Miquel, bienvenido a casa

Para Miquel Segura de Palma de Mallorca, Espa?a, el viaje de regreso a casa ha llevado m?s de 500 a?os.

El 17 de diciembre, en una conmovedora ceremonia en Manhattan, el periodista y comentador pol?tico de 65 a?os, complet? su proceso de retorno al juda?smo, cerrando un ciclo hist?rico el cual comenz? en el siglo XIV.

Miquel pertenece a la comunidad chueta, y es descendiente de jud?os mallorquines que fueron convertidos al juda?smo por la fuerza hace m?s de cinco siglos atr?s.

A pesar de que el t?rmino Chueta es un t?rmino peyorativo (algunos historiadores dicen que el mismo proviene de la palabra ?cerdo? en catal?n), Segura lo ha llevado con total orgullo.

?Supe acerca de mi identidad, por primera vez, a los 14 a?os, en la escuela?, me dijo. ?Los otros ni?os me insultaban y me llamaban chueta, dici?ndome que he matado a Jes?s?, relat?.

Cuando Miquel le pregunt? a su padre acerca de los insultos y acerca de su identidad chueta, ?ste ?ltimo le respondi? con ?argumentos elaborados?, los cuales solo llevaron a un aumento de curiosidad acerca de su pasado y de sus ancestros.

Esto, le llev? a descubrir su fascinante historia, la cual nos ense?a el poder de la memoria.

Nadie sabe exactamente cu?ndo lleg? el primer jud?o a Mallorca, pero la presencia jud?a en la isla se remonta al siglo V.
A fines del siglo XIV, la situaci?n de los jud?os comenz? a deteriorarse bruscamente. En 1305, comenzaron disturbios antijud?os, y el primer derramamiento de sangre tuvo lugar en 1309, cuando varios jud?os fueron falsamente acusados de asesinar a un ni?o cat?lico.

El momento crucial, sin embargo, tuvo lugar en 1391, cuando violentos pogroms se desataron en Espa?a. Varios mallorquines jud?os fueron masacrados, mientras que otros fueron forzados a convertirse, posiblemente incluyendo a los antepasados de Miquel. En 1435, los jud?os remanentes en la isla fueron asesinados o arrastrados a la fuente de bautismo.

Sin embargo, los nativos mallorquines nunca aceptaron a los conversos jud?os, y comenzaron a referirse a ellos con el t?rmino de chuetas. Muchos, tales como los ancestros de Miquel, continuaron practicando el juda?smo en secreto, arriesgando sus vidas y su bienestar para mantenerse leales a la fe de sus antepasados.

Subsecuentemente, la inquisici?n se volvi? particularmente activa en la zona, cazando cruelmente a aquellos que eran sospechosos de practicar el juda?smo en secreto. En 1641, m?s de doscientos a?os despu?s de la conversi?n forzosa, uno de los ancestros de Miquel sufri? precisamente dicho destino, fue torturado y quemado por la inquisici?n, acusado de ?reincidir? en el juda?smo.

Miquel cuenta con toda esta informaci?n, dado que ha investigado dicho asunto durante a?os, logrando as? construir un ?rbol familiar el cual se remonta a m?s de 400 a?os atr?s, probando as? que sus ancestros chuetas solo se han casado entre ellos.

Desde el comienzo, los chuetas enfrentaron la hostilidad de sus vecinos cat?licos, los cuales nunca los aceptaron como conversos sinceros y se negaron a casarse con ellos, fen?meno que continu? incluso durante la era moderna.

De hecho, hasta que los franceses conquistaron Mallorca a comienzos del siglo XIX, la inquisici?n no fue abolida en la zona. Sin embargo, ni siquiera la abolici?n de la misma marc? el fin de la discriminaci?n anti-chueta.

Escritores tales como el franc?s George Sand en el siglo 19, y el ingl?s Robert Graves en el siglo 20, escribieron sobre los chuetas con simpat?a, lamentando el odio y el prejuicio al que fueron sujetos sus compa?eros mallorquines.

Restricciones legales en contra de los chuetas, fueron abolidas en 1931, cuando la rep?blica espa?ola fue incorporada, y es tan solo en los ?ltimos 40 a 50 a?os que los matrimonios mixtos entre chuetas y mallorquines cat?licos han comenzado a tener lugar.

El tema de los chuetas ha sido generalmente considerado tab?, hasta que el mismo Miquel Segura ha heroicamente roto el silencio en 1994, cuando public? su libro en catal?n, Memorio Xueta, en el cual declara abiertamente acerca de su identidad.

El libro caus? una gran sensaci?n en Mallorca, e incluso llev? a que Miquel reciba amenazas de muerte.

A pesar de reconocer que ?la discriminaci?n de los chuetas mallorquines ha disminuido?, Miquel dice que a?n se mantiene viva y es un muy buen conocido fen?meno.

Como columnista de la ?ltima hora, el m?s importante diario mallorqu?n, generalmente escribe en forma favorable acerca de Israel ? ?la tierra de mis ancestros? ? y la gente suele atribuir su posici?n pol?tica al hecho de que es un chueta, como si dijesen: ?qu? se puede esperar de un jud?o?

Cuando conoc? a Miquel por primera vez, hace m?s de seis a?os, se encontraba parado entre dos mundos. Los cat?licos lo ve?an como jud?o, pero a?n la comunidad jud?a no lo ve?a como uno de los suyos.

?Siento un muy grande orgullo, pero tambi?n cierto vac?o?, me dijo en ese momento. ?siento que mi destino ser? el de no pertenecer a nadie, ser? considerado un extra?o o renegado en ambos lados?, anunci? un tanto abatido.

Pero su historia lleg? a un hermoso fin en el Upper West Side de Manhattan.

Cuando llev? el caso de Miquel al Rabino Marc Angel de la Sinagoga Espa?ola y Portuguesa de Nueva York, el decret? que una ceremonia de retorno ser?a suficiente. ?Miquel Segura es jud?o de acuerdo a la halaj??, me dijo el Rabino Angel, agregando, ?no necesita convertirse, porque ya es jud?o, y puede probarlo con su ?rbol geneal?gico?.

Y as?, frente a un testigo, Miquel se sumergi? en las aguas de la mikve, y el Rabino Angel le dio un ?certificado de retorno? remarcando el significado del acto.

Cuando le preguntaron c?mo se siente, luego de la conversi?n, Miquel simplemente dijo, ?me siento m?s relajado, me siento libre, limpio, purificado?.

Curiosamente, la ceremonia tuvo lugar en un d?a en que j?nuka y rosh jodesh coincid?an, ambas fechas simbolizan renovaci?n y determinaci?n ? caracter?sticas que representan a Miquel y a otros chuetas de Mallorca.

Varias estimaciones dicen que hay casi 20.000 chuetas en Mallorca. Es tiempo de que Israel y el pueblo jud?o los encuentre, los abrace y les de la bienvenida de regreso a casa.

Los chuetas son nuestros hermanos y hermanas en todo sentido, y les debemos a ellos y a sus ancestros el corregir el pecado hist?rico que han realizado para con ellos.

Miquel bienvenido a casa, que su retorno lleve al regreso de muchos chuetas m?s.

Michael Freund

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.