tema al final del reporte de prensa no lo har? desaparecer. El hecho es que el ?rea de la ali? se encuentra en serios problemas, y deben tomarse medidas en forma urgente para reparar la situaci?n.

De acuerdo a la Agencia Jud?a, el n?mero de jud?os que se ha mudado a Israel ha ca?do en forma precipitante, de 76.766 en 1999, a tan solo 16.500 en el 2008. Estos n?meros, representan una ca?da de casi un 80% en nueve a?os, y no hay muchas razones para creer que las cosas cambiar?n dentro de poco.

Mientras que se produjo un aumento de la ali? de EEUU, ?frica del Sur y Ocean?a en el 2008, la tendencia general fue funesta.

La ali? de Europa Occidental cay? un 24%, de Europa Oriental un 15% y de Am?rica del Sur un 34%. A esto, hay que sumarle la ca?da del 14% de la inmigraci?n de la ex Uni?n Sovi?tica.

Claramente, ser?a una acci?n en Wall Street, estar?a necesitando desesperadamente que alguien la salve.

Incre?blemente, a pesar de que la situaci?n empeora cada vez m?s, los ?ltimos gobiernos israel?es no han hecho pr?cticamente nada para solucionar el problema.

En un principio, es esencial restaurar la ali? al lugar que se merece, como el n?cleo de la misi?n del gobierno y la sociedad israelita.

Esto puede ser logrado comenzando con un par de actos simb?licos, como construir el Museo de la Ali? Nacional en Jerusalem.

Dicha instituci?n, estar?a dedicada a contar la remarcable historia de la Reuni?n de los Exilios desde los cuatro puntos cardinales del planeta y el retorno del pueblo jud?o a su tierra ancestral.

El mismo, podr?a servir como el foco para educar a la joven generaci?n acerca de lo que la gente pas? para llegar a este pa?s, as? como resaltar las importantes contribuciones que los inmigrantes han brindado al estado. Y podr?a inspirar a visitantes extranjeros a tomar esta decisi?n ellos tambi?n.

El gobierno deber?a lanzar el D?a Nacional de la Ali?, realizando ceremonias, celebraciones e incluso un par de discursos. De esta forma, aumentar?a la apreciaci?n de la sociedad hacia aquellos que llegamos al pa?s recientemente.

Es esencial despertar un continuo di?logo nacional sobre la centralidad y el futuro de la ali?, y darle m?s lugar a organizaciones privadas tales como Nefesh be Nefesh, Ami y Shavei Israel, la ?ltima presidida por mi, dado que como en cualquier otro campo de emprendimiento, el sector privado siempre es m?s eficiente, efectivo y apasionado que el p?blico.

A largo plazo, la meta deber?a ser el regenerar el sentimiento nacional de obligaci?n y finalidad de traer al pueblo de Israel a casa a Si?n, un tema que ha sido muy dejado de lado en el ?ltimo tiempo.

A nivel pr?ctico, hay pasos inmediatos que deben ser tomados tambi?n, los cuales llevar?n directamente a aumentar el n?mero de inmigrantes. Cientos de miles de ?jud?os perdidos? alrededor del mundo desean retornar al pueblo jud?o y a Israel, sin embargo el gobierno a mostrado poco inter?s en traerlos aqu?.

Esto incluye a los 7.000 Bnei Menash? del noreste de India, descendientes de una tribu perdida de Israel; los 15.000 Subotniks jud?os de Rusia, cuyos ancestros fueron convertidos al juda?smo hace dos siglos; y los 8.000 Falash Mura que a?n quedaron en Etiop?a y desean venir.

Sumando a todos estos, el n?mero total de personas que desean unir su destino al pueblo jud?o, convertirse al juda?smo y realizar ali?, es de 30.000. Sin embargo, citando preocupaciones socioecon?micas y preguntas acerca de su status, el gobierno ha estado dudando si les permite entrar.

Pero, en un momento en que la ali? est? cayendo precipitadamente, ?qu? es lo que puede ser m?s apropiado y m?s sionista, que abrir las puertas y permitirles retornar?

Esto, no solo mejorar?a nuestros rangos demogr?ficos, sino que tambi?n servir?a como un acto inspirante de justicia hist?rica, permiti?ndole finalmente a nuestros hermanos que han sido desconectados, el regresar.

Y esto, despu?s de todo, es de lo que se trata este pa?s.

Michael Freund

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.